La soledad de los animadores

Varios rostros se están habituando a hacer sus programas en estudios casi sin gente. Incluso, Claudia Conserva tiene a su esposo, “Pollo” Valdivia, oficiando de camarógrafo.




Junto a los matinales, otros proyectos televisivos han luchado por mantenerse en pantalla en medio de la crisis por el coronavirus. Ejemplo de eso es Sigamos de largo (Canal 13), que continúa cada noche -después de El patrón del mal-, aunque con modificaciones. Desde la señal cuentan que han adoptado los resguardos, manteniendo una mínima dotación de trabajadores, muchos de los cuales se van alternando para asistir. En escena, los animadores Sergio Lagos y Maly Jorquiera mantienen su distancia, mientras que la mayoría de sus invitados se conectan desde sus casas. El programa, además, es grabado.

Situación similar vive Mentiras Verdaderas, de La Red. “Estamos con la modalidad teletrabajo y nos hemos quedado sólo con equipos muy reducidos para la puesta al aire”, cuenta Mauricio Parra, productor ejecutivo del programa. “Los invitados mayoritariamente se conectan de manera remota y estamos preparados para que próximamente Eduardo Fuentes pueda hacer el programa desde su casa”, adelanta el productor respecto a la situación del animador, que hasta ahora se mantiene en el estudio, la mayoría de las veces en solitario con un invitado a distancia.

Parra también cree que los invitados a distancia y las pantallas divididas serán recursos que se podrían volver habituales en la pantalla local.

Usando la tecnología, el programa de TVN Carmen Gloria a tu servicio (17.30 horas) regresó la semana pasada con un formato en vivo y “desde casa”. Luego que TVN resolviera suspender las grabaciones de todos sus programas a causa de la pandemia, el proyecto volvió con la abogada Carmen Gloria Arroyo transmitiendo desde su hogar.

En Mega, sigue en pantalla La hora de jugar (12.00 horas). Desde el canal cuentan que el programa de concursos conducido por Joaquín Méndez y María José Quintanilla está funcionando con un productor, tres camarógrafos y que, como medidas sanitarias, tiene alcohol gel y guantes en estudio. Además, los animadores llegan solo 15 minutos antes, para evitar mayor circulación en el estudio. CHV ha optado por mantener suspendidas las grabaciones de sus programas Yo soy, Pasapalabra y Podemos hablar, exhibiendo episodios ya registrados.

En TV+ siguen casi todos sus programas. Me late (18.00 y 22.30 horas), “sin contar el panelista, lo hacemos con tres personas: un director, un musicalizador y maquillaje”, cuenta su animador Daniel Fuenzalida. De hecho, no hay camarógrafos.

Somos un plato (17.00 horas), con el periodista José Miguel Furnaro y el chef Álvaro Lois, estrenó nuevo formato este lunes, luego que en las últimas semanas se emitieran una serie de programas que se grabaron en tiempo récord en marzo. Milf (19.30 horas), por su lado, se está haciendo en directo desde el departamento de la animadora Claudia Conserva. Desde ahí, se conecta con sus colegas, Yasmin Vásquez y Renata Bravo, a través de Skype. “El Pollo (Valdivia, su esposo) hace de camarógrafo y mi hijo me ayuda con las imágenes en comerciales”, cuenta Conserva.

Comenta