Luis Jara prepara show virtual para el 18 de septiembre y habla del caso Viñuela: “Fue un suceso que nos afectó a todos, que no debió haber pasado”

El cantante y animador hará un show en vivo y vía streaming para Fiestas Patrias, cuyas entradas ya están a la venta. Previo al espectáculo, el artista conversa con La Tercera sobre esta apuesta, y sus días alejado del matinal de Mega, que ha vivido duros momentos con el caso del animador José Miguel Viñuela.




En los últimos meses, Luis Jara se ha concentrado casi por completo en la música. Así lo ha mostrado a sus seguidores en redes sociales, quienes pueden verlo permanentemente en diferentes transmisiones online entrevistando a artistas, interpretando clásicos de la música popular, e incluso estrenando covers, como el tema Todo a Pulmón junto a su creador, el argentino Alejandro Lerner.

También ligado a lo virtual realizó un show online titulado “Directo al corazón” el pasado 1 de agosto, donde celebró con sus seguidores sus 35 años de carrera.

Algo similar pero más masivo planea para el 18 de septiembre: un concierto donde no solo repasará sus mayores éxitos sino también incluirá un repertorio alusivo a las Fiestas Patrias. Las entradas para dicho espectáculo ya se encuentran a la venta a través del sistema Dale Ticket.

Sobre este espectáculo musical el cantante conversa con La Tercera, pero también sobre otra de sus famosas facetas: la de animador de TV. Por estos días, Jara permanece alejado de la pantalla de Mega y del matinal Mucho Gusto, luego que en mayo el canal resolviera apartarlo temporalmente -tanto a él como a José Miguel Viñuela-, para dar prioridad a un perfil más periodístico e informativo en el espacio matutino, en sintonía con la contingencia. En su ausencia, no obstante, el programa se ha enfrentado a algunos reveses, como una baja en su rating y el caso protagonizado por su colega, José Miguel Viñuela.

¿Qué nos puede adelantar del concierto, que tendrá lugar en una fecha tan especial como es el 18 de septiembre?

Uno tiene que pensar que hay un universo de público que se va a  enganchar desde otros países, personas que se fueron por diferentes razones, por un autoexilio, por buscar otras oportunidades, gente que tiene un nudo en la garganta para el 18. Y tengo la sensación que Chile en general tiene un nudo en la garganta en esta pandemia, porque hay una necesidad de cambio, porque hay una ilusión, porque hay una desesperanza, un montón de situaciones. Por lo tanto creo que mi repertorio tiene un enfoque desde esa naturaleza. El esqueleto de este espectáculo tiene que ver con mis grandes éxitos, que vienen del inicio de mi carrera, que suman 35 años, pero con una construcción paralela de un repertorio tradicional que yo he grabado de tonadas, boleros y cuecas chilenas. Pero le agregué un espacio del neofolklore que nunca he explorado y que me tiene muy expectante, que tiene que ver con un homenaje a Patricio Mans, y además a Víctor Jara.

Este show será a distancia pero completamente en vivo, ¿cómo ha sido esa planificación en este contexto sanitario en que se encuentra el país?

Hay tanto entusiasmo… hay un aparataje de producción que se dedica a la preparación, a la logística, entonces la preparación está en manos de la producción. Este espectáculo tiene un equipo de 20 personas entre productores, músicos y técnicos. Nosotros vamos a salir de nuestras casas a probar sonido y a tocar, y hay otro equipo que se preocupa de eso.

Este no será su primer concierto online, ya hizo uno hace un mes, ¿cómo fue esa experiencia?

Todo ha sido experimental. Hicimos uno el 1 de agosto, con todo el nerviosismo que significa experimentar el aparataje técnico, porque uno no quiere defraudar a la gente que pagó una entrada, por más barata que sea, porque efectivamente la gente está desde la comodidad de su casa pero uno no quiere fallar, Afortunadamente hicimos una transmisión impecable desde el punto de vista de la imagen, en un HD perfecto, con un sonido impecable, nunca se cayó la transmisión, quedamos todos muy contentos. No hicimos una gran promoción porque queríamos experimentar la experiencia, pero en esta oportunidad, con un soporte más seguro, vamos a capturar un poquito más de público.

Ahora que ha estado concentrado en su trabajo como cantante, ¿en qué han quedado sus proyectos televisivos?

Creo que uno no tiene que impacientarse por estar en televisión por estar. Fui un animador que generó valor en Mucho Gusto en épocas de gloria, me siento muy orgulloso de lo que logramos con el Mucho Gusto, hasta que se generó lo que se ha generado desde octubre del año pasado. Tanto el Mega como yo estamos a la espera de que aparezca un espacio donde yo vuelva a generar valor, desde la construcción. No sé si desde la entretención, pero probablemente desde ese espacio más amable donde yo me desenvuelvo mucho más fácil. No soy impaciente, tengo la edad suficiente para entender que no tengo por qué correr, no tengo ansiedad por estar en pantalla, soy respetuoso de la jerarquía. Entiendo que hay prioridades, que yo no soy una prioridad, hoy día hay otras prioridades. Entiendo que hoy la tv está abocada cien por ciento a la información, la gente quiere estar informada. Sin embargo yo pienso que hay un nicho que tiene que ver con la amabilidad, con la sonrisa, con el cariño, y siento que en algún momento va  a llegar eso y ahí voy a estar dispuesto y disponible.

Se comentó que iba a haber un estelar donde iba a participar, ¿eso sigue en carpeta?

A mi me pasa algo con la palabra “estelar”, porque pienso que el público se hace una expectativa en la televisión, que cambió. Yo en mi historia televisiva estuve en la conducción de muchos estelares donde tu entras por una puerta ancha llena de luces, y con artistas luminarios que te enceguecían con su fama, donde habían grandes presupuestos. Tuve ese privilegio, viví esa etapa maravillosa de la TV. Entonces la palabra “estelar” abre la expectativa de una tv que pienso que no volverá. Hoy día sería feliz con dos sillas y una cámara, y trabajar un poco más a corazón abierto. No siento que tengamos que construir un estelar. No tengo el afán ni la necesidad de contratar a grandes artistas, pero sí me gustaría escuchar grandes historias.

Respecto al matinal, hasta hace unos meses existía una supremacía de Mega en cuanto al rating, pero eso ha cambiado en los últimos meses, ¿qué análisis hace de eso?

En los últimos ocho años los matinales se tomaron la franja más importante de la TV, y en ese sentido creo que todos los canales han hecho su mejor esfuerzo para poner ahí toda la gran carga de contenido para generar una competencia que ha existido toda la vida, la competencia es lo que hace que esta industria sea atractiva, sea interesante. Si no hay competencia no hay ganadores, no hay perdedores. La vida es así, y hay ciclos para ganar, ciclos para perder. Nada es para siempre, no hay que asustarse de pasar del primero al segundo, del segundo al tercero, de volver a ser primero. La competencia es parte de la televisión. Lo ha sido toda la vida.

Sobre el mismo matinal, ¿qué opinión le merece lo sucedido con José Miguel Viñuela?

Yo quiero mucho a mi equipo, quiero mucho a José Miguel y quiero mucho a José Miranda, por lo tanto todo ese infortunio a mi me dolió mucho. Todo lo que sucedió con respecto a ese caso me golpeó en lo emocional, porque detrás de todo lo que sucedió hay personas con nombre y apellido con quienes tengo una conexión, una conexión individual. Fue un suceso que nos afectó a todos, que no debió haber pasado, que se asumieron las responsabilidades individuales, que yo creo que nadie quería que eso pasara, que fue claramente una situación que se escapó de las manos, que siento que le golpeó muy fuerte a Jose Miguel, que también afectó a Jose Miranda, que le pegó muy fuerte al programa. Pero bueno, siento que como todo en la vida uno tiene que aprender y tiene que construir desde lo bueno y desde lo malo, desde el perdón, de volver a empezar. A mi en lo personal me afecta porque trabajo desde los afectos. No voy a dar más opiniones porque no quiero seguir amplificando una situación tan dolorosa.

Y si hubiese estado dentro del matinal, ¿habría acompañado a Viñuela cuando dio sus disculpas públicas? Pues finalmente él las entregó solo...

Lo que pasa es que no hago ficción. Me parece que no ha pasado mucho tiempo y lo que yo hubiera hecho o lo que no hubiere hecho no es relevante al pasar el tiempo, no tiene importancia para mi y me lo voy a reservar.

Hablando de contingencia, en estas semanas un tema que se ha tomado los matinales es el caso Calderón-Argandoña, lo que ha devuelto un contenido más ligado a la farándula que hace tiempo había quedado de lado, ¿qué piensa al respecto?

La única forma de abordar un tema como ese es desde el punto de vista humano, no se puede farandulizar el dolor. Es imposible poder armar una historia de farándula con el dolor. Yo no hago juicios de valor, nunca los he hecho, no soy quien para hacerlo. Soy papá, soy ser humano, y como espectador simplemente el dolor me traspasa y siento que no se puede reconstruir una historia de farándula con el dolor de las personas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.