Abogado de familia de Alex Lemun: “Se le exigió a Chile capacitar a Carabineros en DDHH y en vez de eso crearon el Comando Jungla”

Autor: Ivonne Toro

Imagen de una de las manifestaciones que se han efectuado en Santiago por la muerte de Alex Lemun, de 17 años, ocurrida en 2002.

Según Sebastián Saavedra, abogado de la familia Lemun, el Decreto Supremo que ayer publicó el diario oficial para controlar las fuerzas de carabineros se contradice con el envío de funcionarios a Colombia.


El 21 de marzo de 2017, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aprobó el informe de fondo sobre la causa de Alex Lemun Saavedra (17) y estableció la “responsabilidad de Chile por la violación a los derechos a la vida, integridad personal, igualdad y no discriminación, derechos del niño, derechos a las garantías judiciales y protección judicial de Alex Lemun, su familia y la comunidad Requén Lemun” por la muerte por un disparo en la cabeza del menor percutado por un agente de la Comisaría de Carabineros de Angol, durante un operativo policial realizado el 7 de noviembre de 2002.

Un año después, el Estado de Chile suscribió un acuerdo con la CIDH, que ordenó una serie de disposiciones para reparar a los familiares de las víctimas y garantizar que no se repitieran este tipo de crímenes. El 13 de noviembre, un día antes de que se produjera el homicidio de Camilo Catrillanca, por un tiro en la nunca tras un operativo de funcionarios del Gope, el titular de Interior, Andrés Chadwick, firmó un Decreto Supremo para dar cumplimientos a las exigencias respecto a controlar el uso de la fuerzas de Carabineros. Lo hizo con un atraso de ocho meses respecto del plazo original y se publicó ayer, justo cuando en paralelo se revisaba en Washington si el país estaba cumpliendo con lo requerido.

Según Sebastián Saavedra, abogado de la familia Lemun, Chile no sólo está en falta en la celeridad requerida, sino también en el fondo de lo recomendado y ello se refleja, plantea, en el crimen de Catrillanca.

-Afortunadamente hoy las circunstancias son distintas a las del año 2002, la mirada internacional sobre Chile también es otra y por eso espero que en el caso de Camilo la justicia no tarde tanto- reflexiona.

-¿En qué está hoy la causa de Alex?

– El autor del disparo contra Alex, el oficial de Carabineros Marco Treurer, se encuentra en prisión preventiva mientras se desarrolla la investigación de Fiscalía. Hay que recordar que han existido dos procesos. Uno militar y el del Ministerio Público. En la Fiscalía tomó el caso primero el fiscal Alex Chamorro, que hoy le presta asesorías a las forestales, y que se declaró incompetente a la semana de iniciado el proceso y a partir de ahí quedó sólo en justicia militar, donde ya se ha comprobado que fue un crimen porque el oficial Treurer reconoció que cambió los balines de gomas por balines de plomo. Uno de esos balines, de gran dimensión, fue sacado de la cabeza de Alex. Esta causa, pese a eso se sobreyó temporalmente y el caso se llevó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y hoy se avanza en el Ministerio Público. Es en esta revisión en la Comisión donde se determina que existen delitos del Estado y antes de llegar a la Corte, el Estado de Chile asume una serie de compromisos de reparación y no repetición.

-Por eso surge el Decreto Supremo que se publica ayer.

-Claro, uno de los puntos era establecer nuevos protocolos de actuación de Carabineros y capacitar a las policías para al momento de reestablecer el orden en manifestaciones, en particular en las indígenas, y en otras circunstancias, mantuvieran el respeto a las garantías fundamentales de las personas. Lo insólito es que se le exigió a Chile capacitar a Carabineros en Derechos Humanos y en vez de eso crearon el Comando Jungla. Los resultados son evidentes. Carabineros, tal como en el caso de Alex, disparó por la espalda a un comunero mapuche que, además, no tenía relación alguna con los hechos que en ese momento se estaban investigando. Es decir, se mató a un inocente por una utilización de fuerza absolutamente desproporcionada. La recomendación de la Comisión era justo al revés: apegarse a los derechos fundamentales y llevan a un grupo táctico especializado en Colombia para combatir en guerrilla y con armamento letal.

-¿Se contradice lo que había sido exigido por la CIDH?

-Totalmente. Y esto es reiterativo. Pasó esto con Alex, con Camilo Catrillanca, con Matías Catrileo y Mendoza Collío. En los cuatro casos Carabineros ha presentado una versión oficial, respaldada por los gobiernos de turno -de la Concertación o la Derecha-, que posteriormente ha resultado ser falsa. Se ha descubierto posteriormente que en todas las causas las muertes han respondido al descriterio de Carabineros.

-Al parecer, al menos en el caso de Catrillanca ha habido celeridad por parte del Ministerio Público.

-Nosotros valoramos la postura que ahora ha adoptado la Fiscalía, en la línea de que deben ser causas vistas por expertos en Derechos Humanos. La Fiscalía que hoy está a cargo del caso de Alex, y que tiene en prisión al mayor Treurer, es la misma que está revisando el caso de Camilo Catrillanca y podemos ver cómo se ha avanzado. Y hay un contraste. Parte de la Fiscalía se encuentra investigando a M.A.P.C por receptación, pero otra parte del Ministerio Público indaga los delitos de los que el adolescente fue víctima, al ver morir a su amigo al lado suyo.

Seguir leyendo