Baja participación disparó el valor de primaria de gobernadores: $38.052 costó cada voto, once veces más que en el Plebiscito

29 de Noviembre del 2020/ SANTIAGO , durante Primarias a Gobernador y Alcalde 2020 en Santiago. Fotos: JOS� FRANCISCO ZU�IGA/ AGENCIAUNO

Según datos del Servel, el costo total de la primaria de gobernadores y alcaldes del 29 de noviembre fue de $15 mil 932 millones de pesos. En tanto, el plebiscito del 25 de octubre -en el que votaron 7 millones de chilenos- costó $26 mil 716 millones, lo que bajó el valor por voto a $3.532.




Solo un 3% de las 14,5 millones de personas habilitadas para votar participaron el 29 de noviembre en las elecciones primarias de gobernadores y alcaldes. Una escasa cifra de participación que, además, de recriminaciones entre los conglomerados participantes, dejó en evidencia un alto costo por voto que se eleva en 10 veces a lo que costó cada sufragio en el plebiscito.

Con la participación de solo 418.685 de votantes en la reciente primaria de gobernadores y alcaldes quedó a la vista un dispar costo por voto respecto al valor que tuvo para el Estado el plebiscito del 25 de octubre en el que votaron 7.562.173 de personas.

Según la información solicitada al Servel vía ley de Transparencia, el proceso de elección de Gobernadores Regionales y Alcaldes tuvo un costo comprometido de $15 mil 932 millones 159 mil pesos. En base a los 418.685 sufragios totales en esa jornada, el valor de cada voto de este proceso alcanzó los $38.052.

Mientras que el Plebiscito tuvo un costo comprometido por glosa presupuestaria de $26 mil 716 millones 141 mil pesos. En base a los 7.562.173 de votos emitidos, el costo por sufragio equivalió a $3.532 pesos. Es decir, el costo del voto en la primaria fue 11 veces mayor que en el plebiscito.

El diputado independiente y experto electoral Pepe Auth comentó que el gasto de las primarias se debe a “la mala previsión del Servel respecto al número de participantes potenciales. Se preparó para una primaria 20, 30 o 40 veces más masiva de la que ocurrió.”

Auth calificó aquel margen de error como “grosero” y dijo que “nunca el diagnóstico puede equivocarse de manera tan brutal. Era evidente que esta primaria iba a ser muy poco concurrida porque ninguno de los partidos ni coaliciones la ocupó de verdad”. E insistió en que la baja participación en las primarias era esperable dado que “no resolvía casi nada.”

“Para Unidad Constituyente no resolvía ningún candidato a alcalde en ninguna de las 345 comunas; para la derecha en 315 comunas y 8 regiones no resolvía nada; en el FA no resolvía nada en 337 comunas y 12 de las regiones, ¿con ese nivel de involucramiento cómo se va a pedir más participación?”, dijo el parlamentario.

“Si las cosas continúan así con partidos y bloques hay que tomar una decisión, o anulan la ley de primarias por desuso, o la establecen como una obligación para todo partido o coalición que quiera tener candidatos, sino es desproporcionado y se llega a ese ridículo... 38 mil pesos por persona”, finalizó la autoridad.

Axel Callís, sociólogo y director de Tuinfluyes opinó que “los bienes públicos no se pueden medir en términos de oferta y demanda, ya que la democracia no opera en esa lógica. Opera como bien público.”

Callís sostuvo que el alto costo de la primaria está netamente relacionado a la gestión de los partidos. “La primaria tiene un costo muy alto para el Estado porque los partidos no la ocupan. Salen muy caras en relación al uso que le dan los partidos.”

El sociólogo dijo que los partidos “usan mecanismos alternativos como son las primarias que habrá el 20 de diciembre.”

“Habrá 85 primarias en Chile de los partidos de Unidad Constituyente. Esos partidos, que son 6, están todos burlando la ley. Todos sabemos que son primarias, pero según los partidos se llaman Consultas, con eso logran hacer una primaria muy parecida a la que deberían haber hecho, estas o se prohíben o se hacen dentro del marco de la ley”, insistió Callís.

El sociólogo planteó, además, que “lo que podría haber hecho el Servel es un cálculo de cuánta gente va a votar y bajar los costos.”

Posterior a la elección primaria, Patricio Santamaría, presidente del Servel, salió al paso de los cuestionamientos al señalar que el organismo “cumplió con difundir, obviamente dentro del marco de los presupuestos con los que se cuenta en este punto”, además en aquella instancia desestimó un análisis sobre la baja participación: “Desde mi punto de vista, tiene una cantidad diferente de razones y no hay que atribuir a determinados elementos, situaciones o circunstancias el tema de la baja participación, sino que tiene que ser una mirada más sistémica, multidisciplinaria”, señaló.

Consultados el lunes y hoy al respecto, se comunicó desde el Servel que el cálculo de costos de una elección se realiza de acuerdo a los 14 millones de electores habilitados, y explicaron que como organismo técnico no les corresponde manifestar una opinión respecto al costo por voto.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.