Carabineros extremará medidas de seguridad para la segunda PSU: desde vallas papales hasta resguardo "minuto a minuto" de facsímiles

Imagen-PSU-LENKA-FRANULIC-NUÑOA-WEB

Policías resguardará las cajas con las pruebas hasta que estas sean abiertas y los test entregados a los alumnos. No se permitirá el ingreso de mochilas, todos deberán portar carnet y no habrá reconocimiento de sala. Además, los alumnos recibirán por correo, el colegio donde tendrán que ir a rendir el examen.




Hoy en la madrugada comenzó el sigiloso traslado de las primeras cajas con los facsímiles de la segunda PSU, que se rendirá el lunes y martes de la próxima semana. Este movimiento se hizo desde algunas bodegas del Demre hasta las comisarías de Carabineros, principalmente en regiones, y el resto de la correspondencia se completará durante el día. Esta es la primera etapa de un plan que busca evitar filtraciones y protestas en los colegios. Cuando se realizó el primer test, los días 6 y 7 de enero, se generaron disturbios en algunos recinto educaciones. Por esto motivo, un porcentaje importante de jóvenes inscritos no pudieron dar la prueba o lo hicieron en condiciones adversas. Esta es la razón por al cual el Demre decidió abrir esta segunda fecha de rendición, a la que podrán acceder hasta 111 mil personas.

El plan de Carabineros contempla varios aspectos y, por eso, se diseñó una plana mayor de policías que estará encargada de todo lo relacionado a la seguridad de la prueba y los alumnos que rendirán el examen. Como primera cosa: el perímetro, serán entre 100 y 200 metros, dependiendo el nivel de riesgo de la zona. Contará con cercos, con vallas papales y cordones de uniformados.

Esto busca aislar a los manifestantes que la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces) convocó la semana pasada. Desde Carabineros, la orden que bajó el mando a los policías operativos para esos días es que al primer desorden, se practica la detención del manifestante.

Con el cordón policial cercando los establecimientos -aún no se define una cantidad de carabineros, pues se está a la espera de la lista de los colegios donde se rendirá el examen-, el siguiente punto del plan es el resguardo de la prueba. "Será inédito", advierten fuentes del proceso.

El traslado de las cajas con los facsímiles siempre ha estado a cargo de Carabineros: salen custodiados por policías desde el Demre hasta comisarías, y después se derivan a los colegios. Hasta ahora, la labor de los uniformados llegaba hasta ahí, pero esta vez agregarán un servicio más.

Carabineros dispondrá de un piquete de policías custodiando las pruebas, también en los colegios, hasta que los facsímiles sean abiertos y entregados a los alumnos.

El tercer paso de la estrategia policial contempla el ingreso de los alumnos a los recintos para rendir las prueba. Ya está dicho que habrá carabineros en la entrada a los colegios, junto a los funcionarios del Demre, pero sumado a eso también habrán algunas limitaciones para el acceso: no podrán entrar jóvenes con mochilas, ni sin carnet. De no tener este último documento, se exigirá el certificado que dice que el proceso de entrega de este está en trámite.

Sin reconocimiento de salas

Para evitar problemas en los colegios, el Demre comunicará recién el sábado a los más de 111 mil convocados cuáles son sus locales de rendición, es decir, solo dos días antes de la prueba.

Y también, de forma inédita, esta vez no habrá reconocimiento de salas. Esto se fijó en el protocolo de acción que acordaron los ministerios del Interior y de Educación, el Consejo de Rectores y el Demre.

En la PSU del 6 y 7 de enero, los locales de rendición fueron difundidos cuatro días antes. Y el reconocimiento de salas fue un día antes, como es tradicionalmente, pero se registraron algunas manifestaciones que antecedieron al boicot.

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, explicó hoy que "se han tomado medidas adicionales preventivas para que más de 100 mil jóvenes puedan rendir la prueba con la tranquilidad que se merecen. Estos jóvenes se han visto perjudicados por un grupo minoritario que, a través de la violencia, han llamado a interrumpir el ejercicio de un derecho".

Comenta