Tercera PM
Presenta:

Carlos Peña, Viera-Gallo, el cura Ibáñez: Las cartas de Colombina para la polémica Fundación Nicanor Parra

Hermanos Parra Troncoso demandan a la Municipalidad de Las Condes y piden anular permiso a corporación en medio de disputa por herencia. En el directorio también están el sacerdote José Miguel Ibáñez Langlois y el arquitecto Mathias Klotz.


Ha pasado poco más de un año de la muerte de Nicanor Segundo Parra Sandoval, y el conflicto entre sus seis hijos -Catalina, Alberto y Francisca Parra Troncoso; Ricardo Nicanor Parra Muñoz; Colombina y Juan de Dios Parra Tuca-, no da señales de aquietarse.

Cuatro meses después de la muerte del poeta, dos de los tres hijos que tuvo con Ana Troncoso acudieron a la justicia para anular el testamento de su padre, cuya albacea es Colombina. Alberto y Catalina aseguraron que sus facultades mentales se encontraban aminoradas al momento de testar. En los próximos días, la menor de los Parra deberá rendir cuentas ante el 24º Juzgado Civil de Santiago.

Y hoy el conflicto tiene un nuevo capítulo. Los Parra Troncoso  interpusieron una nueva demanda y esta vez es muy distinta a las anteriores. No apuntan a sus otros hermanos, sino que directamente a la Municipalidad de Las Condes, por dar luz verde a la Fundación Nicanor Parra. Esto último debido a que, a contar del 2012, el Ministerio de Justicia aprobó el modelo de asociación cultural como persona jurídica sin fines de lucro, y se inscriben en el domicilio registrado.

¿El problema? Acusan que no contaba con el consentimiento unánime de los herederos y para los demandantes, representados por el abogado Jorge Meneses, socio de GQM, la municipalidad cometió una serie de vicios, vulnerando el artículo 548-3 del Código Civil. Más aún, los estatutos de la fundación tampoco eran concordantes con el tenor de lo dispuesto en el mandato invocado en su constitución.

En el marco del litigio, una serie de antecedentes que se mantenían bajo reserva por parte del equipo legal de Colombina que lidera el abogado Valentín Ferrada fueron liberados. Entre los documentos, está el acta de constitución de la Fundación Nicanor Parra, misión que el mismo Nicanor encomendó a Colombina en 2001.

Según consignó el escrito, la fundación “manejará la totalidad de su obra artística” y “su finalidad es la conservación, divulgación del conocimiento de la vida y obra literaria y artística del poeta chileno Nicanor Parra Sandoval, tanto en Chile como en el extranjero”.

De acuerdo al acta del 17 de mayo 2018 –y presentada a la Municipalidad de Las Condes– el directorio de la fundación está compuesto por nueve miembros, los cuales tendrán una vigencia de tres años y podrán ser renovados de manera indefinida.

En primera instancia el directorio quedó conformado por Colombina Parra Tuca, arquitecta (presidenta);  Carmen Fariña Vicuña, cientista política y muy cercana a Nicanor (secretaria); Francisca Parra Troncoso, artista (tesorera), y como directores estarán Ignacio Echavarría, filólogo y crítico literario (español); Mathias Klotz Germain (arquitecto); Nicanor Parra Muñoz, ingeniero; Cristalina Parra Núñez, estudiante (hija de Juan de Dios “Barraco” Parra), y los abogados José Antonio Viera-Gallo Quesney y Carlos Peña González, ex ministro del primer gobierno de Michelle Bachelet, y rector de la Universidad Diego Portales, respectivamente.

 

“Los estatutos no son coincidentes con el mandato”

Posteriormente, en octubre 2018, el representante de Colombina, Luis Valentín Ferrada, acudió al municipio solicitando la modificación del acta de construcción, dejando establecido que el directorio de la fundación también tendría directores suplentes: Ángel Cereceda Orrego (primo de Colombina), Patricio Andrés Pozo Campos, diseñador y Cristóbal Ugarte Parra, arquitecto. Además el abogado reemplazó el nombre de Echavarría por el del sacerdote del Opus Dei José Miguel Ibáñez Langlois, uno de los mayores conocedores de la obra de Parra en Chile.

El artículo quinto de los estatutos de la Fundación indica que el patrimonio de la misma estaría conformado por el aporte del 50% de los derechos que le corresponderían a Colombina Parra en la sucesión de don Nicanor Parra.

“En ningún caso esa alícuota abstracta en la comunidad formada al fallecimiento de don Nicanor Parra le permite a la Fundación administrar la obra artista de aquel, y mucho menos la totalidad de la misma”, sostuvo el escrito presentado por la defensa de Alberto y Catalina Troncoso en contra de la resolución del municipio.

“El supuesto mandato es claro: debía constituirse –mucho antes del fallecimiento del Mandante- una fundación que maneje la totalidad de la obra artística de don Nicanor Parra, lo que no se condice con el artículo quinto de los estatutos. El mandato no se otorgó para aportar una parte o una cuota de la obra artística de don Nicanor Parra. La condición para que la Fundación se denominase Fundación Nicanor Parra era precisamente el aporte de la totalidad de la obra artística. Y sin embargo, los estatutos no son coincidentes con el mandato”, remató el mismo documento.

Mientras que para Luis Valentín Ferrada no existe tal contradicción. “Por qué se va a tomar el consentimiento de los herederos, cuando quien constituye la fundación es Nicanor Parra”, sostuvo el abogado en conversación con La Tercera PM, admitiendo que quien acude en la tramitación es Colombina, pero lo hace en representación de su padre.

Según Ferrada, la Municipalidad de Las Condes les contestó y les dijo claramente que no correspondía contar con sus consentimientos para la constitución de la fundación.

En un carril distinto corre el juicio por la nulidad del testamento. “Este proceso puede tomar fácilmente unos tres a cinco años”, remató Ferrada.

Seguir leyendo