Claudio Radonich, el alcalde piñerista de Punta Arenas que se rebeló contra el Minsal

“La palabra rebeldía puede sonar muy potente, pero aquí lo que estamos pidiendo es coherencia en la aplicación de normas, sentido común”, dice el edil, uno de los más cercanos al corazón de La Moneda. Ex Jefe de la División de Relaciones Políticas e Institucionales del Segpres en Piñera I, ofreció apoyo jurídico a los locatarios y "hacerse cargo de los sumarios" realizados por los fiscalizadores de Salud a las pymes que participaron en un plan impulsado por el municipio. Hoy, en el informe diario del ministerio de Salud se anunció que Punta Arenas avanzará a fase de Transición el 17 de diciembre.




Fue una actividad orientada a la reactivación de las pymes que comenzó hace tres días la que terminó rebalsando el vaso del alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich. El RN, exintendente de Magallanes, es considerado uno de los ediles más cercanos a La Moneda e incluso al Presidente Piñera. Pero los sumarios que la Seremi de Salud realizó a ocho productores locales que estaban contemplados en el plan “Vamos al centro” que el propio municipio impulsó cuando la ciudad se encontraba en fase 1, de cuarentena total, lo hicieron golpear la mesa. Y apoyar sin más a los comerciantes que decidieron igual abrir las terrazas de treinta locales para atender a sus clientes e impidieron la entrada de quienes cursarían los sumarios sanitarios, los que calificó de “persecución y acoso”.

El dice que “la palabra rebeldía puede sonar muy potente, pero aquí lo que estamos pidiendo es coherencia en la aplicación de normas, sentido común”. Y manifiesta que considera “incoherentes” las medidas de cuarentena.

“Yo en lo personal tengo los mejores vínculos y comunicación con las autoridades de salud, lamentablemente las valoraciones no han sido las que estamos esperando. Nuevamente pido esa mirada distinta como tuvieron con Santiago, que la tengan también acá, porque existe una evolución de la pandemia en Magallanes”, dice el alcalde.

Su relación con el gobierno y con el propio Piñera es estrecha. Siendo un militante histórico de RN, durante el primer gobierno de Chile Vamos se desempeñó en cargos clave en La Moneda. Primero, en la Subdere y luego como jefe de la División de Relaciones Políticas e Institucionales de la Segpres, entonces a cargo de Cristián Larroulet, donde trabajó hasta marzo del 2014, cuando fue nombrado intendente de Magallanes tras una serie de crisis políticas locales.

Tras el término del gobierno, Radonich fue parte del exclusivo puñado de militantes, adherentes y exfuncionarios que formó la Fundación Avanza Chile, desde donde se defendió la obra de la primera administración Piñera y elaboró su plan para ser reelecto como mandatario. Pero no alcanzó a saborear esa victoria en primera línea, porque en 2016 obtuvo una personal: resultó electo como alcalde con el respaldo de Chile Vamos. En este cargo podría ser renovado, ya que la Directiva Regional de RN presidida por Gabriel Vega le solicitó que vaya a reelección. La autoridad tendrá plazo hasta el 11 de enero para inscribir su candidatura.

Tras un duro intercambio de whatsapp ayer con el ministro Paris, esta mañana el propio secretario de Estado lo llamó personalmente para informarle que su comuna pasaría a la fase 2 del Plan Paso a Paso.

El alcalde aclara que “esta no es una rebelión porque sí”. Según dice Radonich, a Punta Arenas habría que contrastarla con lo que está ocurriendo en Europa. Su ciudad, afirma, ya pasó la segunda ola. “Nuestra situación es más comparable con Bruselas o Madrid, después del verano europeo los casos volvieron a subir, lo que hicieron fueron restricciones pero no confinamiento”, agrega.

“Nosotros comenzamos con el covid antes que el resto de Chile. En abril aquí estábamos confinados mientras se discutía si se abría el Apumanque. En abril se discutía si se abría lo esencial o no, y los criterios ocupados en Punta Arenas en particular fueron más abiertos de lo que hoy se están ocupando en el resto de Chile. Por ejemplo, la primera idea de salud fue que solo se abriera la parte de alimentos, y economía dijo que abra todo. Hoy, ayer, hace dos semanas, hace un mes, Punta Arenas tiene el 90% de los comercios funcionando en base a lo que dijo Economía y Salud, no es una ciudad que esté cerrada”, explica.

El 9 de diciembre, a través de una carta, el alcalde había solicitado al ministerio del Interior el retraso en el horario del toque de queda para que comenzara a las 22 horas en vez de a las 20. En el documento señaló que la restricción “limita el funcionamiento de los locales comerciales y la actividad social, siendo un factor que está siendo cada vez más negativo que positivo, con el paso de los días.”

¿Ha tenido la oportunidad de hablar con Sebastián Piñera?

No, con el presidente no. Conversamos hace algunas semanas sobre la situación, él tiene los lazos súper claros, pero tiene un muy buen equipo en salud con el que estamos trabajando. Yo espero que se genere esta apertura, porque los hechos evidencian lo que estoy señalando.

¿Ha surgido algún conflicto?

He tenido conversaciones con el ministro Paris, con mucho respeto como siempre. Aquí es un tema de dar fundamentos de mis declaraciones que espero que hayan sido bien entendidos, estamos para colaborar, y para colaborar necesitamos empatía y también criterio de los fiscalizadores de que sean más neutros. El sábado lamentablemente no vi eso.

¿Qué dicen desde el gobierno sobre esto?

En lo personal tengo los mejores vínculos y comunicación con las autoridades de salud. Lamentablemente las informaciones se han entregado, pero las valoraciones no han sido las que estamos esperando. Pido que tengan esta mirada distinta como tuvieron con Santiago, que la tengan también acá. Nosotros estamos en una situación diferente, y por eso espero que estos días tengamos una información favorable sobre este pequeño porcentaje de comercios cerrados. En la práctica yo puedo afirmar que nuestra ciudad está en el paso 2 en los hechos hace mucho tiempo, eso es lo que genera esta acción por parte de las cafeterías y restaurantes, los cuales apoyo.

La seremi de Gobierno en Magallanes, Alejandra Muñoz, se mostró en contra de las medidas de los locales, sin embargo, usted las respaldó...

Ellos conocen mi situación de colaborar. Ante todo soy alcalde, y vi lo que hicieron, entonces claramente yo les di todo mi apoyo a los comerciantes y dueños de restoranes y lo voy mantener. Lo vuelvo a repetir: me puedo tomar un helado en un escaño municipal, pero en la misma calle no puedo comer en una mesa ¿Cuál es la diferencia epidemiológica? Es lo mismo que pasa con los gásfiter, hoy en Punta Arenas puedo llamar a un gásfiter a mi casa, pero solo puede ser el que está contratado en una empresa de calefacción, el gásfiter independiente no. Epidemiológicamente, ¿cuál es la diferencia?. Es un tema que después de mucho tiempo te das cuenta que hay un grado de incoherencia, y esto genera injusticias. Lo he dicho públicamente: estamos con los comerciantes y necesitamos que las normas se apliquen de una manera inteligente, diferenciada a lo que es hoy el territorio de la Región de Magallanes respecto al resto de Chile. A esta altura es de injusticia no seguir avanzando porque estamos en el paso 2 hace mucho tiempo, y así lo hemos indicado a las autoridades.

¿Está conforme con el actuar del Gobierno de las últimas semanas?

Me gustaría que hubiese mayor grado de flexibilidad territorial. Quiero reconocer que el Gobierno en el tema de salud ha hecho un muy buen trabajo. Pero eso tiene muchas aristas, y sobre todo el nivel de conocimiento del virus que tenemos hoy es muy distinto al que teníamos hace cinco meses atrás. Ahora le pediría al gobierno mayor flexibilidad en términos territoriales y mayor empatía con estas situaciones complejas y que el remedio no sea más caro que la enfermedad.

¿Qué pasa si todos los alcaldes hacen lo mismo? ¿No están dando un mal ejemplo?

Yo espero que se reconozca que hay diferencias territoriales en cada ciudad y hay que tener la sensibilidad para eso. El mensaje es territorialidad, flexibilidad, no bajar los brazos, pero no generar esta rigidez. Ojo que estamos hablando de las terrazas: en todo Chile están funcionando las terrazas, menos acá, para contextualizarlo. Estamos conscientes de la situación, nadie dice que el covid no existe, solamente tener terrazas, y el Gobierno no ha escuchado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.