El "pacto de no agresión" que acordaron Desbordes y Larroulet

desbordes larroulet2

El presidente de RN y el jefe de los asesores del Segundo Piso de La Moneda se reunieron ayer tras una seguidilla de críticas desde ese partido al equipo que lidera el exministro. En la cita, Larroulet le ofreció un diálogo directo y sin intermediarios para solucionar problemas.


Fue una instrucción del Presidente Sebastián Piñera. La reunión que sostuvo el martes el jefe de los asesores del Segundo Piso, Cristián Larroulet, con el timonel de RN, Mario Desbordes, se producía en uno de los momentos más complejos al interior del oficialismo.

En las 48 horas previas a ese encuentro, justo después de la cuenta pública del Mandatario, Desbordes –aunque también otros parlamentarios de RN– había lanzado tres planteamientos que resultaron siendo incómodos para el gobierno. Primero, la posibilidad de desechar la reintegración, el eje central de la reforma tributaria ante la falta de apoyo a esa medida que impulsa el Ejecutivo. Segundo, las aprensiones por la rebaja de parlamentarios y un llamado a que el proyecto se presente "a la brevedad". Y tercero, una insistencia en que no se puede dejar a las AFP fuera de la administración del 4% adicional que contempla la reforma previsional.

Los tres temas fueron parte de los principales puntos del discurso que Piñera dio el sábado ante el Congreso, en su segunda cuenta pública de esta administración. Y las declaraciones de Desbordes en las horas y días siguientes a esa ceremonia incrementaron el problema que se le abría a La Moneda: tres flancos al interior de su propio sector. Y no sólo por las declaraciones del líder de RN, sino que también por críticas y advertencias públicas de otros parlamentarios de ese partido y de Chile Vamos, aunque principalmente por la rebaja de legisladores y por la reforma al sistema de pensiones.

Pero eso no es todo. Desde mucho antes del encuentro se habían producido una seguidilla de críticas directas de Desbordes y otros dirigentes de su partido al Segundo Piso que lidera Larroulet. Esto, por varios factores, como un supuesto privilegio a la UDI en desmedro de RN en ciertos cargos y también por el rol de esa unidad de asesores en la toma de decisiones. "¿Para qué tienes un Segundo Piso? ¿Para hacer discursos? ¿El rol del Segundo Piso es hacer discursos, meterse en la designación de personas? Se han metido hasta el cogote en las designaciones de autoridades. La pega de ellos, lo importante, es mucho más allá que eso", dijo Desbordes en una entrevista a La Tercera, a inicios de mayo, graficando parte del crítico diagnóstico sobre el equipo que lidera el exministro.

En ese contexto, fuentes del oficialismo sostienen que fue el propio Piñera quien se comunicó con Larroulet y le pidió que se reuniera con Desbordes a conversar. Después, según las mismas fuentes, el jefe de los asesores del Segundo Piso se contactó telefónicamente con Desbordes y le dijo que lo iría a ver a su oficina en Santiago, es decir, en la propia sede de RN en Antonio Varas, pero el diputado le dijo –según confidenció a la bancada de su partido– que no era necesario y que él podía ir a La Moneda para que se reunieran.

Las mismas fuentes explican que la cita –que se concretó el martes en la mañana en Palacio– implicó una especie de "pacto de no agresión" en el que "limaron asperezas", como lo describen en el oficialismo. "Estamos apaleados" y "nos han pegado duro" fueron –en tono distendido y de acuerdo a quienes se enteraron del contenido de la reunión– algunas de las frases con las que Larroulet comenzó la conversación el martes. Así, le recalcó que había "llegado el momento" de arreglar la relación.

Quienes se han enterado del diálogo entre ambos –cuyo contenido se ha mantenido en reserva y que Desbordes sólo comentó sin detalles en el almuerzo de bancada de RN del martes en Valparaíso– dicen que se abordaron los reparos del partido, pero sin entrar a discutir sobre cargos en reparticiones públicas. No obstante, en RN agregan que sí comentaron la situación general en el país. Así, Desbordes comentó en el almuerzo de bancada –dicen los asistentes– que hay que reconocer que la situación ha mejorado, aunque aún quedan inquietudes, por ejemplo, en algunas regiones, algo sobre lo que Larroulet estaba consciente.

En todo caso, en el oficialismo dicen que "no hubo un compromiso ni nada en esa materia". Lo que sí hubo, agregan en el bloque, es un acuerdo para solucionar problemas desde ahora en adelante. Así, dicen que Larroulet le planteó explícitamente a Desbordes que ante cualquier reclamo en RN, crítica al gobierno e inquietud, lo contacte directamente a él para buscar una solución. Quedaron, en el fondo, en establecer un diálogo fluido y directo, sin intermediarios.

Los conflictos –dicen en Chile Vamos– se podrían intentar contener de esta manera, sobre todo considerando otro factor: fuentes del oficialismo sostienen que Larroulet y Desbordes tenían anteriormente, al inicio de esta segunda administración de Piñera, un diálogo directo que –comentan– "siempre existió". Sin embargo, agregan que esa relación se había "interrumpido" en el último tiempo. La última vez que ambos se habían reunido, de hecho, fue en el verano.

El "pacto de no agresión", sin embargo, es visto con distancia entre los parlamentarios de RN, que insisten, en privado, en sus cuestionamientos al Segundo Piso y en una advertencia: "Queremos ver resultados, no buenas intenciones".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.