Escáneres corporales: la polémica de una prohibición que fue decretada unilateralmente por el Minsal y luego echó marcha atrás

La Subsecretaría de Salud Pública dejó sin efecto el oficio que prohibía el uso del BodyScan en centros penitenciarios y recintos del Sename y anunció una mesa interministerial con Justicia “para el mejoramiento de protocolos y técnicas”. El subsecretario Cuadrado reconoció que la coordinación entre los ministerios podría haber sido mejor. Los expertos señalan que el riesgo de usar estos aparatos es mínimo.


Este lunes mediante un comunicado, la Subsecretaría de Salud Pública anunció que dejó sin efecto la decisión que eliminaba el uso de BodyScan, escáneres corporales utilizados en algunos centros penitenciarios y recintos del Sename que reemplazan la revisión por contacto. El oficio ordinario B33 Nº 3045 era del 30 de junio de 2022 y provocó polémica y críticas apenas se conoció.

Ellos tomaron la decisión de manera autónoma e independiente. Yo creo que no ponderaron adecuadamente las variables que tienen que ver con aspectos de seguridad y que salen de la línea que están trabajando las autoridades para combatir el crimen organizado”, afirma Andrés Muñoz, presidente de la Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios de Gendarmería (ANOP).

La medida, que afectaba directamente a la población penal, funcionarios de los centros penitenciarios y del servicio de menores y sus visitantes, fue tomada de manera unilateral desde la cartera sanitaria, según cuentan desde el Ministerio de Justicia. Y en ese contexto el subsecretario de Salud Pública, Cristóbal Cuadrado, afirmó hoy a radio Cooperativa que “creo que la coordinación (entre los ministerios de Salud y Justicia) podría haber sido mejor. De eso no hay ninguna duda”.

Por esta razón, desde Salud indicaron que llevarán a cabo una mesa de trabajo con el Ministerio de Justicia que permitirá mejorar los protocolos y técnicas, “cuyos resultados e implementaciones serán graduales”. Durante el proceso de trabajo interministerial, “los equipos BodyScan de las actuales instalaciones de Gendarmería y Sename seguirán funcionando según los protocolos y técnicas vigentes”, indicó el subsecretario en Twitter.

Según se indicó, el Minsal “está comprometido con el control de drogas y armas, que tanto daño causan a individuos y distintas áreas de la sociedad, y también con el trabajo colaborativo para que estas medidas sean no solo eficaces, sino que seguras”.

Asimismo, la ministra de Justicia, Marcela Ríos, sostuvo esta mañana que “tenemos un plan de trabajo con estas dos instituciones para ir ampliando estas tecnologías y también estamos en búsqueda de nuevas tecnologías, pero los BodyScan nos permiten controlar el ingreso no solo de material peligroso (armas, drogas, etc.), sino también para controlar el ingreso de tecnologías de telecomunicaciones que le permiten a personas vinculadas al crimen organizado seguir delinquiendo desde el interior de los recintos”.

¿Son peligrosos los escáneres corporales?

Una de las razones que esgrimió el Minsal para eliminar el uso de los escáneres corporales era el riesgo para la salud de las personas.

“A los riesgos para la salud de las personas, por exposiciones a radiaciones ionizantes con fines NO médicos, se suman los derechos fundamentales, ya que la incorporación de esta tecnología en establecimientos penitenciarios y en establecimientos del Sename atenta los derechos humanos y la convención nacional de niños, niñas y adolescentes (NNA)”, sostiene el primer oficio.

“Se planteó como si fuera una exposición permanente y eso no es real. En el contexto sanitario que nos encontramos, la población penal tuvo las visitas suspendidas por mucho tiempo y se promovieron las visitas por videollamada. Ahora, como estamos retornando de manera progresiva, en el mejor de los casos, la población penal puede ser visitada una vez a la semana. Entonces el nivel de exposición a estas ondas ionizantes es mínimo”, recalca el presidente de la ANOP.

El argumento del riesgo en salud generó debate en la comunidad científica, pues los expertos señalan que la exposición a la radiación es mínima, por ende las consecuencias son casi nulas.

En ese sentido, Daniel Bórquez, académico del Centro de Investigación Biomédica UDP, apunta que “el BodyScan es un aparato que está hecho para entregar dosis muy bajas de radiación, mucho menos que tomarse una radiografía. De hecho tampoco tiene posibilidad de exponer a radiación a quienes están operando el aparato”.

El exministro de Salud Jaime Mañalich coincide que “son equipos de muy baja radiación. La persona que pasa por estas máquinas recibe de 0,1 a 0,25 uSv por inspección. El límite seguro para una persona es 20 uSv al año. Una radiografía de tórax produce 100 uSv. Yo creo que (si tomamos) la relación riesgo-beneficio, la propuesta que hace el ministerio de Salud no está basada en la ciencia”.

Eso sí, el especialista aseguró que hay un caso en el que hay que tener cuidado: “Como principio precautorio, una mujer embarazada o en riesgo de estarlo, debería estar exenta de pasar por este tipo de dispositivo, pero creo que es la única excepción.

En respuesta a la medida de prohibición, diputados de Renovación Nacional (RN) oficiaron a la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Ríos, solicitando la información que se tuvo en vista para realizar su prohibición. Según los parlamentarios de la tienda, “esta tecnología brinda dos beneficios muy relevantes”, evitando la revisión física y permitiendo la detección de elementos prohibidos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.