Estados Unidos llega a los 14 millones de contagiados y con nuevo récord de muertes diarias

Un médico revisa a un paciente con Covid-19 en el Centro Médico Providence Holy Cross en la sección Mission Hills de Los Ángeles, el 19 de noviembre.

Por primera vez el país registra más de 100.000 hospitalizados por Covid-19, a medida que también aumentan las muertes diarias. Pero con un plan de vacunación inminente, tres expresidentes (Bush, Clinton y Obama) buscarán concientizar a la población sobre la seguridad de una vacuna, al ofrecerse como voluntarios.




Estados Unidos ya registra 14,3 millones de casos de coronavirus, cifra que parece escalar sin descanso en este país de casi 330 millones de habitantes, y que sigue liderando la lista de las naciones con mayor cantidad de contagiados. Los fallecidos también son la mayor cifra mundial, con casi 280 mil muertos en razón de la pandemia. El gran problema es que ahora las muertes diarias son incluso superiores al peak de abril.

Con esta descontrolada propagación del virus en Estados Unidos, el país estableció esta semana dos amargos récords. Uno de ellos fue el número de muertes diarias. El 2 de diciembre se reportaron 2.833 fallecidos a causa del Covid-19. La última cifra cercana fue el 21 de abril, con 2.744 muertos. Desde mediados de mayo, el país solo había vuelto a alcanzar los 2.000 fallecidos el 19 de noviembre.

Pese a que los totales diarios de muertes pueden extraerse de informes retrasados durante varios días, las tasas diarias de infecciones y hospitalizaciones que se han disparado recientemente sugieren que el recuento diario de muertes podría superar regularmente las 2.000 o 3.000, y quizás acercarse a las 4.000, según sostiene CNN.

Cuerpos se trasladan a un camión de refrigeración que sirve como depósito de cadáveres temporal en el Hospital Wyckoff en el distrito de Brooklyn, el 6 de abril en Nueva York.

Así, el promedio diario de muertes por Covid-19 en el país a lo largo de una semana es de 1.654, por encima de su máximo en el verano de alrededor de 1.130, pero más bajo que el peak pandémico semanal por encima de 2.240 a fines de abril.

Por otro lado, más personas que nunca están hospitalizadas en este país. The Covid Tracking Project informó que más de 100.000 personas fueron hospitalizadas en todo el país (100.226). Este preocupante aumento llevó al director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Dr. Robert Redfield, a sostener que los meses de invierno probablemente “serán el momento más difícil en la historia de la salud pública de esta nación”.

Según la Asociación Estadounidense de Ambulancias, que representa a todos los servicios de ambulancia de la nación, el sistema de llamadas de emergencia al 911 está “en un punto de ruptura”. “Sin un alivio adicional, parece probable que se rompa, incluso cuando entremos en el tercer aumento del virus en el Medio Oeste y el Oeste”, decía la carta de la organización.

Datos de NBC News indican que una gran parte de Estados Unidos ha experimentado un aumento de casos durante el último mes. En las últimas dos semanas, ese aumento ha sido más crítico en Nuevo México, Arizona y California, donde el porcentaje de casos nuevos ha aumentado en un 109%, 90% y 75%, respectivamente.

El país y el personal sanitario aún se prepara para un posible aumento de casos relacionados con viajes por el Día de Acción de Gracias, el jueves 26 de noviembre. Es probable que estos casos se manifiesten entre una semana y diez días después de ese día.

Marcas en el rostro de la enfermera Shelly Girardin mientras se quita una mascarilla después de realizar rondas en una unidad Covid-19 en el Hospital del Condado de Escocia en Memphis, Missouri, el 24 de noviembre

Expresidentes como “conejillo de indias”

Con la llegada de una vacuna para los próximos meses en la mira, los expresidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton se ofrecieron como voluntarios para ponerse vacunas contra el Covid-19 en cámara para promover la confianza del público en la seguridad de la vacuna, una vez que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. autorice la distribución de una.

Se trataría de una campaña de concientización para promover la confianza en su seguridad y efectividad y que sea un mensaje poderoso para el público.

El expresidente George W. Bush y el exvicepresidente Dick Cheney caminan seguidos por el perro de Bush, Spot, cerca de Crawford, Texas, el 11 de noviembre.

Freddy Ford, jefe de personal de Bush, le dijo a CNN que el expresidente se había comunicado con el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y el principal experto en enfermedades infecciosas del país, y la Dra. Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, para ver cómo podría ayudar a promover la vacuna.

CNN también se comunicó con el secretario de prensa de Clinton, quien señaló que “el Presidente Clinton definitivamente tomará una vacuna tan pronto como esté disponible para él, en base a las prioridades determinadas por los funcionarios de salud pública. Y lo hará en un entorno público si ayuda a instar a todos los estadounidenses a hacer lo mismo”.

Obama, en tanto, en una entrevista con el presentador de SiriusXM, Joe Madison, que se emitirá hoy, dijo que si Fauci dijo que una vacuna contra el coronavirus es segura, él le cree. “Les prometo que cuando esté hecho para personas con menor riesgo, la tomaré”, dijo, y agregó que: “Puedo terminar llevándolo a la televisión o filmándolo, solo para que la gente sepa que confío en esta ciencia, y en lo que no confío es en tener Covid”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.