Filme que revivirá a James Dean en el cine provoca controversia en Hollywood

La productora Magic City Films llegó a un acuerdo con la familia del actor fallecido a los 24 años en un accidente automovilístico para utilizar su imagen en una película sobre los perros militares abandonados. Actores de la industria rechazan el proyecto.




La noticia sorprendió a Hollywood. A 64 años de su muerte, James Dean resucitará digitalmente para volver a la pantalla grande. La productora Magic City Films anunció que obtuvo los derechos de imagen del actor para incorporarlo a la película Finding Jack, dirigida por Anton Ernst y Tati Golykh.

La cinta es un drama bélico, basado en la novela de Gareth Crocker, que narra la historia de los más de 10 mil perros militares abandonados tras el fin de la Guerra de Vietnam.

"Buscamos el actor perfecto para representar el papel de Rogan, que tiene algunos arcos de personajes extremadamente complejos, y después de meses de investigación, nos decidimos por James Dean", dijo Ernst a The Hollywood Reporter. La versión resucitada y digitalizada de James Dean interpretaría a Rogan, un rol secundario dentro de la película.

Fallecido en un accidente automovilístico el 30 de septiembre de 1955, a los 24 años, Dean protagonizó tres películas, Al este del paraíso (1955), Rebelde Sin Causa (1955) y Gigante (1956). Ahora revivirá en la pantalla gracias a la tecnología CGI (Computer Generated Imagery) y será desarrollada por dos empresas de efectos visuales: la canadiense Imagine Engine y la sudafricana MOI Worldwide. La técnica se desarrolla con la utilización de imágenes y fotos reales, pero con una actor ejecutando los movimientos del cuerpo ante la cámara.

"Nos sentimos muy honrados de que su familia nos apoye y tomaremos todas las precauciones para garantizar que su legado como una de las estrellas de cine más épicas hasta la fecha se mantenga intacto", añadieron los realizadores de la cinta.

Sin embargo, el anuncio despertó una ola de reacciones en contra en Hollywood y entre la prensa especializada. Más aún cuando la compañía CMG Worldwide ya piensa en la posibilidad de hacer esto con otros actores muertos. La empresa representa no solo a la familia de James Dean, sino que a otras 1.700 figuras famosas como Burt Reynolds, Christopher Reeve, Ingrid Bergman, Neil Armstrong y Bette Davis.

"Esto abre una oportunidad completamente nueva para muchos de nuestros clientes que ya no están con nosotros", dijo el CEO de CMG Worldwide, Mark Roesler.

"Esto es horrible"

Así como la noticia sorprendió al mundo del cine, el director Anton Ernst no logra comprender las reacciones en contra. "Estoy tratando de analizar cuál es el problema moral aquí", dijo tras ver el rechazo de actores como Chris Evans, Zelda Williams, Elijah Wood y Julie Ann Emery.

"Esto es horrible. Quizá podamos hacer que un ordenador nos pinte un nuevo Picasso. O escribir un par de nuevas canciones de John Lennon. La completa falta de entendimiento aquí es vergonzosa", escribió en su cuenta de Twitter el actor Chris Evans.

Por su parte Elijah Wood, quien interpretó a Frodo en la trilogía de El Señor de los Anillos, señaló brevemente que "esto no debería ocurrir".

La actriz Julia Ann Emery (Better Caul Saul, Fargo), además de rechazar el proyecto que busca resucitar a James Dean, también ahondó sobre qué rol tomará el actor que interpretará los movimientos. "Sí. Ese no es James Dean. Es su cara en una interpretación 'motion capture' y un actor 'anónimo' poniéndole voz y decisiones. Me gustaría saber cómo van a ser los créditos. Cómo se pagará a los actores reales. Y qué poco entiende este equipo el oficio de actor".

En 2015, la tecnología CGI se utilizó para revivir el personaje de Paul Walker en Rápido y Furioso 7. El actor, que había protagonizado la franquicia desde 2001, murió en un accidente automovilístico en 2013 cuando ya había filmado parte de la película. La industria de la música, en tanto, ha recurrido a hologramas para ofrecer recitales de intérpretes fallecidos como Maria Callas y Whitney Houston.

Sin embargo, esta sería la primera vez que un actor se revivido para participar en un proyecto completamente nuevo.

"He hablado con amigos de esto durante años y ninguno creía que la industria caería tan bajo con la mejora de la tecnología. Truco publicitario o no, esto es convertir en títeres a los muertos por su 'influencia' y sienta un precedente terrible para el futuro de la interpretación", dijo la actriz Zelda Williams, hija del fallecido Robin Williams, quien restringió el uso de su imagen por 25 años después de su muerte, según sus documentos legales.

El director Anton Ernest aún no se explica la oposición al proyecto: "Estoy un poco atónito con este nivel de resentimiento".

Comenta