Tercera PM
Presenta:

“Guns N’ Roses”: El estilo firme y cercano que quiere imponer el nuevo jefe de Carabineros

Autor: Javiera Matus

Mario Rozas asumió el viernes como general director de la policía uniformada. Su manejo comunicacional será un factor clave en su gestión.


Mario Rozas, el recién nombrado general director de Carabineros tras la polémica salida de su antecesor, Hermes Soto, no quiere dejar espacio para errores. Su cercanos lo califican como un persona de “estilo serio, sencillo, probo y que no le tiembla la mano”. Además, viene de una familia de uniformados. Su papá era suboficial mayor y es el ídolo de sus dos hermanos que también son carabineros: uno es mayor y está en Coyhaique y el otro es capitán.

Un factor que podría ayudar a mejorar la imagen y reputación de su institución, la cual ha quedado manchada por la opinión pública luego del revuelo que ha causado la fallida Operación Huracán y el caso Catrillanca, es que Rozas no solo es periodista de la Universidad del Desarrollo, egresado en 2005. También fue el jefe de Comunicaciones Sociales en Carabineros, hizo un diplomado en Inteligencia Comunicacional y por la cantidad de tiempo que lleva en el rubro, conoce a casi todos los periodistas de medios que van a cubrir su mando. Con esto, tiene claro cómo anticiparse a las crisis y cómo manejar el contacto con los medios de comunicación.

De hecho, dicen sus cercanos, es de una política de puertas abiertas, donde lo más importante es la transparencia y “dar la cara”. “Cuando era jefe de comunicaciones sociales siempre preguntaba si dieron la cara. Ese es su estilo, ponerse rojo una vez y no rosado varias veces. No le gusta la parafernalia, yo creo que le va a costar creerse en cuento de general director. Le gusta que los medios le cuenten a la gente lo que Carabineros va a ser, es propulsor de dar a conocer sus proyectos, es súper abierto y transparente. “, dice uno de sus cercanos.

En el plano personal, destaca por ser deportista: corre todos los días. Además, sus cercanos lo definen como de bajo perfil y de cosas simples: “Le gusta la comida casera, no le gustan las cosas pomposas, su estilo de vida es muy sencillo”, señala un cercano que trabajó con él por años. Es hijo ilustre de Constitución y estudió en el Liceo Público de Constitución. Hoy vive en Peñalolén, tiene dos hijos adolescentes y su señora también es carabinera. Es católico, de los que hace ayuno y fue acólito.

En el 2000, cuando era capitán, se fue durante cuatro años a Isla de Pascua junto a su familia. “Respeta mucho a la gente de la isla, le gustó mucho la forma de vida de los isleños”, indica un cercano.

En su última misión antes de ser general director fue “limpiar” la Mutualidad de Carabineros cuando era jefe del Departamento de Bienestar. Así, en su gestión se decretó que los directores debían renunciar a la repartición de excedentes.

Eso sí, Rozas también tiene decidido que “no dejará pasar una”, pues la cuenta corriente de credibilidad que tiene Carabineros con la opinión pública está en rojo. Prueba de esto es lo que ocurrió con los tres policías que ayer participaron de un operativo en Buin y a quienes hoy la fiscalía los formalizó por apremios ilegítimos. Transcurrieron pocas horas desde que este hecho se hizo público, y Rozas determinó que los uniformados debían ser removidos de la institución.

Durante la mañana, Rozas se reunió en La Moneda con el ministro del Interior, Andrés Chadwick, y el subcretario del Interior, Rodrigo Ubilla. Antes de comenzar el encuentro, el secretario de Estado señaló que ““es una reunión de trabajo, empezar nuestra primera reunión de trabajo. Y parte de esta reunión es las propuestas que ya empezamos a trabajar sobre el próximo alto mando de Carabineros, para efecto de llevárselo al Presidente de la República. A nosotros como gobierno nos gustaría poder tener eso a la brevedad posible. Como ustedes han visto hemos actuado con mucha celeridad. No me puedo comprometer a una fecha porque quien toma la decisión final es el alto mando del Presidente de la República”.

Seguir leyendo