“El Presidente Piñera dio a conocer seis nuevas comunas o parte de ellas, que se someterán a cuarentena a partir del martes a las 22.00 que se sumarán a las 14 comunas ya vigentes con cuarentena en el país. Esto producto de la irresponsabilidad con que, principalmente los habitantes de la Región Metropolitana, enfrentan las medidas restrictivas y de autocuidado instruidas por la autoridad sanitaria”. Esta explicación se lee en uno de los párrafos de la minuta de contingencia diaria que elabora el gobierno con la que se explican las nuevas medidas restrictivas que anunció ayer el gobierno para enfrentar el avance del coronavirus, las que van en una línea contraria al plan que buscaba implementar el gobierno de “retorno seguro” con el que se buscaba comenzar a tener una “nueva normalidad.

En el texto se agrega que “durante el fin de semana se observaron repudiables acciones en distintos puntos de la Capital, que incluye, la organización de una fiesta en Maipú que el gobierno presentó querella, y la salida de cerca de 72 mil vehículos o los casi 8 mil vehículos que fueron detenidos en los cordones sanitarios, durante el fin de semana, según último reporte de Carabineros. La RM es la responsable de más del 80% de los nuevos casos del país”.

Las nuevas medidas anunciadas por el Ejecutivo ocurrieron luego de la decisión de incorporar a los asintomáticos en el balance de personas contagiadas por el Covid-19, lo que incidió en un aumento significativo de las cifras diarias que, en promedio, se registraron desde el viernes -que comenzó a contabilizarse- cercanos a los mil casos diarios. De hecho, en el balance de hoy se registraron 980 casos nuevos, de los cuales 104 corresponden a asintomáticos y 876 con síntomas, alcanzando una cifra total de 20.643 casos en el país.

Así, las nuevas medidas se alejan del plan de retorno seguro en que el gobierno puso énfasis durante las semanas previas, que apuntaba al regreso presencial gradual de las clases escolares, de los funcionarios públicos y de la apertura del comercio.

En el gobierno evitan hacer autocríticas respecto a si fue anticipada la implementación de esta estrategia, la que en un inicio estuvo marcada por el concepto de la “nueva normalidad”, el que mutó hacia el “retorno seguro” y que ahora, reconocen, nuevamente “hay un matiz en el discurso”.

En ese sentido, en Palacio afirman que debido a que la estrategia para enfrentar el coronavirus cambió y empezaron a realizar más testeos y, por lo tanto, a incorporar los asintomáticos hay un mayor número de casos. A eso se suman, dicen las mismas fuentes, que las cuarentenas no se respetaron en las comunas vulnerables de la Región Metropolitana, como esperaban, lo que también incidió en el incremento de contagios.

En ese escenario, en Palacio admiten que la estrategia de retorno seguro perdió relevancia frente a la necesidad de que se cumplan las cuarentenas, pero recalcan que el plan sigue adelante, solo que ahora se pondrá más énfasis en que debe ser gradual y focalizado. “Se va a tener que adaptar a las necesidades de cada lugar”, recalcan en La Moneda.

De hecho, en el discurso de hoy del Presidente Sebastián Piñera -quien fue el que comenzó a utilizar el concepto de retorno seguro-, cuando anunció el pago del bono invierno, no estuvo el concepto. Ahí, el Jefe de Estado puso énfasis en no caer en triunfalismo y reforzó la orden sanitaria de distanciamiento social. “(Llamo) a los ciudadanos a respetar las cuarentenas, a respetar los toques de queda, a cumplir con todas las medidas preventivas como lavado de manos, uso de mascarillas, evitar aglomeraciones y distanciamiento social”, dijo el Mandatario.

Y agregó: “Frente a esta tremenda pandemia no hay ningún espacio para falsos triunfalismos, falsas confianzas, para bajar los brazos, porque todavía tenemos que seguir combatiendo a esta pandemia con toda la fuerza del mundo”.

Sus palabras contrastan con los dichos, del pasado 20 de abril, de la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, quien -en el marco del concepto de nueva normalidad- dijo que uno se podía ir a tomar un café con amigos manteniendo todas las medidas de resguardo adecuadas, por ejemplo, uso de mascarillas y alcohol gel.

De hecho, en este nuevo escenario es que el plan de retorno a clases tampoco ha sido anunciado y no tiene fecha de lanzamiento. Desde el Ministerio de Educación se limitan a señalar que "como se ha dicho, la vuelta a clases se realizará cuando la autoridad sanitaria indique que están las condiciones necesarias para volver".

En tanto, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, indicó que no están las condiciones aún para el retorno a clases y que cree que no estarán hasta el segundo semestre.

Estrategia enfocada en la RM

En el comité político ampliado de La Moneda se abordó justamente el tema comunicacional respecto al plan retorno seguro. Ahí, según presentes, la vocera de gobierno, Karla Rubilar, transmitió que es muy difícil explicar todo lo que se está haciendo y que la gente no vincule el tema del retorno seguro con el aumento de casos. Sin embargo, recalcó que el incremento de contagios no dice relación con esta estrategia, sino más bien con el aumento de testeos y el incumplimiento de las medidas. Por esta razón, insistió en que retorno se hará, pero con más flexibilidad.

Además, informó que para la Región Metropolitana se está trabajando en una estrategia especial comunicacional. En Palacio afirman que esto responde a que es en esta zona en la que se concentran la mayor cantidad de casos, la que, en todo caso, se registra porque también es donde se hace mayor cantidad de testeos.

“Si no damos en serio, con toda la energía, la batalla de Santiago, la guerra contra el Covid se va a perder”, dijo ayer el ministro de Salud, Jaime Mañalich, acuñando el concepto de batalla de Santiago.

En La Moneda afirman que la frase de “la batalla de Santiago” es una idea que se le ocurrió al titular de Salud y que están evaluando si incorporarla como parte de la estrategia comunicacional, la cual contempla hacer un esquema especial para la zona teniendo en cuenta que se concentra la mayor cantidad de migración, vienen días en que las personas salen más a la calles, por ejemplo, el Día de la Madre.

“Claramente, en un comienzo, hubo un mal inicio en el tema comunicacional del programa ‘retorno seguro’, lo que llevó a que parte de la ciudadanía mal interpretara algunas cosas. Sin embargo, luego eso se rectificó y se ha ido explicando mejor. Pero falta, porque no es posible que en medio de la ‘nueva normalidad’ y el ‘retorno seguro’ se realicen fiestas clandestinas y la gente siga viajando a sus segundas viviendas o salga fuera de Santiago durante los fines de semana largo", explicó el presidente del PRI, Rodrigo Caramori.