La desenfadada fiesta de premier de Finlandia: oposición le pide test de drogas

“Bailé, canté, y celebré, cosas perfectamente legales”, aseguró Sanna Marin. Algunos medios han especulado con una intervención de hackers rusos a la hora de filtrar el video de la fiesta privada.


Un video de la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, bailando en una fiesta privada ha causado controversia en el país nórdico, donde los críticos de la jefa de gobierno de 36 años la han acusado de “comportamiento inapropiado”, mientras que sus seguidores la han defendido por ejercer su derecho a descansar y festejar.

El registro, del cual se especula fue tomado de las redes sociales, la muestra a ella y otras celebridades finesas cantando y bailando. Algunos medios llegaron a especular con una intervención de hackers rusos a la hora de filtrar el video. En una conferencia de prensa, la primera ministra salió al paso de las críticas, señalando que seguiría siendo exactamente la misma.

La primera ministra finesa Sanna Marin habla con periodistas en la ciudad de Kuopio. Foto: Reuters

Según el diario finés Iltalehti, entre los invitados que se ven en el video está la cantante Alma, la influencer Janita Autio, la presentadora televisiva Tinni Wikström, la YouTuber Ilona Ylikorpi, la voz de radio Karoliina Tuominen, la estilista Vesa Silver, además de la parlamentaria Ilmari Nurminen, socialdemócrata al igual que Marin. En el registro, que tiene una duración de 36 segundos, se muestra a Marin en varias escenas nocturnas aparentemente en una residencia privada, abrazando a sus amigos y cantando y bailando música pop finlandesa, las que habrían sido historias en Instagram de alguno de los presentes.

Las reacciones a la filtración del video fueron inmediatas: El columnista de Iltalehti, Lauri Nurmi, dijo que la situación era “grave” para Marin. “No hace falta decir que el primer ministro de Finlandia no puede estar presente en fiestas donde se consumen abiertamente estupefacientes prohibidos por el código penal”, apuntó.

Mikko Kärnä, diputado perteneciente al Partido de Centro, escribió en Twitter que la primera ministra debería tomar un test de drogas y publicar el resultado. “La gente tiene derecho a esperar esto de su primer ministro”, aseguró el político.

En tanto, el presentador de televisión Aleksi Valavuori compartió el video por Twitter y reaccionó: “Esta es la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin. Algunos han dicho que es genial... tal vez entre otros adolescentes. ¿Pero un líder responsable para un país en crisis? Ella es, por lejos, la primera ministra más incompetente que hemos tenido. No sabe nada. Por favor tome su chaqueta de cuero y renuncie. Gracias”.

En una conferencia de prensa, la máxima autoridad en Finlandia salió al paso de las críticas, refiriéndose al video de la fiesta. “Bailé, canté y celebré, cosas perfectamente legales. Y nunca he estado en una situación donde haya visto o sabido de otras personas drogándose”, destacó Marin, refiriéndose a las acusaciones de los opositores.

“Tengo una vida familiar, tengo una vida laboral, y tengo tiempo libre que paso con mis amigos. Nada muy distinto que muchas de las personas de mi edad”, señaló la primera ministra, que hasta la entrada de Gabriel Boric al poder en Chile, era la dirigente más joven al mando de un Estado en el mundo, exceptuando al entonces mandatario de San Marino, Giacomo Simoncini.

Por otro lado, Marin aseguró que no siente ninguna necesidad de cambiar su comportamiento. “Voy a hacer exactamente la misma persona que he sido hasta ahora, y espero que eso sea aceptado”, aseguró.

La primera ministra de Finlandia Sanna Marin llega a una cumbre en Bruselas. Foto: AP

En tanto, algunos medios han especulado con la participación de hackers rusos en la filtración del video, debido a las posiciones pro OTAN y opuestas a Moscú que ha estado tomando Marin durante su mandato. Por un lado, la primera ministra aceleró los procesos de entrada de su país al bloque transatlántico, además de ser uno de los primeros líderes europeos en plantar la negación de visas a rusos, prohibiendo así su turismo por Europa. En esa dirección, el gobierno finés anunció el pasado martes que reduciría en un 90% las visas otorgadas a rusos, a partir del 1 de septiembre.

Respecto a su tiempo libre, Marin no ha ocultado lo que hace en él, y a menudo se le ha fotografiado en festivales de música. De hecho, comentando una fotografía de Marin dirigiéndose al festival Flow de Helsinki con un vestido brillante de segunda mano, el tabloide alemán Bild la describió esta semana como “relajada, moderna y segura de sí misma”.

Marin es miembro de “la generación cool”, dijo el periódico, “la política más importante de su país, llevándolo a través de una de las crisis más peligrosas de su tiempo, y que todavía encuentra tiempo para celebrar”. Marin alcanzó fama mundial debido a su manejo de la pandemia en 2020, en un contexto en que Finlandia tenía números mucho mejores que el resto de los países de la Unión Europea.

Sanna Marin habla con los medios cuando llega a una cumbre de la UE en Bruselas, el 23 de junio de 2022. Foto: AP

Sin embargo, esta no es la primera vez que sus fiestas la meten en problemas. En diciembre se vio obligada a disculparse en Facebook cuando bailó en un club nocturno de Helsinki hasta las cuatro de la madrugada tras entrar en contacto con su ministro de Relaciones Exteriores, que había dado positivo por Covid-19.

Afirmó que inicialmente le habían dicho que no necesitaba autoaislarse porque había sido vacunada por completo, pero luego no leyó un mensaje de texto aconsejándole que lo hiciera debido a que se lo habían enviado a su teléfono del gobierno, que había dejado en casa.

La carrera política de Sanna Marin empezó en 2006, cuando se afilió al Partido Socialdemócrata, del cual llegó a ser vicepresidenta cuatro años después. De ahí, llegó a la alcaldía de Tampere a los 28 años, fue elegida diputada a los 29, ministra de Transportes y Comunicaciones a los 33, llegando a ser jefa de gobierno de Finlandia con 34 años cumplidos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles




El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.