La revuelta de las “batas blancas” en la CLC por el despido del médico jefe de la UCI, Tomás Regueira

Tomás Regueira, presidente de la Sochimi.

Tomás Regueira, presidente de la Sochimi.

Preocupación existe entre los médicos de la CLC por el despido del jefe de la Unidad de Paciente Crítico, el médico intensivista Tomás Regueira. Entre los facultativos destacan su labor contra el Covid y el afán por transparentar las cifras en tiempos de pandemia. Aunque afirman que no se explican su salida del centro de salud, fuentes consultadas aseguran que fue por una diferencia con la administración ante la preparación para una segunda ola de Covid-19, mientras que otros plantean que hubo una mala evaluación en términos financieros. Hoy el recinto comunicó que el médico Leonardo Soto asumirá en su reemplazo.




“Lamentablemente por una decisión administrativa de la institución, inexplicada y que resulta al menos preocupante que no esté basada en su calidad médica y desempeño profesional, a partir de este jueves nuestro equipo ya no cuenta con la proba dirección del Dr. Regueira”. Ese extracto marca el espíritu de un inserto que 41 médicos del Centro de Pacientes Críticos de la Clínica Las Condes publicaron hoy en La Tercera, y que da cuenta del malestar que la salida de su jefe, Tomás Regueira, ha provocado entre sus filas.

La noticia se conoció la semana pasada, en medio de un conflicto entre los médicos y la administración encabezada por Alejandro Gil -presidente del directorio de CLC y pareja de Cecilia Karlezi, la accionista mayoritaria-, que se ha prolongado por gran parte de este año. El jueves pasado el entonces jefe de la Unidad de Paciente Crítico -y quien en los momentos más álgidos de la pandemia dirigió la Sociedad Chilena de Medicina Intensivista- recibió de manos del director médico de la CLC, René Tejías, una carta en la que le comunicó formalmente su despido, el que se materializará mañana jueves. De inmediato las alarmas se encendieron entre los facultativos y superaron los muros de la clínica: el propio ministro de Salud, Enrique Paris, sostuvo una conversación con la gerencia a fin de retrotraer la decisión del despido.

Tras conocerse el despido de Regueira, en un chat de WhatsApp interno administrado por médicos intensivistas hubo críticas a la administración que encabeza Gil junto con gestos de solidaridad hacia el médico. Ayer en la tarde, en una especie de cena de camaradería, se reunió el círculo de hierro en la casa del defenestrado médico y aquí la pregunta más recurrente fue una sola: ¿Por qué te despidieron? “Sigo sin saber por qué me desvincularon”, respondió.

Uno de los que asistió fue Andrés Reccius, Jefe Técnico Centro de Paciente Crítico del recinto, y uno de los más cercanos colaboradores a Regueira. En conversación con La Tercera PM, el doctor Reccius -que no firmó el inserto de hoy- explica que existe preocupación al interior del cuerpo médico de la CLC por el despido. “Queremos hacer ver a la persona que haya tomado esta decisión que los proyectos y muchos equipos médicos no solo los intensivos, sino que, de toda la clínica, quedan un poco en el aire. Si echaron al doctor Regueira, el médico más destacado de la clínica; qué queda para el resto de los otros médicos. En ese sentido la proyección de muchos médicos de mediano y largo plazo se tiende a disminuir u opacar. La gente tiende a pensárselo dos veces si es que lo va a hacer o no”, señala.

“Esto nos pone una nota de alarma, cautela e incertidumbre. Muchos médicos están preguntándose si es que los planes de mediano y largo plazo que tenían con la institución vale la pena llevarlos a cabo. Muchos de los funcionarios se desempeñan en el área médica, clínica e investigación docente. Ahora se lo están pensando más de una vez”, complementó.

¿Por qué salió?

Quienes conocen de la trama interna aseguran que la preparación de la CLC para una segunda ola de Covid-19 estuvo en el centro de las causas de la salida de Regueira. “Estábamos empezando a hacer esto, tanto así que el día anterior habían nominado al doctor Regueira como Coordinador de la Segunda Ola, y aún así lo despidieron. No tenemos una sospecha mínima fundada de por qué lo echaron”, asegura Reccius.

Dos semanas antes de su desvinculación, hubo dos reuniones en las que se planificaron las primeras medidas para enfrentar una segunda ola. No hubo roces de por medio ni discusiones, cuenta uno de los médicos presente en dichas juntas. Sin embargo, el pasado viernes en una reunión interna a la que asistió Pablo Hasbún, Coordinador del Centro AHA de CLC y los intensivistas Leonardo Soto -quien asumió en reemplazo de Regueira- y Reccius, este último manifestó reparos a la decisión de despedir a Regueira al propio doctor Tejías, quien no habría dado luces sobre los motivos de su partida.

Dos voces conocedoras del proceso dan visiones sobre qué hubo tras la decisión de la administración de la CLC. Según el primero de ellos, la tensión se habría originado a inicios de la semana pasada, cuando Regueira empezó a rearmar la unidad Covid de la clínica. Ello significaba retomar los equipos con turnos de 24 horas y dejar camas disponibles. Sin embargo, ello no estaba autorizado por la dirección aún. La definición, además, se cruza con el déficit que para la CLC significó la reconversión al Covid durante este año. La administración lo ahbría “llamado al orden”, pero el doctor no habría echado pie atrás.

Otra fuente afirma que habría habido una mala evaluación de la gestión de Regueria en términos financieros, dada una falta de heterogeneidad en las cuentas en medio de un plan de control de gastos fuerte por parte de la CLC.

De ahí en más, los ánimos quedaron quebrados entre parte del cuerpo médico y la administración. Uno de los médicos del recinto que prefiere el anonimato, señala: “Tomás Regueira es pieza clave en el manejo del Covid en la Clínica Las Condes y en Sochimi (Sociedad Chilena de Medicina Intensiva) a nivel del país. Eso nadie lo puede negar. Fue quien impulsó total transparencia respecto del avance de la enfermedad. Fue quien instauró que el conocimiento fuera público y gratuito”, cuenta el facultativo.

“Lo que no pudo hacer el gobierno, lo pudo hacer él. Cuando faltaban intensivistas en alguna parte, Tomás nos organizaba y gratuitamente íbamos a ayudar a regiones que estaban más complicadas”, explicó otro médico de CLC, que también solicitó que no apareciera su nombre ni cargo.

Entre los propios funcionarios del recinto han comenzado a rondar teorías sobre el despido. “Probablemente tuvo una situación que no informó a la administración o tomó decisiones que no pasaron por allá”.

Mientras desde la administración de La Clínica Las Condes, declinaron efectuar comentarios sobre las razones que estuvieron detrás de la desvinculación de Regueira, señalando que se tema netamente interno y no tiene que ver con sus actividades públicas.

¿Cuál será el futuro de Regueria? El médico no respondió a la consulta y ayer en Twitter, el Médico Jefe Unidad de Paciente Crítico de la Posta Central, Rodolfo Santander subió una fotografía con él en señal de apoyo. Por ello se especula que puede aterrizar en ese centro hospitalario.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.