Los contendores de la recta final de la FEUC: cómo se para la UC ante el proceso constituyente y el rol del rector Sánchez




El 30 de noviembre y 1 de diciembre, los estudiantes de la Universidad Católica se enfrentarán a la segunda vuelta de las elecciones de la federación donde deberán elegir entre la Lista 1A, liderada por Jorge Pumpin, y NAU, representada por Ignacia Henríquez.

El Movimiento Gremialista 1A y Nueva Acción Universitaria (NAU), se enfrentarán tras una primera vuelta en la que hubo una participación de 59,59%, equivalente a 15.590 votos de 26.163 totales. En esa elección -que se realizó el 17 y 18 de noviembre- el NAU logró un 37,8% ante al 23,1% de la lista gremialista, la que fue secundada por Solidaridad (18,79%) y Avanzar (14,12%). Las últimas dos son consideradas de derecha, al igual que 1A.

Pumpin (1A): “Las federaciones se han quedado en levantar banderas de partidos políticos de la extrema izquierda”

Jorge Pumpin es el candidato a presidente de la lista por el Movimiento Gremialista 1A, tiene 23 años y cursa el quinto año de Ciencia Política. Fue candidato a la FEUC el año 2018 y presidente del Movimiento Gremial el 2020.

¿Cómo enfrentan el proceso constituyente desde el Movimiento Gremial?

Los universitarios de la UC tienen que ser actores relevantes, protagónicos, tomarse los espacios del proceso constituyente, para debatir, discutir y sobre todo proponer. En ese sentido, la labor que vamos a tener como federación serán dos cosas: la primera, generar los espacios para que toda la comunidad universitaria -tanto alumnos, profesores, directivos, trabajadores- se puedan sentar en torno a debatir y a proponer medidas para que -en un segundo lugar- sea la universidad la que levante también estas banderas. La FEUC tiene que ser un actor que influya, que proponga, que lidere. Tenemos que ser pioneros de los estudiantes a nivel país.

¿Cuál es el rol que debiese asumir la PUC en este proceso constituyente? ¿Cómo puede aportar directamente?

La UC ha cumplido un rol fundamental en la historia del país, y por ende tiene un deber, obligación y una tarea fundamental para la construcción de los próximos años de nuestra sociedad. En ese sentido, la universidad tiene que ser protagonista, y ese actor no se puede quedar únicamente en el rector (Ignacio Sánchez), sino que tiene que ser toda la comunidad universitaria la que tiene que ser un actor relevante.

En un contexto de crisis política muy fuerte a nivel nacional, ¿la política universitaria está sujeta al mismo cuestionamiento?

Lamentablemente lo que se vive a nivel país se replica en las universidades en todo Chile, y un ejemplo claro es lo que está pasando en torno a la FECH. Aquella crisis que se vive en el país también se replica dentro de la universidad y para mejorarlo se requiere un cambio en la forma como se ve la política. Queremos tomar esa bandera en cómo se está viendo la federación y cómo se está entendiendo la política universitaria.

Después de 2011 parece ser que las federaciones han perdido capacidad de representación, ¿es ese un diagnóstico sobre, por ejemplo, lo ocurrido en la Fech?

Lamentablemente lo que se ha vivido desde esos años hasta la fecha es que las federaciones se han quedado en levantar banderas de partidos políticos de la extrema izquierda y no han podido focalizar sus preocupaciones donde realmente importan, que son las problemáticas y las prioridades que tienen hoy nuestros compañeros. Ese es el cambio que nosotros buscamos proponer, que se vuelva a poner como principal prioridad y en el foco del trabajo de la federación en esas problemáticas. Lamentablemente las federaciones de los últimos años han caído en la irrelevancia.

En los últimos años, el rector de la universidad, Ignacio Sánchez, ha sido cuestionado y elogiado por distintos hechos. ¿Cómo lo ves en la actualidad? Considerando además que su periodo se alargará por 5 años más

El movimiento gremial desde que se creó hasta hoy tiene la convicción de no defender rectores sino defender a sus alumnos, a la comunidad universitaria, porque entendemos que la labor de los movimientos y sobre todo de la federación de estudiantes, es poner como prioridad a los estudiantes. Es necesario tener una comunicación fluida pero también vamos a ser la principal voz de nuestros estudiantes para denunciar si es que hay algo que lo amerite.

¿Debería la PUC orientarse a la triestamentalidad?

Yo creo que no. La universidad tal como está compuesta ha sido uno de los actores más relevantes de la historia de nuestro país. Creo que en lo que sí hay que avanzar es en generar los espacios para que la comunidad universitaria tenga un rol protagónico. Creo que eso se encuentra en otro lado, precisamente en el rol de la federación para crear esos espacios en que la comunidad universitaria.

Henríquez (NAU): “Es importante entender la UC no solo como estudiantes, sino también como trabajadores y docentes”

Ignacia Henríquez es la candidata a presidenta por la lista de Nueva Acción Universitaria, tiene 23 años y cursa quinto año de Ingeniería con major en Transporte y Logística. Fue coordinadora heneral del Centro de Alumnos de Ingeniería (CAI) el 2018.

¿Cómo enfrentan el proceso constituyente desde Nau?

A través de proyectos concretos. Tenemos proyectos que buscan levantar temáticas como educación no sexista, hacer un nuevo diagnóstico de la educación pública, cabildos dentro de la universidad para el proceso constituyente, pero lo más importante es que queremos generar instancias para levantar la voz de los estudiantes y de las comunidades que viven alrededor de los campus para luego llevar estas opiniones y estos insumos al proceso constituyente y como universidad aportar a este proceso histórico que estamos viviendo.

La universidad tiene que tener un rol público importante en esto. No nos podemos quedar fuera de un proceso tan importante, no nos podemos dar el lujo de quedarnos encerrados puertas adentro de nuestra universidad. Tenemos que salir al país y entregar todo lo que podamos en este proceso tan importante. Creo que la federación y espacios como la Confech son espacios donde le podemos dar una voz al estudiantado, donde podemos levantar temáticas tan importantes como es la educación.

¿Cuál es el rol que debiese asumir la PUC en este proceso constituyente?

La UC tiene una deuda histórica con el país en lo que es el proceso constituyente. La labor que tiene que hacer es ser parte de una Constitución escrita en democracia, que dejemos esta constitución que fue escrita entre cuatro paredes dentro de nuestra universidad, y pasemos a sumarnos a un Chile que pide cambios. El rol de la universidad, ser una universidad abierta y de cara al país. Es importante entender la universidad no solo como estudiantes, sino también como trabajadores y docentes.

En un contexto donde se vive una crisis política muy fuerte a nivel nacional, ¿la política universitaria está sujeta o no al mismo cuestionamiento?

La crisis de representación está en todos los espacios, como universidad y estudiantes tampoco nos salvamos de eso. Es una responsabilidad tremenda no solo para nosotros sino para todos los movimientos de la universidad, hacer sentido, ser espacio, movimiento y representantes cercanos a los y las estudiantes de nuestra universidad. Al final eso es lo que más importa, que los estudiantes vean en los representantes un espacio mediante el cual ellos puedan levantar la voz, las problemáticas y cosas que les aquejan. Ese es el rol que queremos cumplir, queremos estar ahí para los estudiantes de la UC y de todo Chile.

¿Qué ha pasado que desde 2011 no se ven dirigentes universitarios tan fuertes? ¿Ves la agenda hoy para temas de política nacional, como lo fue en ese entonces, o quizás a temas más acotados de educación y universitarios?

La federación y la universidad están inmersos en un contexto, y en el 2011 ese fue un contexto de movilización, de cambios, de transformaciones. Hoy estamos trabajando en otras temáticas a las que se trabajaron en ese minuto, pero también estamos viviendo un momento histórico, de cambio. Hoy tenemos la oportunidad de realmente lograr que estas iniciativas por las que llevamos trabajando mucho tiempo se hagan realidad.

¿Cómo veas el rol que ha tomado el rector Sánchez desde el estallido social y la pandemia hasta ahora?

Nosotros valoramos que el rector participe en la mesa Covid y haya definido terminar con las clases de forma anticipada. Sin embargo, hacia la interna de la universidad sí hay una respuesta lenta, poco aterrizada y nuestro diagnóstico es que eso se debe en gran parte a la falta de representación que existe hoy en día de estudiantes, de trabajadores y trabajadores, y los espacios de toma de decisiones y son cosas que queremos trabajar. Lo que le falta a las autoridades de nuestra universidad, es entender a los estudiantes, a los trabajadores y trabajadoras como parte de esta comunidad como iguales. Es momento de que las autoridades nos entiendan como iguales y que esta universidad la construimos entre todas y todos.

¿La PUC debería orientarse a la triestamentalidad?

Sí, de todas formas, desde la política universitaria creemos en la triestamentalidad como una forma de hacer universidad, creemos que la universidad no es, se hace, y la forma de hacerla es entre todos y todas. Nosotros creemos que como miembros de esta comunidad y entendiendo la universidad como un espacio de creación, académico y de transformación a nivel país, debemos ser todos y todas los que formen parte de los procesos de espacio de representación y por eso creemos en una universidad creada por estudiantes, trabajadores, trabajadoras y docentes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.