“Reo número 4″: así es la celda donde Nicolás López pasará sus días tras las rejas

Una vez que salga del aislamiento a que todo recluso es sometido al ingresar a Santiago 1, por protocolo Covid, ingresará a un módulo con presos de bajo compromiso delictual. Tendrá una pieza de 3x3 metros la que compartirá con otros tres internos. Lo más probable es que deba pasar sus días de encierro con algunos de los presos del estallido social que aún se mantienen privados de libertad.




Tres metros por tres metros. Eso mide la celda del módulo tres del Centro de Detención Preventiva Santiago 1 donde ingresó la mañana de este viernes Nicolás López Fernández (39) a cumplir la medida cautelar más gravosa del sistema penal: prisión preventiva.

Hasta hoy el cineasta nacional -condenado a 5 años y un día de cárcel por abusos reiterados- nunca había estado privado de libertad. Desde hace tres años se mantenía como imputado en la causa penal que abrió la Fiscalía Oriente luego de un reportaje de Revista Sábado en que actrices y modelos lo acusaron de actos de connotación sexual, sin embargo, tras ser formalizado sólo se había decretado firma semanal y prohibición de salir del país. Vestido de parka azul y pantalones negros se le vio entrar al recinto penitenciario emplazado por el sector del barrio Rondizzoni, en pleno centro de la capital.

“Su libertad constituye un peligro para la seguridad de la sociedad”, sentenció el magistrado Fernán Rioseco al resolver la petición del Ministerio Público. Y es que aunque el director de “Qué pena tu vida” ya fue condenado por el Tribunal Oral de Viña del Mar, aún quedan recursos pendientes que su defensa ya anunció presentará para revertir la sentencia dictada este lunes 16.

Por tal motivo, las víctimas -representadas por la abogada Grace Schmidt- y el fiscal Francisco Lanas pidieron que, mientras no se resuelvan esas impugnaciones, el condenado esté en un centro de reclusión y así fue. Pese a los intentos de su defensora Paula Vial de que ingresara a un anexo especial como es Capitán Yáber, por “igualdad ante la ley” y al no contar con un informe técnico de Gendarmería se ordenó su ingreso a Santiago 1, cárcel concesionada y que alberga a más de 4.800 reclusos.

El traslado de López de Providencia a la cárcel fue rápido. Su abogada lo acompañó y fue custodiado por la PDI. Por protocolo Covid, al menos durante siete días estará aislado de la población penal, sin mantener visitas y sólo podrá tener contacto con sus abogados. Fuentes de Gendarmería aseguraron a La Tercera PM que por estos días no tendrá derecho a salir al patio.

En el penal, según comentaron quienes conocen las instalaciones, tendrá una cama de hormigón, una colchoneta y frazadas. Si bien inicialmente no podrá tener contacto con otros reos, en el mismo módulo hay otras 30 personas que ingresaron por diferentes delitos de alta connotación pública y que están calificados de baja peligrosidad delictual. Las mismas fuentes manifestaron que Gendarmería habilitó este espacio como una suerte de “extensión” del Área de Salud (ASA) del recinto penitenciario, dado que ahí actualmente se mantiene un brote de tuberculosis.

Por lo demás, el tribunal exigió a Gendarmería tomar las medidas necesarias para garantizar la integridad de López. “Se le va a exigir a Gendarmería que tome todas las medidas de seguridad para los efectos de garantizar la integridad física del acusado en ese recinto penitenciario”, sostuvo el juez Fernán Rioseco.

Un cambio de vida brusco, y a juicio de su abogada titular Paula Vial, “una medida desproporcionada”. No habrá espacio para comidas demasiado lujosas, pero sí la institución le garantizará un menú diario. Desayuno: pan con mermeladas más té o café; almuerzo: pueden ser legumbres y, en ocasiones, arroz con pollo u otras proteínas.

Compañero de los presos del estallido

Trascurrida la semana de cuarentena, Nicolás López podría ser ingresado al módulo 12 del mencionado recinto, donde hay ex uniformados y personas encausadas por delitos relacionados con el estallido social. Ahí, si Gendarmería no determina mantenerlo bajo mayores resguardos, podría estar en una misma celda de 3x3, pero con otros tres reclusos. Bajo ese régimen, de 8:30 de la mañana hasta las 17:30 horas podrá salir al patio y compartir con el resto de la población penal.

Como su defensa estima que en ese lugar corre riesgo lo más probable es que insistan en su traslado a Capitán Yáber, una vez que la autoridad penitenciaria despache el informe técnico de rigor en el que se evalúa el perfil del acusado y si existen plazas para recibirlo en ese recinto que está emplazado al costado de la Cárcel de Alta Seguridad que hoy está en remodelación.

“Él ha cumplido rigurosamente las tres medidas cautelares vigentes -firma mensual, arraigo y alejamiento de las denunciantes- desde el inició este largo proceso, hace casi cuatro años. La medida impuesta por el tribunal se acatará de manera inmediata, sin perjuicio de los recursos que presentaremos”, adelantó la abogada Paula Vial quien apelará a lo dispuesto hoy por los jueces orales.

Quienes conocen Santiago 1 aseguran que es imposible brindar en ese lugar una seguridad personalizada a un interno. Esto pues ya está sobrepasado. El recinto está pensado para albergar 4.000 reclusos y hoy hay más de 4.800, por lo que hay cientos de internos que ni siquiera tienen cama.

De todas maneras, la abogada de López ya informó que pedirá la nulidad del juicio, aunque eso, como aseveró el fiscal Francisco Lanas podría ser resuelto por la Corte de Apelaciones de Valparaíso en alrededor de un mes más.

Ahora si las últimas jugadas de la defensa no lograran su cometido y se confirmara la condena efectiva de cárcel, entonces Gendarmería deberá trasladar a López a otro recinto en el que estén los denominados “reos rematados”. Al interior de la entidad penitenciaria piensan que ya para esa época es posible que los trabajos en la CAS ya estén listos y sea ese el destino final para el cineasta.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.