Universidad Andrés Bello reconoce a Ricardo Lagos y Manuel Pellegrini con el Premio al Mérito 2022

23.11.2022 Santiago La Universidad Andrés Bello entrega el Premio al Mérito 2022. Este reconocimiento es uno de los más importantes conferido por la UNAB y está compuesto por 6 categorías: Ciencias; Arte y Cultura; Humanidades y Ciencias Sociales; Educación; Deporte y Bienestar y Figura del Año. Además, es otorgado por un jurado integrado por destacadas personalidades de diversas disciplinas. Este año, el Premio al Mérito Universidad Andrés Bello 2022, es entregado a Ricarlo Lagos, Manuel Pellegrini, Manuel Suarez, Jorge Tacla, Alvaro Rojas y Ana Maria Stuven.

Los galardonados compartieron las experiencias que forjaron sus carreras y sus vidas, reflexionando sobre el presente y sus desafíos, y el rol que juega la educación. Junto al ex Presidente y el entrenador del real Betis, fueron distinguidos el ex Rector de la U. de Talca Álvaro Rojas; la académica Ana María Stuven, el geólogo Manuel Suárez y el artista visual Jorge Tacla.



“El punto de vista de un mundo cada vez más integral, y que cada vez es más digital y menos de revolución industrial, significa entender que entramos en una época distinta, que nos obliga a tener otros tipos de referentes de los que hemos tenido”. Esas fueron algunas de las palabras del expresidente Ricardo Lagos tras recibir el Premio al Mérito, en la mención Figura del Año, entregado por la Universidad Andrés Bello.

Creado en 2002, el Premio al Mérito Universidad Andrés Bello busca reconocer a distintas personalidades por sus aportes en diversas disciplinas. Se compone de seis categorías: Ciencias, Arte y Cultura, Humanidades y Ciencias Sociales, Educación, Deporte y Bienestar, y Figura del Año. El reconocimiento es otorgado por un jurado que evalúa a los candidatos que son levantados por las distintas Facultades y unidades de la Universidad.

“Es bueno reconocer a otros que están haciéndolo bien, en todo ámbito de cosas y en todo nivel”, dijo el rector de la U. Andrés Bello, Julio Castro, quien aseguró que los distinguidos destacan por su enorme aporte a cada una de sus disciplinas, haciendo especial énfasis en que todos ellos reflejan muy bien los valores de la Universidad.

Durante la ceremonia de reconocimiento, en su discurso el expresidente Ricardo Lagos destacó que “en medio de un cambio epocal, la forma que estamos acostumbrados a pensar tiene que cambiar. El mundo se hace cada vez más global. ¿Cuál es el grado de autonomía para nuestras políticas en un mundo cada vez más integrado? ¿Podemos seguir utilizando los bienes del planeta como nos parezca, o debemos tener una actitud proactiva de protección? El cambio climático está ahí para quedarse y recordarnos que no está escrito que puede que la especie humana no es capaz de sobrevivir”.

Manuel Pellegrini se convirtió en el segundo premiado de la categoría Deporte y Bienestar –Jaime Fillol fue el primero que lo recibió en 2021–. El ingeniero civil, exfutbolista y entrenador es uno de los directores técnicos más relevantes del país por sus logros en Chile, Ecuador, Argentina, España, China e Inglaterra.

El actual técnico del Real Betis de España agradeció el premio, en especial porque “lo reciben de otras áreas de trascendencia para el país y la educación, que trasciende mucho más allá de la parte deportiva”. Por eso, recordó la etapa en la que combinó los estudios y el futbol: “Tuve la exigencia, la capacidad, y quizás la fortuna de tener una vida universitaria. Imposible no recordar cuando salí del colegio el año 70, lo difícil que era estudiar, porque si no era la U. Católica, la U. de Chile o la U. Técnica, no había donde estudiar”.

Por eso, manifestó “la alegría de tener tantas oportunidades distintas de universidades, con variantes, y alternativas de estudio creo que significa lo que es este país. Llevo 23 años afuera y cada vez que vengo es un orgullo ver cómo crece”.

Además, reflexionó sobre la clave de su carrera en el fútbol y en la dirección técnica. “Debía prepararme por si alguna vez me quería dedicar. La parte de preparación y educación fue fundamental para cualquier área de la vida, por eso valoro a la gente premiada. Yo no sabía si iba a hacer una carrera fuera de Chile, pero si me llegaba la oportunidad, quería tener la preparación suficiente para no fracasar”.

En la categoría de Humanidades, la distinción la tuvo Ana María Stuven, periodista de la U. de Chile, doctora en Historia de la U. de Stanford, profesora titular de la U. Católica y Diego Portales, miembro del Consejo de Comunidad Mujer y Directora de la Comunidad de Organizaciones Solidarias. “Me siento profundamente honrada de recibir esta distinción de parte de la U. Andrés Bello. La recibo con la humildad de quien ha recorrido el largo camino de la vida académica y personal con dificultades, pero también muchas oportunidades”, agradeció la historiadora.

Sus palabras se enfocaron en el contexto educacional, en especial a la importancia de las humanidades y ciencias sociales: “En momentos en que vivimos una crisis educacional y una profunda fractura social, retornar a las humanidades y a las ciencias sociales –en parte desvalorizadas por la profesionalización y el éxito económico– es recuperar el espacio donde los estudiantes aprenden a debatir”. Subrayó también la importancia de formar en humanidades en diálogos permanentes con las otras disciplinas, pues es “una manera de impedir que los ciudadanos conciban la educación con un sentido meramente utilitario”.

“Valoro mucho haber trabajado frente a una cárcel. Desde la ventana de la oficina en San Joaquín me enteré de que tan solo atravesando una calle convivían en la ciudad dos mundos separados e incomunicados; las oportunidades de unos y el abandono de otras se miraban el uno a la otra sin verse. Gracias a ese descubrimiento, la Corporación Abriendo Puertas sigue capacitando e insertando a mujeres privadas de libertad. Complementar el mundo académico con el compromiso social es una alternativa valiosa para quienes no quieren convertir la academia n un mundo autorreferente”, remató Ana María Stuven.

En la categoría de Educación, el galardón lo obtuvo Álvaro Rojas, médico veterinario y Doctor en Ciencias Agrarias de la U. de Múnich, ex Ministro de Agricultura de la Presidenta Michelle Bachelet, embajador en Alemania y rector de la U. de Talca en dos oportunidades. “He tenido la oportunidad de desempeñarme como autoridad por casi tres décadas. Me ha dado el privilegio de ser testigo de nuestro sistema de educación superior, que en los últimos 30 años ha tenido una dinámica particular”, indicó.

Rojas, uno de los principales responsables de la consolidación de U. de Talca, compartió sus ideas e inspiraciones que le permitieron éxito en sus labores: “El disponer de instituciones diversas es quizás una de las grandes riquezas que tenemos y debemos saber cuidar bien. Nos tocó desarrollar un sistema en un país que tiene un acendrado centralismo, una situación que no ha cambiado radicalmente”.

Por eso, subrayó que para “convivir en este sistema, suponía para nuestra institución la urgencia de encontrar elementos diferenciadores en nuestro accionar que hicieran posible transitar en un camino propio y poder desarrollar una identidad particular. En este marco, definimos la lista de preceptos o cánones con los que es posible conducir una universidad para alcanzar con ella un grado de éxito”. En esa lista, enumeró la vocación y la capacidad de enamorarse de los problemas, a la necesidad de distanciarse de la gestión intuitiva y apuntar a una mejor planificación y gestión, entre otros.

Manuel Suárez –geólogo de la U. de Chile, PhD de University of Birminghan (Inglaterra) y académico e investigador de Geología en la U. Andrés Bello– fue galardonado por sus cinco décadas de investigación y, sobre todo, por los hallazgos científicos que ha protagonizado, como el Chilesaurus diegosuarezi, fósil que reunía características únicas, además de otros restos de especies. “Yo me siento una persona tremendamente afortunada por varias razones y una de ellas es por ser geólogo en un país que es el paraíso de los geólogos. Mi trabajo es recorrer y estudiar las rocas en cordilleras en islas y felizmente acá todo esto se da muy bien, no hay ningún bicho peligroso. Además, queda mucho por hacer”, reflexionó.

El académico de la UNAB compartió algunas de sus experiencias durante sus primeros años, que le permitieron destacar en investigaciones geológicas y luego en hallazgos. “En 2004, de la mano de mi hijo, entramos al mundo jurásico. Él andaba buscando dinosaurios y pensaba que cualquiera que encontraba podía serlo, hasta que aprendió a reconocer la textura de los huesos y los fósiles dentro de las rocas, hasta que tuvo la suerte de encontrarlo”, relató Suárez. Eso sí, también dejó un mensaje: “La gran historia de la Tierra nos muestra que los genes han pasado por infinidad de obstáculos para llegar a formarnos a nosotros y debemos estar tremendamente felices de estar hoy aquí, porque no fue fácil. Pero también nos indica que nuestra especie es muy frágil y que necesitamos urgente poner cuidado en nuestro hogar, que es este el único hogar que tenemos”.

En la mención Arte y Cultura, el premio fue para Jorge Tacla, reconocido pintor chileno que ha recibido numerosos premios y becas, y que hoy reside en Nueva York, desde donde envió sus agradecimientos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.