Showroom sensorial

antico studio

La arquitecta argentina Ana Antico se lanzó hace dos años con su estudio de interiorismo Antico Studio. Su crecimiento inesperado y exponencial la tiene hoy inaugurando su nueva casa de trabajo inspirada en el hygge, la misma filosofía que mueve cada uno de sus proyectos.




Partió el 2018 asesorando gratuitamente a amigos que buscaban darles un nuevo aire a sus casas. Y lo que hacía a cambio era publicar los resultados de esos proyectos en su cuenta de Instagram. Así comenzó Ana Antico, nacida en Buenos Aires, con casi 15 años viviendo en Chile. Hoy cuenta con más de 20 mil seguidores en la red social, forma parte de la AdD y desde el primer año de bautizada su marca ha triplicado su cartera de clientes. Su nueva oficina es otra señal de este proceso de consolidación.

"Es la realización de un sueño que alguna vez pensamos inalcanzable. Se diseñó pensada como un segundo hogar. Queríamos que entrar a la oficina nos provocara una sonrisa. Imaginábamos un espacio agradable, luminoso, amplio, elegante y moderno. Buscamos que fuera cálida, acogedora, que proyectara serenidad y que invitara a sentarse a soñar y crear proyectos soñados", dice Ana con su inevitable acento bonaerense.

El espacio, ubicado en el primer piso del complejo de edificios de oficinas El Alba, ganador del Premio Aporte Urbano como mejor proyecto inmobiliario de altura media, resuelve óptimamente en 60 metros cuadrados un espacio multipropósito, donde aflora un aroma a ciprés francés, mucha luz natural y contacto con el verde. "Nos basamos en la filosofía hygge, que no es solo un estilo de decoración, sino un estilo de vida", dice Ana.

Dinamarca despunta cada año en el Informe Mundial de la Felicidad; son los prescriptores de esta filosofía. No existe una traducción exacta del término en castellano, pero consiste en disfrutar las pequeñas cosas que nos hacen felices.

La arquitecta explica que para lograr los objetivos emocionales del proyecto se utilizó una paleta de colores neutra, basándose en el gris y el blanco para propiciar la luminosidad y la serenidad, y mucha madera para dar un toque cálido y acogedor. Se retiró el cielo falso para ganar más amplitud y más luminosidad en el ambiente.

"La oficina está diseñada como open concept, con puestos de trabajo en los costados, un espacio común al centro de la habitación para tomar un café, comer algo o hacer reuniones de trabajo donde necesitamos compartir ideas. Separados por una puerta colgante corredera de vidrio y fierro están el escritorio principal  y un espacio para hacer las presentaciones a los clientes. Se diseñó un mueble especial para este espacio, para que la televisión, donde hacemos las presentaciones, quedara enmarcada como un objeto decorativo más", describe Ana.

Multipropósito

El proyecto era desafiante porque además de ser un lugar agradable estéticamente debía ser funcional para los objetivos del estudio: tenía que servir de showroom para sus clientes. Por esto diseñaron los muebles en distintos acabados: madera natural, melamina y lacados. "Usamos distintos tipos de herrajes para mostrar diferentes formas en que se puede abrir una puerta o un cajón; usamos diferentes tipos de pisos: de ingeniería, de madera natural y pisos de porcelanatos", explica. Dado que uno de los fuertes del estudio es el diseño de cocinas, el espacio común al centro de la oficina fue diseñado como una isla, con lavaplatos y barra incluidos. Además se aprovechó el espacio debajo de la isla para esconder refrigerador, microondas y vajilla, tal como lo ofrecen en sus proyectos.

Aprovechando este nuevo escenario Ana complementará su trabajo con cursos formativos. "El año pasado daba clases en Creative Academy y este año los empezaré a dar desde la oficina. Partimos en marzo con cursos de introducción al interiorismo y en 4 clases se llevan las herramientas básicas para diseñar sus propios espacios", anuncia Ana Antico.

[gallery ids="52350,52342,52352,52351,52344,52348,52345,52353,52343,52346,52347,52349" link="file"]

Comenta