El primer acercamiento al remake de Tony Hawk’s Pro Skater es una notable pastilla de nostalgia

Aunque el demo solo permite acceder a sesiones de dos minutos, no puedes parar de repetir las partidas que te llevan de regreso a este clásico que salió hace 20 años.


Todos los jugadores que reservaron en formato digital al remake de Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2 tendrán acceso, a partir de este viernes 14 de agosto, a una pequeño demo que abre las puertas del revival que concretó el estudio Vicarous Visions.

A partir de ahí, la nostalgia de aquella época de la primera Playstation, y sus posteriores traspasos a otras consolas, los golpeará tan fuerte como puede hacerlo una actualización visual que también replica la experiencia de tomar el control de un clásico.

Y es que jugar un mero nivel de este remake de los primeros Tony Hawk’s Pro Skater se convierte en una breve visita a la nostalgia. Ahí está todo lo que ofrece el nivel Warehouse, desde la ubicación de las rampas hasta la posición de los rieles, permitiéndonos acceder a sesiones de dos minutos para dar rienda suelta a nuestra patineta virtual. Es una invitación a conseguir la máxima puntuación con las piruetas y combos que podemos realizar, incluyendo al legendario 900.

De ahí que si jugaron el original, este remake es la oportunidad perfecta para volver a la experiencia que celebra al mundo skater, pero que estaba en el olvido cortesía de la sucesión de secuelas que exprimieron el néctar hasta agotarlo.Al tomar el control del demo, te sientes de inmediato de regreso a otra época, ya que el imperecedero gameplay del original es replicado a la perfección.

Lo importante también es que lo esencial no se ha perdido en el traspaso a la actual generación de consolas. Es decir, la experiencia no habría sido la misma si ahí no estuviesen canciones como “Afraid of Heights” de Billy Talent, “Superman” de Goldfinger, “Guerilla Radio” de Rage Against the Machine o “Lose Control” de Tyrone Briggs.

El recuperar a esas canciones, mientras tomas el control de tu skate, es la guinda de la torta que cierra el trato.

Esa misma exacta recuperación es la que permite desde ya adelantar que lo esencial no se ha perdido en el traspaso a la actual generación de consolas. Tampoco es menor el hecho de que todo está tan bien replicado, y tanta agua ha pasado bajo el puente, que la experiencia de volver a un Tony Hawk Pro Skater se siente realmente fresca en la actualidad.

Han pasado 20 años, pero experimentar a este videojuego te entrega un aire fresco ante el escenario actual de los videojuegos, por muy burdo que eso suene al considerar que estamos hablando de un remake. Ese es el gran logro de esta verdadera celebración de un clásico.

No es menor tampoco que en el demo tenemos acceso a estas sesiones de dos minutos que se llevan a cabo en el mismo pequeño escenario, pero simplemente no pude parar de jugar. Una sesión se convirtió en una rápida sucesión de partidas y, tal como sucedía en el original, la mejora paulatina en mi acercamiento se convirtió en una sucesión de combos, especiales y saltos imposibles. Eso probablemente solo tiene espacio para mejorar cuando esté la posibilidad de partidas con más de un jugador y la escalada de competencias se abra paso.

Quizás eso último es lo más importante. El acercamiento a esta serie de partidas se llevó a cabo de la mismo forma en que recordaba la experiencia de tomar el control de un Tony Hawk’s Pro Skater, por lo que consistentemente fue un recordatorio de lo que podía y lo que no era capaz de hacer, ya que nunca fui de los que lograba concatenar un número demente de trucos de forma sucesiva en los combos.

Al final de cuentas, puede que este es solo un demo, pero las perspectivas son inmejorables para esperar un remake que no pierda lo esencial en la actualización visual o las innovaciones que siempre buscan aportar algo nuevo. No, cuando quieres volver a un Tony Hawk’s Pro Skater, lo que quieres obtener es precisamente lo que tantea este demo. No más, no menos.

Comenta