Review | It Take Two: Un cooperativo que se disfruta de principio a fin

Un juego con una atractiva historia que atrapa con su jugabilidad.


Desde hace bastante tiempo las aventuras cooperativas han quedado relegadas a un segundo plano, siendo sustituidos por los multijugador competitivos o aventuras para un jugador, a pesar de esto cada cierto tiempo algunos estudios trabajan en juegos para compartir junto a algún amigo o pareja, ya sea a través de Internet o en el sillón de la casa. Este es el caso de Hazelight Studios, quienes hace unos años lanzaron A Way Out, y ahora regresan con una nueva aventura exclusivamente cooperativa: It Takes Two.

It Take Two nos presenta la historia de Cody y May, un matrimonio que tiene una hija pequeña y que debido a diversos problemas se encuentra próximo a divorciarse. Su hija ante la ruptura del hogar decide buscar ayuda en un libro que se centra en los problemas de pareja. Es aquí cuando ocurre la magia, convirtiendo a sus padres en dos muñecos y el libro cobrando vida para guiarlos a través de una serie de desafíos que tienen por objetivo que arreglen su relación y que recuerden que el amor también requiere trabajo y colaboración.

A través de las conversaciones de ambos personajes, sus interacciones con el libro de Dr. Hakim, y los diferentes niveles que posee el juego, es que nos vamos enterando de los diferentes problemas que tiene la pareja y conociendo un poco más de ellos y de su hija. Desde los problemas de comunicación, hasta la poca presencia en la vida de la hija son algunos de los tópicos que se tocan en este juego, todo con la dosis de humor necesaria para que no se vuelva una aventura un tanto trágica y se pueda disfrutar de principio a fin.

Mientras se va desarrollando la historia es que iremos recorriendo diferentes lugares de la casa en la que vive la pareja, con lo cual los recuerdos de diferentes cosas irán reflotando. Es así como recorreremos el taller, algunas de las habitaciones del hogar o incluso el árbol que se encuentra en el patio, todos modificados con toques fantásticos que sólo nuestros personajes pueden notar.

Todos estos escenarios se encuentran muy detallados con diferentes elementos que los vuelven muy atractivos visualmente, y aunque son bastante lineales constantemente nos iremos encontrando con diferentes detalles que antes habían pasado desapercibidos, incluso algunos guiños, como uno A Way Out, que se encuentra por ahí. .

Aunque la historia trata tópicos bastante interesantes, por lo que realmente brilla este juego, es su jugabilidad, y es que presenta una gran diversidad al momento de controlar a nuestros personajes, dándoles diferentes habilidades en cada uno de los niveles, por lo que siempre estaremos utilizando nuevas técnicas mientras vayamos avanzando.

El juego, como ya mencionamos es un cooperativo que no tiene la opción de un jugador, por lo que toda su construcción y jugabilidad se encuentra centrada en la colaboración entre ambos jugadores, esto se nota en todo momento, por lo que constantemente hay que coordinarse para utilizar las habilidades y así poder avanzar o acabar con los enemigos que van apareciendo.

Desde utilizar un martillo mientras el otro lanza clavos, hasta pilotear una aeronave mientras uno se encarga de disparar, son algunas de las habilidades que hay que coordinar a lo largo de It Takes Two. De igual forma el juego cuenta con su pequeño punto competitivo, y es que a lo largo de los diferentes niveles se pueden encontrar diferentes pruebas que enfrentarán a los dos jugadores y harán que estos puedan pasar unos momentos viendo quien es el mejor, sin afectar mayormente la historia.

La diversidad de niveles, y los diferentes elementos que lo componen hacen de It Takes Two un juego que siempre está sorprendiendo, al nivel que en ocasiones sea un juego clásico de plataformas, donde estamos saltando de un lugar a otro para avanzar, a que en otro momentos estemos disparando en tercera personas a unas avispas que buscan acabar con nosotros, o incluso tengamos un combate contra una ardilla como si se tratara de Street Fighter.

Es así como el juego siempre tiene cosas que entregar y que hace que queramos explorar cada rincón de los diferentes niveles que presenta, presentando varios elementos con los que podemos interactuar sólo por diversión y obtener un logro extra, sin afectar mayormente la trama o desarrollo del juego, así es como puedes terminar tomando fotografías de ambos personajes en un escenario que muestra el combate de las avispas con las ardillas, o incluso jugando a presionar los dientes del clásico juguete de cocodrilo para ver quien es mordido.

El juego finalmente se extiende por alrededor de 12 horas, y dado que no es muy difícil, a pesar de que constantemente nos enfrenta a puzles o cambios en la jugabilidad se avanza con bastante facilidad. Esto hace que la aventura se disfrute más ya que constantemente estamos frente a nuevos desafíos y en ningún caso repitiendo una misma parte una y otra vez.

En conclusión It Takes Two es un juego que se disfruta por su jugabilidad, cuenta con una historia bastante atractiva plagada de humor, y tocando unas temáticas que resultan bastante interesantes, y una diversidad de niveles y jugabilidad que siempre hace que queramos saber que viene después.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.