The Rise of Skywalker consideró reunir a Kylo Ren y Palpatine en las ruinas de Coruscant

El libro de arte de la película reveló que durante las primeras etapas del desarrollo el hijo de Han y Leia encontraba al Emperador en la antigua sede de la República.


Al comienzo de Star Wars: The Rise of Skywalker J.J. Abrams condujo a la audiencia a Exegol, un misterioso planeta ubicado en las regiones desconocidas donde Palpatine había permanecido oculto desde los eventos de Return of The Jedi.

Sin embargo, en un punto del desarrollo de la película el director y el equipo creativo del Episodio 9 consideraron concretar el encuentro entre Kylo Ren y Palpatine en nada más ni nada menos que Coruscant.

Según recoge ScreenRant, en el libro The Art of Star Wars: The Rise of Skywalker, el autor Phil Szostak detalla que The Rise of Skywalker contempló establecer a ese planeta como la base de operaciones del Emperador.

"En lugar de encontrar su camino a Exegol, en la versión de principios de noviembre de 2017 de la historia de The Rise of Skywalker, Kylo Ren toma su nave y llega a un Coruscant desolado y cubierto de cenizas, donde las calles de la ciudad una vez bulliciosas ahora estaban invadidas por lobos gigantes. Dentro del abandonado Templo Jedi, Kylo toma un ascensor central hasta el nivel más profundo del templo”, relata el libro.

Un concepto del encuentro de Kylo Ren con los lobos gigantes ya se había revelado anteriormente y aunque esta idea no se materializó en la película, es preciso señalar que la idea de incorporar a Coruscant en el cierre de la Saga Skywalker también estaba presente en la versión del Episodio 9 que pretendía concretar Colin Trevorrow.

Comenta