10 mitos de los autos eléctricos y por qué no temerles

Los vehículos recargables van tomando fuerza en nuestro país, pero todavía hay temores acerca de su funcionamiento.




El tema con los autos eléctricos todavía es desconocido para buena parte de la sociedad. Aunque cada día se hable más acerca de los vehículos recargables, todavía su funcionamiento es extraño para muchas personas y, como suele suceder frente a lo que no conocemos, se genera un temor.

Para conseguir que se puedan ir derribando mitos respecto de su funcionamiento, a continuación les dejamos el fact checking a los principales miedos que generan los autos eléctricos:

1. ¿Los vehículos eléctricos son seguros?

Sí, los vehículos eléctricos son tan seguros o más como los que ocupan motores a combustión y deben cumplir las mismas exigencias que todos los modelos que se comercializan en el país en cuanto a equipamiento de seguridad. Además, debido a su diferente matriz energética, disponen de sistemas de corta corriente para que, en caso de algún accidente, funcionen las protecciones que desenergizan el sistema.

¿Y por qué podrían ser más seguros? Al no tener tanque de combustible no tienen posibilidad de explotar, como puede ocurrir cuando se inflama la gasolina.

Power supply connect to electric vehicle for charge to the battery. Charging technology industry transport which are the futuristic of the Automobile. EV fuel Plug in hybrid car.

2. Los autos eléctricos, ¿se pueden cargar en cualquier enchufe?

Un auto eléctrico no es diferente a un producto inalámbrico en cuanto a su carga. Y así como se hace con un celular a diario, que lo cargamos en cualquier enchufe (siempre que tengamos el adaptador necesario) un vehículo recargable también se puede enchufar en una toma corriente de la casa. Eso sí, el tiempo de carga dependerá del tipo de cargador que ocupemos y de la capacidad de la batería del vehículo. Esto significa que mientras más energía uno desee almacenar en la batería, se necesitara un cargador de mayor potencia y eso redundará en menor tiempo. Ahora, si ocupo un enchufe de casa, el tiempo de carga aumentará y puede superar las 12 horas en algunos casos.

De todas maneras, si se carga el enchufe en el hogar, es bueno que se disponga de un empalme exclusivo para el auto (no ocupar las tradicionales “zapatillas” donde se junten más productos) y lo ideal es haber revisado el sistema eléctrico para que no exista una sobrecarga en la casa.

3. Me asusta quedarme sin batería a los pocos kilómetros

Un temor real, especialmente con los primeros autos eléctricos que llegaron al mercado, los cuales superaban apenas los 80 km (aunque por ficha técnica dijesen que pasaban los 100 km). Pero el rápido avance de la tecnología, el trabajo con las baterías que son capaces de mayor almacenamiento y las menores dimensiones de las mismas baterías, lo que deriva en menos peso del vehículo, han permitido que la autonomía se acerque mucho más a los 300 km y que en algunos casos se llegue a 450-500 km.

Y si se considera que, en promedio, una persona no maneja a diario más de 50-60 km (de la casa al trabajo), se trata de una autonomía que ni siquiera exigirá recargar a diario el vehículo. Eso sí, requiere un nuevo orden, estar preocupados con anterioridad de la carga, sabiendo de antemano la rutina que se tendrá al día siguiente. Y los que vivimos con la aguja más cerca de cero, claramente tendríamos que ajustar el chip en nuestra cabeza para no quedar botados o tener que andar buscando alguno de los puntos de carga.

4. ¿Los autos eléctricos se pueden ocupar bajo la lluvia o corro peligro de electrocutarme?

Es uno de los temores más comunes, puesto que se asocia el agua con el obvio peligro que existe al contacto de corriente. Pero la verdad es que no hay ningún inconvenientes, puesto que todos los autos eléctricos disponen de baterías que cumplen con la norma más alta de índice de protección (la IP67 o la IP68), con respecto a la tierra y al ingreso de agua.

5. Si hay un accidente, ¿tengo riesgo de electrocutarme?

Si el siniestro vial llegase a dañar el sistema eléctrico del vehículo, actuarían las protecciones de las baterías que señalamos anteriormente, eliminando el riesgo de electrocución.

Ahora, en el caso de que por algún motivo siguiera algún elemento energizado, existen protocolos de desconexión para cada vehículo y todo auto eléctrico tiene señalizado en color naranjo los componentes de alta tensión, para evitar que las personas intervengan en estos sin el conocimiento de los protocolos mencionados.

En esos casos, los encargados de apoyar - como Bomberos o Policías- deben estar entrenado para actuar con estos vehículos y seguir protocolos en caso de tener que romper el auto para auxiliar a una persona atrapada.

6. ¿Un vehículo eléctrico es más caro de mantener?

Los vehículos eléctricos todavía tienen precios bastante más altos que los modelos con motor a combustión, sin embargo, la brecha entre ambos irá estrechándose a medida que se masifique la tecnología.

Ahora, después de la compra de un auto eléctrico, la mantención es bastante más barata, porque tiene menos piezas y por que no tiene un motor que se deba reparar. A esto se suman ahorros en temas como aceites o lubricantes, ya que tienen menos piezas móviles.

Si a eso se le suma el costo por kilómetro que tiene un vehículo eléctrico, que en promedio gastará en electricidad un cuarto de lo que se gasta en bencina, completa un panorama que lo hace muy atractivo, especialmente para las empresas de reparto urbano.

7. ¿Los autos eléctricos entregan algo de deportividad o parecen carros de golf?

Una idea generalizada es que los autos eléctricos son suaves y carentes de emoción. Pero esa sensación entregan los vehículos de acercamiento, como los carros de golf. La verdad es que los autos eléctricos son capaces de alcanzar la misma velocidad que cualquier otro vehículo, solo depende de la configuración que tiene y de la capacidad de las baterías y los motores eléctricos con que cuente.

Además, los vehículos eléctricos tienen una mejor aceleración inicial que los vehículos a combustión, ya que que el motor eléctrico desarrolla todo su torque de manera lineas desde la partida y no requiere de unos segundos para conseguir el máximo de par.

8. Los autos eléctricos son peligrosos, ya que no emiten ruidos

Es uno los problemas que debieron enfrentar las marcas. Al no tener motor a combustión y solo funcionar con la silenciosa energía eléctrica, estos vehículos en ocasiones eran imperceptibles por personas no videntes (y también para los distraídos que cruzan la calle mirando el teléfono). A raíz de los accidentes que se podían provocar, en Europa y Estados Unidos se le comenzó a exigir a los fabricantes que incorporasen un sonido artificial para que se les pueda escuchar. Obviamente no llega a los decibeles de un motor V8, pero por lo menos cumple con el objetivo de que sea reconocido por las personas.

9. Un auto eléctrico es más eficiente en carretera

Acá tenemos otro precepto que se debe cambiar. Los vehículos con motor a combustión interna tienen un mejor rendimiento en carretera, ya que en esos caminos el motor trabaja con menos esfuerzo, se mantiene más estable el rango de revoluciones y eso deriva en que se consuma menos combustible que en la ciudad, donde muchas veces hay que estar subiendo y bajando marchas, con el consiguiente desgaste.

En el caso de los autos eléctricos es al revés, puesto que al ir en carretera el vehículo irá gastando su energía de manera progresiva. En cambio, cuando está en ciudad y se debe ir frenando de manera constante, el auto eléctrico lo que hace es ir regenerando energía a través del sistema de frenado. En palabras simples, cada vez que presiono el pedal del freno, “inyecto” carga a las baterías y así puedo aumentar la autonomía del vehículo.

10. No tendré dónde cargar el auto

Es una de las preocupaciones mayores y con razón. Para las personas que viven en casa y que tienen un enchufe cerca del estacionamiento, podría ser más sencillo de cargar en las noches, pero para alguien que vive en departamento se hace más complejo, puesto que debe hacer alguna modificación en el edificio que le permita pagar el uso que hace (y así no recibe quejas de los vecinos). Lo bueno es que muchas marcas están apoyando la instalación de cargadores domiciliarios tipo Wallbox.

Ahora, en la vía pública, existe un aumento importante de cargadores y ya se les puede ver en centros comerciales, clínicas y estaciones de servicio. Pero todavía es escaso el número de puntos de carga y si se quiere masificar el tema deberá existir un aumento considerable de la red de carga, no solo en la Región Metropolitana, sino también en carreteras y otras ciudades, ya que nadie quiere llegar a un cargador y tener que esperar una o dos horas para poder cargar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El análisis se basa en 489 estudios de poblaciones de hormigas que abarcan todos los continentes donde habitan estos insectos.