Isabel II es sepultada tras 11 días en ceremonia que congrega a más de 500 líderes mundiales

Reino Unido presenta sus respetos finales al monarca con el reinado más largo de la nación con procesiones y servicios en Londres y Windsor.


Reino Unido despidió el lunes de la reina Isabel II en un funeral de Estado que reunió a Presidentes y reyes, príncipes y primeros ministros, y a una multitud que se congregó en las calles de Londres para honrar a una monarca que tuvo 70 años de reinado.

El primer funeral de Estado desde el realizado a Winston Churchill en 1965, tuvo un gran despliegue y fue la culminación de un período de luto tras el fallecimiento de la monarca el 8 de septiembre pasado. Previo al servicio, una campana tocó 96 veces, una por minuto, por cada año de vida de Isabel. Después, 142 marineros de la Armada tiraron del carro de armas con el ataúd de Isabel hasta la Abadía de Westminster, donde los portadores del féretro lo llevaron al interior de la iglesia, donde unas 2.000 personas se reunieron para recordarla.

El féretro estaba cubierto con el Estandarte Real y sobre él se encontraba la Corona Imperial de Estado, que brillaba con casi 3.000 diamantes, y el orbe y el cetro del soberano. El féretro fue seguido en la iglesia por el rey Carlos III, el heredero al trono, el príncipe Guillermo, y Jorge, de 9 años, que es el segundo en la línea de sucesión. En una corona de flores sobre el féretro, una nota manuscrita decía: “En amoroso y devoto recuerdo”, y estaba firmada como Carlos R.

En la abadía se congregaron más de 500 jefes de estado, monarcas y dignatarios extranjeros. La lista de invitados incluía a más de 20 reyes y reinas de 12 casas reales reinantes, incluidos los Países Bajos, España y Bélgica, dos sultanes y el emperador de Japón. Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, y Anthony Albanese, primer ministro de Australia, se encontraban entre más de 40 jefes de estado de países de la Commonwealth.

Joe Biden, el Presidente de Estados Unidos, y Emmanuel Macron, el Presidente de Francia, estaban allí junto con casi otros 50 jefes de estado y de gobierno internacionales.

“Aquí, donde la reina Isabel se casó y fue coronada, nos reunimos de todo el país, de la Commonwealth y de las naciones del mundo”, dijo el reverendo David Hoyle, decano de Westminster.

El rey Carlos III, el príncipe Harry, el príncipe Andrés y el príncipe Guillermo asisten al funeral de estado y entierro de la reina Isabel de Gran Bretaña en Londres, el lunes 19 de septiembre de 2022. Foto: AP

El servicio, meticulosamente organizado, incluyó lecturas de la nueva primera ministra británica, Liz Truss, y la secretaria general de la Commonwealth, Patricia Scotland.

Tras dos minutos de silencio se cantó el himno nacional que ahora se titurla Dios salve al rey.

El lunes fue declarado feriado nacional en honor de Isabel. Según el diario Daily Mail, unas dos millones de personas se agolparon en el centro de Londres para ver el ataúd después del funeral de Estado en la Abadía de Westminster. Las personas cubrieron de flores el coche fúnebre real mientras viajaba a Windsor. Esto después de que Isabel II pasara por el Palacio de Buckingham por última vez. Se estima que unas 400 mil personas se acercaron hasta Westminster Hall para ver el féretro de la reina y que 4 mil millones siguieron los eventos del lunes por televisión en todo el mundo.

Último homenaje

La capilla del castillo de Windsor albergó el último homenaje público a la reina Isabel II en presencia de unos 800 invitados que despidieron a la difunta monarca en el mismo lugar donde se celebró el funeral por su marido, el príncipe Felipe.

El féretro de Isabel II entró en el templo seguido de nuevo por los principales miembros de la familia real, entre ellos el rey Carlos III y su esposa, la reina consorte Camila. El decano de Windsor presidió una ceremonia puramente religiosa en la que también ha participado el arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, señaló durante la ceremonia que “pocos líderes reciben el aluvión de amor que hemos visto” por Isabel. La noche anterior, Carlos III dio las gracias a la gente y dijo que él y su esposa Camila, la reina consorte, estaban “enormemente conmovidos” por la gran cantidad de personas que habían acudido a despedirse de la reina. “Mientras todos nos preparamos para decir nuestro último adiós, simplemente quería aprovechar esta oportunidad para dar las gracias a todas las personas que han sido de tanto apoyo y consuelo para mi familia y para mí mismo en este momento de duelo”, dijo en un mensaje.

Las ceremonias públicas culminaron con el ataúd de la Reina, aún envuelto en el Estandarte Real, que se bajó por debajo del coro de la Capilla de San Jorge a la bóveda real, desde donde fue trasladada el lunes por la noche para yacer junto a su esposo, padres y hermana en el George VI Capilla Memorial.

Se produjo después de un ritual solemne en la Capilla de San Jorge cuando el patrón de la barcaza de la reina y un sargento de armas retiraron los instrumentos de estado (la corona, el orbe y el cetro utilizados en la coronación) de la parte superior del ataúd.

El ataúd de la reina Isabel II es sacado después de su funeral en la Abadía de Westminster en el centro de Londres, el lunes 19 de septiembre de 2022. La reina, que murió a los 96 años el 8 de septiembre, será enterrada en Windsor junto a su difunto esposo, el príncipe Felipe, que murió el año pasado. Foto: AP

El momento representó la finalización de un círculo iniciado después de la muerte del difunto padre de la reina, Jorge VI, cuando los instrumentos fueron retirados de su ataúd y luego se los entregaron en su coronación en 1953.

Finalmente, el Lord Chambelán, líder de la casa real, rompió su varita de oficio, simbolizando el final de su servicio al difunto monarca, y la colocó en el ataúd de la Reina junto a la bandera.

“La reina ha sido enterrada junto al duque de Edimburgo en la Capilla Monumento del Rey Jorge VI”, informó la Familia Real británica en un comunicado oficial.

El último acto de una intensa jornada estuvo vetado a la prensa, por lo que apenas han trascendido detalles sobre cómo se han colocado los restos de la reina junto a los de su esposo, Felipe, fallecido en 2021 a los 99 años de edad. Sí se sabe que ha oficiado la ceremonia el deán de Windsor.

La operación de seguridad más grande del país

La llegada de líderes mundiales y otros dignatarios de 175 países con motivo del funeral implicó la operación de seguridad más grande que Reino Unido jamás haya visto.

Stuart Cundy, comisionado asistente adjunto de la Policía Metropolitana, dijo a The Telegraph que “nada se puede comparar” con la tarea “enormemente compleja”, y la describió como la “operación policial más grande” en la historia del Met .

Temprano en la mañana del lunes, los oficiales de policía formaron un anillo de seguridad, bloqueando las calles que rodean el Royal Hospital Chelsea, donde los jefes de Estado extranjeros se reunieron para ser transportados en buses a la Abadía de Westminster.

La casa de los jubilados de Chelsea quedó aislada del público por agentes uniformados y barreras de seguridad antes de la llegada de dignatarios. Pero se generaron disputas sobre que se había establecido un sistema de dos niveles, después de que Biden y Macron estuvieran entre los líderes mundiales que recibieron un permiso especial para viajar a la Abadía de Westminster en sus propios automóviles. Se dijo que se habían hecho excepciones debido a los arreglos especiales de seguridad requeridos.

El funeral de la reina Isabel es la mayor reunión de jefes de estado desde el servicio conmemorativo de Nelson Mandela , el expresidente de Sudáfrica, en diciembre de 2013, que congregó a alrededor de 500 dignatarios de alrededor de 190 países llegar a Johannesburgo, incluidos 120 jefes de estado y de gobierno y 12 familias reales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles




La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.