Congo: elevan a 272 los muertos en presunta masacre de civiles cometida por grupo guerrillero

Congoleños enciendan velas en memoria de las personas asesinadas por un grupo rebelde. Foto: Reuters

Las autoridades congoleñas señalaron que entre los fallecidos hay menores de edad que fueron masacrados en una iglesia y en un hospital.


Las autoridades de la República Democrática del Congo (RDC) elevaron a 272 los civiles fallecidos el pasado martes en una presunta masacre cometida por el grupo rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23) en la localidad de Kisishe, territorio de Rutshuru, en el este del país.

El ministro de Industria de esa nación, Julien Paluku, explicó en rueda de prensa que entre los fallecidos hay menores de edad que fueron masacrados en una iglesia y en un hospital.

Sin embargo, el M23 denunció que las acusaciones de Kinshasa son “infundadas” y argumentó que “el M23 nunca ha atacado a poblaciones civiles”.

En el marco de una cumbre en la capital de Angola, Luanda, para avanzar en la normalización de las relaciones diplomáticas, RDC y Ruanda acordaron el alto el fuego el pasado viernes, así como una retirada de M23 de las zonas recientemente conquistadas en la provincia.

La nueva ronda de conversaciones en la capital de Kenia, Nairobi, que arrancó el lunes de la semana pasada, tiene lugar después de que el grupo rebelde afirmara que acepta en principio el acuerdo para un cese de hostilidades en la provincia de Kivu Norte, aunque avisó de que se reserva cualquier derecho a responder a cualquier ataque.

Por otra parte, al menos trece personas han muerto este lunes en un ataque de individuos armados en la aldea de Kingala Matele, en el territorio de Bagata, en Kwilu.

Los asaltantes, encabezados por alias “Mobondo”, procedían de Bukangalonzo, en la provincia de Kwango, según explicó el jefe del sector de Wamba, Martin Gabia, en declaraciones al portal congoleño Actualite. El pueblo fue saqueado por los atacantes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Chieko Asawaka, líder de este proyecto, perdió la visión por completo a los 14 años, lo que la motivó a crear el dispositivo que utiliza inteligencia artificial..