Crisis migratoria pone en duda continuidad del gobierno alemán

German Chancellor Angela Merkel leads the weekly cabinet meeting at t

De todas formas, figuras cercanas en el seno de la CSU intentaban hasta última hora de anoche convencer a Seehofer de se retracte de su decisión de renunciar.


La canciller alemana Angela Merkel atraviesa un momento crítico, uno de los más complejos de su larga carrera.Hoy se cumplió el ultimátum que le había puesto el ministro del Interior, Construcción y Patria, Horst Seehofer, del conservador partido Unión Social Cristiana (CSU), para endurecer la política migratoria alemana. Y de esto podría depender su continuidad al frente de Alemania.

El futuro del gobierno de Merkel estaba en juego, luego de los acuerdos alcanzados el viernes por la Unión Europea sobre la crisis migratoria, para crear centros de refugios voluntarios.

Seehofer había advertido que actuaría en solitario si Merkel no ofrecía una política más restrictiva para los solicitantes de asilo. Si aquello hubiese ocurrido, la canciller alemana se hubiera visto en la obligación de destituirlo, lo que provocaría el fin inmediato del gobierno de coalición entre la CSU y el partido de Merkel, la Unión Demócrata Cristiana (CDU).

Tras las extensas reuniones que mantuvo cada partido hoy para evaluar lo acordado en Bruselas, Horst Seehofer anunció su intención de dimitir como ministro de Interior y como presidente de la Unión Socialcristiana (CSU) por sus diferencias con Merkel en relación con la cuestión migratoria.

Durante el domingo, pero más temprano, Seehofer había manifestado que los acuerdos europeos, anunciados el viernes, le parecían "insuficientes".

Así, según informaron medio locales, Seehofer manifestó que los efectos de esos acuerdos no podrían compararse con lo que se hubiese conseguido cerrando la frontera alemana a los inmigrantes registrados ya en otro país europeo, tal como él propuso.

"Hicimos mucho por este acuerdo en Europa. No estuve por cierto callada a un costado. En esto usted puede estar tranquila", le dijo este domingo Merkel a una periodista de la cadena ZDF, que le preguntó sobre el tema migratoria y el rol de Alemania tras la reciente cumbre europea.

Según France Presse, la CSU lleva semanas presionando a Merkel para que acepte su plan de rechazar en la frontera a los solicitantes de asilo que ya estén registrados en otros países o para que alcance acuerdos europeos que tengan el mismo efecto. La canciller se opone, sin embargo, a los rechazos en la frontera.

De todas formas, figuras cercanas en el seno de la CSU intentaban hasta última hora de hoy convencer a Seehofer de se retracte de su decisión de renunciar.

Comenta