Internacional Socialista, el principal organismo de la izquierda mundial que se opone al régimen de Maduro

Autor: Claudia Soto

Maduro
Nicolás Maduro. Reuters

El bloque, que reúne a 145 partidos progresistas, de izquierda y laboristas del planeta -incluyendo tres chilenos-, expulsó la semana pasada al partido del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Entre sus filas están, además, los partidos Acción Democrática, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo, todos opositores al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.


El 29 de enero pasado, tras una reunión de dos días en Santo Domingo, República Dominicana, el consejo de la Internacional Socialista (IS) resolvió reconocer los esfuerzos de Juan Guaidó de conducir una transición hacia la democracia en Venezuela. El organismo –que agrupa a 145 partidos políticos de izquierda y organizaciones de todos los continentes– consideró, igualmente, que la única manera de que el país supere su crisis es mediante la celebración “urgente” de nuevos comicios.

Dentro de las filas de la agrupación se encuentran tres de los partidos disidentes a Maduro y en los que militan algunas de las principales figuras de la oposición venezolana: Acción Democrática, Voluntad Popular -fundado por Leopoldo López y partido de Guaidó- y Un Nuevo Tiempo.

En la resolución difundida a fines de enero, el principal organismo de la izquierda mundial reiteró que el proceso electoral que llevó adelante el gobierno venezolano, donde Maduro logró su segundo mandato, “no contó con credibilidad democrática”, y que no puede ser reconocido, “por ser contrario a las normas democráticas de competencia, libertad y garantías”.

Ese mismo día, en una decisión considerada “desgarradora”, el consejo expulsó al Frente Sandinista de Liberación Nacional, al que pertenece el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. El partido, nació en 1961 inspirado en Augusto Sandino, para luchar contra la intervención de Estados Unidos.

Sin embargo, las violaciones a los derechos humanos y a los valores democráticos que se han cometido bajo el régimen de Ortega no coinciden, según la acción tomada por la Internacional Socialista, con las bases del bloque. “Es desgarrador cuando se decide excluir a alguien de la familia y más cuando se trata del Frente Sandinista de Liberación Nacional que tiene un pasado glorioso y ellos más que nadie debieron ser ejemplo del respeto a los derechos humanos”, dijo el presidente del comité de disciplina, Rafael Michelí, en esa oportunidad.

La presencia de Chile en la entidad está representada por el Partido Socialista (PS), el Partido por la Democracia (PPD), el Partido Radical (PRSD). De hecho, en octubre de 2018, cuando las tres colectividades conformaron la “Convergencia Progresista” -sin la DC y el PC, argumentaron como uno de los motivos para su unión la convivencia al alero de la Internacional Socialista.

En la reunión de República Dominicana, además, tuvo un rol relevante una figura de peso en el PS chileno: la expresidenta de la colectividad, senadora e hija de Salvador Allende, Isabel Allende.

En declaraciones entregadas a La Tercera, la parlamentaria explicó que la IS representa “nuestros valores y actuar común, los que distan de lo que vemos en estos países (Venezuela y Nicaragua). El socialismo democrático se basa en la defensa irrestricta de los derechos humanos, la paz, el diálogo, la libertad y la democracia”.

Sobre el caso de Venezuela, Allende –que manifestó hace algunos días que la comparación de Maduro con su padre, el ex Presidente Salvador Allende, “es casi una ofensa”– señala que sigue con “gran preocupación” la situación de los últimos días. “A la izquierda chilena nos causa mucha desazón su situación actual por su tremenda generosidad en los años 70 y 80, recibiendo miles de compatriotas exiliados que buscaron refugio, logrando una acogida inmediata y sin condiciones. Lo que esperamos es que se realicen elecciones libres e informadas”, dijo.

Las señales que ha dado la Internacional Socialista, dicen fuentes de la colectividad, son vitales para marcar distancia entre lo que califican como colectividades socialistas “democráticas” -reunidas en la IS-, y aquellos partidos como el de Maduro (Partido Socialista Unido de Venezuela), con el que comparten nomenclatura pero no pertenecen a la IS y son considerados como “dañinos” por algunos sectores de la izquierda chilena.

De hecho, en el PS enfatizan en que la Internacional Socialista, para permitir el ingreso de nuevos miembros, exige el patrocinio de partidos del país en cuestión que participen de la IS, lo que garantizaría -señalan- la presencia de organismos políticos validados como “democráticos”.

En medio de la crisis que atraviesa Venezuela, además, algunos de los principales dirigentes del PS, como la propia senadora Allende, han hecho esfuerzos para distanciar la figura de Maduro de la del expresidente Allende.

“La estatura de Allende como un demócrata ejemplar no se compara en absoluto con la de Maduro”, señaló el fin de semana el presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde a La Tercera en esa dirección.

#Tags


Seguir leyendo