Zelensky modera postura sobre acceso a OTAN y se abre a un acuerdo con Rusia sobre Crimea y el Donbás

El Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, habla por videoconferencia en vivo en la Cámara de los Comunes, en Londres, el 8 de marzo de 2022. Foto: AFP

Sin embargo, el mandatario ucraniano no da señales de claudicar. "Seguiremos luchando por nuestra tierra, cueste lo que cueste, en los bosques, en los campos, en las costas, en las calles”, aseguró.




El Presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, se abrió a no insistir en que Ucrania integre la OTAN, uno de los temas esgrimidos por Rusia para invadir su país. Así lo dio a conocer en una entrevista difundida por el canal estadounidense ABC, en la que también afirmó estar dispuesto a alcanzar un “compromiso” sobre el estatus de los territorios separatistas en el este de Ucrania, cuya independencia reconoció unilateralmente el Presidente ruso, Vladimir Putin, antes de comenzar la guerra, el 24 de febrero pasado.

“En lo referente a la OTAN, he moderado mi posición sobre este tema hace ya algún tiempo, cuando entendimos” que la Alianza Atlántica “no está preparada para aceptar a Ucrania”, declaró. “La Alianza tiene miedo de cualquier cosa polémica y de una confrontación con Rusia”, agregó.

Rusia, además del reconocimiento de la península de Crimea y de Donetsk y Lugansk, exige garantías de que Kiev nunca ingrese a ningún bloque. El Kremlin considera amenazante esta ampliación y las posiciones militares de los aliados occidentales cerca de las fronteras rusas.

Parlamentarios británicos escuchan al Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, hablándoles por videoconferencia en vivo en la Cámara de los Comunes, en Londres, el 8 de marzo de 2022. Foto: AFP

Poco antes de la invasión, el Presidente Putin reconoció a las dos autoproclamadas repúblicas separatistas prorrusas en el este de Ucrania que llevaban en guerra contra Kiev desde 2014. Ahora exige que Ucrania también reconozca su independencia.

Sobre este tema, Zelenski declaró a ABC que está abierto al diálogo. “Hablo de garantías de seguridad. Creo que cuando se trata de estos territorios temporalmente ocupados (...), que solo han sido reconocidos por Rusia (...), podemos discutir y encontrar un compromiso sobre el futuro de estos territorios”, explicó.

“Lo importante para mí es cómo van a vivir las personas que están en estos territorios y que quieren formar parte de Ucrania”, añadió, considerando que el tema es “más complejo que simplemente reconocerlas”.

“Lucharemos hasta el final, en el mar, en el aire”

Posteriormente, Zelensky se dirigió por videoconferencia a la Cámara de los Comunes en Reino Unido y recibió una ovación de pie después de parafrasear uno de los famosos discursos de Winston Churchill durante la guerra al prometer su continua resistencia a la invasión de Rusia.

“No nos daremos por vencidos y no perderemos. Lucharemos hasta el final, en el mar, en el aire. Seguiremos luchando por nuestra tierra, cueste lo que cueste, en los bosques, en los campos, en las costas, en las calles”, dijo el mandatario ucraniano.

El Presidente ucraniano Volodymyr Zelensky hablando en la capital, Kiev. Foto: AFP

Evacuaciones

En el terreno, Ucrania evacuó convoyes de civiles de la sitiada ciudad de Sumy, en el noreste del país, al tiempo que los bombardeos rusos forzaron la interrupción de las evacuaciones y millones de personas quedaron atrapadas en otras áreas aisladas por los avances rusos.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo que había abierto lo que dijo eran corredores humanitarios desde Kiev, Chernihiv, Kharkiv y Mariupol, además de Sumy. Sin embargo, los funcionarios ucranianos manifestaron que solo el de Sumy había sido coordinado por ambas partes, por ahora.

En el decimotercer día de la guerra en Ucrania, el número de personas obligadas a escapar de Ucrania ahora ha superado los dos millones, con un millón más de desplazados dentro del país después de huir de sus hogares, dijo la agencia de refugiados de las Naciones Unidas.

Refugiados ucranianos esperan dentro de la sala principal de la estación de trenes en Przemysl, Polonia, el 8 de marzo de 2022. Foto: Reuters

Rusia ha trasladado a Ucrania casi el 100% de las fuerzas que colocó cerca de la frontera. La mayoría de las nuevas fuerzas entraron desde el norte del país, lo que sugiere que reforzarían a las tropas rusas que enfrentan una fuerte resistencia ucraniana en su avance sobre Kiev, dijo el portavoz del Pentágono, John Kirby.

Kirby señaló que Rusia también estaba empleando cada vez más “fuegos de largo alcance” (artillería, cohetes y misiles) para atacar ciudades mientras sus fuerzas continúan enfrentándose a obstáculos, particularmente en el norte y noreste de Ucrania.

En la ciudad de Mariupol, en el sureste del país, donde los esfuerzos para implementar un alto el fuego fracasaron por cuarto día consecutivo, los residentes se han quedado sin electricidad, cobertura de telefonía celular o suministro de agua durante más de una semana. Las fuerzas rusas atacaron los barrios residenciales de Mariupol cuando los defensores de la ciudad se negaron a rendirse. El alcalde electo de la ciudad, Vadim Boychenko, dijo que los niños de la ciudad de 400.000 habitantes han comenzado a morir de deshidratación.

En Sumy, una capital regional de 260.000 habitantes, los bombardeos aéreos rusos alcanzaron varios rascacielos residenciales y mataron a 19 adultos y dos niños, dijo la oficina del fiscal regional. El gobierno regional agregó que las fuerzas ucranianas que usaron drones de fabricación turca pudieron golpear y destruir tres columnas rusas que se movían para atacar la ciudad.

Un vehículo militar destruido, en medio de la invasión rusa de Ucrania, en la región de Sumy, Ucrania, el 7 de marzo de 2022. Foto: Reuters

Alrededor de la ciudad estratégica de Izyum, en el este de Ucrania, las fuerzas rusas avanzaron mientras intentaban rodear a algunas de las fuerzas más fuertes del país en la región de Donbás. Ucrania continuó repeliendo los intentos rusos de irrumpir en la ciudad portuaria de Mykolaiv, en el sur, la puerta de entrada a Odessa. Unos 3.000 civiles lograron huir de la disputada localidad de Irpin, al noroeste de la capital, Kiev.

Por otra parte, funcionarios de inteligencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos dijeron que estiman que entre 2.000 y 4.000 soldados rusos han muerto desde la invasión de Ucrania hace casi dos semanas.

Sin embargo, el general Scott Berrier, director de la Agencia de Inteligencia de Defensa del Pentágono, agregó que el número estimado es de “baja confianza”, ya que se cumplió utilizando una combinación de datos de código abierto y fuentes de inteligencia.

La estimación de Estados Unidos sigue siendo mucho más baja que las cifras no verificadas que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania publicó el martes, diciendo que hasta el momento han muerto unas 12.000 “fuerzas de ocupación rusas”.

En tanto, Polonia informó que puso a disposición del Ejército de Estados Unidos de manera “gratuita” todos sus cazas de combate MIG-29, con el objetivo de que puedan ser utilizados por pilotos ucranianos en el conflicto con Rusia.

Una mujer con la bandera ucraniana sube a un tren que se dirige a Cracovia, en el cruce fronterizo en Medyka, Polonia, el 8 de marzo de 2022. Foto: AP

En ese sentido, el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia añadió que los cazas pondrán rumbo de “inmediato” a la base que Estados Unidos dispone en la localidad alemana de Ramstein y, a cambio, pidió a Washington que les facilite “aviones usados con las capacidades operativas correspondientes”.

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, por su parte, criticó ayer nuevas leyes vagas que permiten a las autoridades rusas arrestar e imponer penas de prisión de hasta 15 años a aquellos a los que acusa de difundir “noticias falsas” al criticar la guerra en Ucrania. Michelle Bachelet dijo que abrió la puerta a una mayor represión de la población civil del país.

El “espacio para la discusión o la crítica de las políticas públicas, incluida la acción militar (de Rusia) contra Ucrania, está cada vez más y profundamente restringido”, afirmó Bachelet.

El Alto Comisionado informó que Rusia ya había “arrestado arbitrariamente” a 12.700 personas por participar en protestas pacíficas contra la guerra desde que Moscú lanzó su ataque no provocado contra la vecina Ucrania. También señaló que los medios restantes en el país estaban obligados a usar solo información y términos oficiales. Por ejemplo, a los medios rusos no se les permite llamar al conflicto una “guerra”, sino que tienen que usar el término preferido del Kremlin, “operación militar especial”.

Por otra parte, el líder opositor Alexei Navalny instó a los rusos a protestar contra “la sangrienta empresa de Putin”. El encarcelado crítico del Kremlin señaló que “las protestas contra la guerra no deben detenerse bajo ninguna circunstancia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.