Chile tiene 158 oncólogos para tratar a 53 mil enfermos de cáncer

De ellos, 69 están en la red pública, con dispar distribución: Santiago tiene 27 y Atacama ninguno. Plan Nacional busca sumar 130 especialistas a 2022.


El cáncer ya es la segunda causa de muerte en Chile y se proyecta que a 2020 pase a liderar el registro. En ese contexto, la situación del sistema de salud, para hacer frente al rápido aumento de esta enfermedad, es, al menos, precaria: solo existen 158 oncólogos en todo el país.

La proyección que maneja el Ministerio de Salud para este año es que habrán 53.365 nuevas personas diagnosticadas con distintos tipos de cáncer. Así, en un cálculo simple, cada oncólogo debería tratar a 337 enfermos, para dar abasto a la demanda. Y eso, sin contar a los pacientes antiguos, que se arrastran de años anteriores.

Esta ecuación, sin embargo, no puede ser proporcional, pues de los 158 especialistas, solo 69 -el 44%- trabajan en la red pública, que atiende a 13 millones de personas. Así, los restantes 89 oncólogos se desempeñan únicamente en el sector privado, donde hay 3,5 millones de beneficiarios.

A esto se suma otra dificultad: una muy dispar distribución geográfica, que lleva a que los expertos en cáncer estén fuertemente concentrados en el centro del país. Así, mientras la Región Metropolitana cuenta con 27 oncólogos, Atacama no tiene ninguno y las zonas extremas tienen uno o dos.

Esto implica para muchos pacientes tener que trasladarse a otras regiones, por plazos indeterminados, para recibir el tratamiento que necesitan, con costos que asume – en parte- cada Servicio de Salud. Y esto, para el caso de los cánceres que no están en el Auge/Ges, implican largas esperas para conseguir una hora con el especialista y para acceder al tratamiento requerido.

Un ejemplo de eso, está en el último informe de cáncer que el Minsal envió al Congreso. Allí se informa que casi 16 mil pacientes requieren radioterapia al año en el país, pero admiten que “en la realidad el número de pacientes que accede al sistema y al tratamiento es menor al esperado, debido a múltiples factores que dificultan el acceso y la oportunidad”.

En el mismo informe se destaca que solo hay 16 aceleradores lineales -para tratar tumores- en siete hospitales del país, pero que para responder al 100% de la demanda se requieren 35. Además, se plantea que, considerando el avance de la enfermedad, a 2025 se necesitarán 65 unidades, cuatro veces lo que existe hoy.

¿Por qué solo hay 158 especialistas en cáncer, considerando el rápido avance de la patología? Para Andrés Mercado, Coordinador de Formación y Capacitación del Ministerio de Salud, las causas son multifactoriales. Una de ellas, es que se destinan entre 10 y 12 becas de especialización anuales para los médicos, financiadas por el Estado, pero no todas se ocupan. “Existen trabas administrativas: para tomar oncología, se debe haber cumplido con medicina general, que dura siete años, luego con la especialidad de medicina interna, que dura otros tres, y luego la devolución de la beca al sistema público, que son seis años más. Es decir, después de 16 años, de formación y devolución, se puede optar por oncología”, dice Mercado.

El exministro de Salud, Jaime Mañalich, suma a esta traba la falta de campos clínicos: “La formación oncológica requiere un centro muy calificado, con alto volumen de radioterapia, cirugías, quimioterapia y anatomía patológica, y los lugares donde se puede aprender todo eso y con el tipo de sofisticación que se requiere, son muy pocos en Chile”.

Mañalich sostiene que hay un costo personal para los médicos que también pesa al momento de elegir la especialidad. “Las becas no se llenan porque la vida de un oncólogo es dura y las remuneraciones no son buenas comparadas con otras especialidades y subespecialidades”, añadió.

En tanto, frente a la tesis de que los mismos oncólogos hayan frenado la formación, el presidente de la Sociedad Chilena de Oncología, Luis Villanueva, es tajante al descartarla, y asegura que año a año se han aumentado las becas, pero que los médicos no las toman. “Jamás hemos hecho eso, queremos absolutamente que se formen oncólogos, decir eso es una locura”. Villanueva agrega que “las becas no se llenan porque no hay postulantes”.

La situación ha llevado al gobierno a crear un Plan Nacional de Cáncer, lanzado esta semana, junto con una ley que se enviará al Congreso. Ahí se contempla disponer de 130 nuevos oncólogos a 2022, para lo cual los centros formadores duplicarán la oferta de becas, llegando a 25 al año.

“Chile tiene un problema de brecha en el número de oncólogos y también en su distribución, y por eso el Plan de Cáncer va a resolver de manera estructural este problema”, dijo el ministro de Salud, Emilio Santelices.

Ese plan contempla además, que a los cinco centros especializados que conforman la Red Oncológica de Chile -ubicados en Antofagasta, Valparaíso, Santiago, Concepción y Valdivia-se sumen once nuevos y se amplíen otros dos.

Según Sergio Becerra, jefe del Programa de Cáncer del Minsal, la distribución de los nuevos subespecialistas se hará a nivel regional, según la necesidad de cada zona, y asociados a los centros antes mencionados.

Seguir leyendo