Facturas falsas del Ejército se usaron para pagar colleras, iPads y celebraciones

Imagen-A_UNO_988162

En los cuadernos Tecnodata II y Tecnodata III, la ministra Romy Rutherford investiga facturas adulteradas por cerca de $ 90 millones.

En los dos procesamientos de la jueza Romy Rutherford contra el general (R) Jozo Santic se da cuenta del uso irregular de 60 documentos de la empresa Tecnodata.




"Mira Clovis (Montero), eso es una hueá que todo el Ejército lo está haciendo (...) Picolini, Tecnodata, o lo que haya sido, estamos hablando de 200 lucas (...), 500 lucas. ¿Y pa' qué? Pa' pagar las cuotas o los cumpleaños de las señoras, está mi señora, tu señora y la señora de todos los oficiales, pa' pagarles el almuerzo cuando los oficiales están de cumpleaños, pa' pagarle las colleras al jefe de Estado Mayor". Las palabras son del exjefe de Finanzas del Ejército, el general (R) Jozo Santic, quien le hablaba a Clovis Montero, exsubtesorero del Ejército. Esta conversación grabada fue exhibida por la jueza Romy Rutherford a Santic cuando este último declaró ante ella en calidad de inculpado, el 28 de febrero pasado.

El diálogo fue incluido en los dos auto de procesamientos que la magistrada dictó en contra de Santic por fraude al Fisco el lunes.

En ambas resoluciones, a las que accedió La Tercera, Rutherford le atribuyó a Santic haber gestionado en total 60 facturas falsas por $ 88.178.948 a Tecnodata (empresa de insumos computacionales) cuando era director de Finanzas del Ejército, entre diciembre de 2010 y diciembre de 2013. En este periodo, el comandante en jefe de la institución castrense era Juan Miguel Fuente-Alba, quien está procesado por malversación de caudales públicos por $ 3.500 millones.

En los procesamientos a Santic se reconstruye, en base a las declaraciones de los funcionarios de la Tesorería del Ejército, cómo era el modus operandi para generar estas facturas falsas, que luego habrían sido gastadas por Santic para uso personal y otras actividades del Ejército.

La forma de operar la explicó el coronel (R) Clovis Montero en su declaración a Rutherford. Ahí señala que "una vez que Tecnodata recibía el pago, le hacía entrega a él del 66 % del valor de la factura, toda vez que Esquivel se quedaba con el IVA más el 15 %. De lo que él recibía en dinero en efectivo, señala que hacía la entrega del total a Santic".

Los gastos de Santic

Según Montero, cita el procesamiento, los dineros recaudados a través de las facturas falsas eran usados por Santic para diversos ítems. Por ejemplo, dijo que la factura N° 136266 se usó para comprar las invitaciones de un bingo para las señoras de los oficiales.

Además, Montero reconoció que estos recursos podían ser en pesos, dólares o euros: "Respecto de los euros, Santic se los pedía para que Gino Mesina, que en ese tiempo estaba en la misión militar de Chile en España, le comprara repuestos para el auto del hijo, que al parecer, además de ser mecánico, corría autos".

Rutherford también pidió detalles al oficial (R) de la factura N° 142826 por $ 1.488.709. El exuniformado aseguró que "esta factura corresponde al pago de la celebración del cumpleaños del general Antonio Cordero Kher que se realizó en el restaurante 'La casona de don Nacho' en noviembre de 2011". Agrega que con el mismo dinero de esa factura se compró a Cordero Kher unas colleras Mont Blanc de la tienda HBC Briones. El regalo costó $ 300 mil y se hizo con cargo a estas boletas.

Montero señaló a Rutherford "que de los gastos reservados es donde Santic obtenía la mayor cantidad de dinero en beneficio personal, considerando, además, su relación con Jorge Cortez". Este último, exasesor del Ejército que es indicado como el encargado de repartir los dineros al interior de la institución.

La confesión

A pesar de que Santic niega haberse quedado con dinero de esas boletas falsas, reconoce usos irregulares. "Sí se hizo esto de haber comprado regalos para distintas personas, celebraciones y eventos que se pagaron con facturas falsas, fue en contadas oportunidades, no era una práctica normal".

En tanto, consultado por otros oficiales que podrían tener conocimiento de estas prácticas, se señaló: "No sabría decir quién más sabía sobre esto, sobre las facturas falsas y lo que se pagaba con ellas. Él supone que todos los que iban al almuerzo estaban involucrados. Eran los oficiales de planta destinados a la Dife, el año 2012-2013".

Comenta