Fiscalía indaga denuncias cruzadas de comuneros de Licán Ray y un agricultor tras violento incidente

Los integrantes del lof Challupén aseguran que fueron amenazados con una pistola por Luis Gómez Guitterman, quien a su vez señala que su propiedad sufrió daños.


“Atrás, atrás”, gritaba un hombre con una pistola en la mano, apuntando -a la altura de las cabezas- a un grupo de mapuches que lo seguía y le devolvía: “Llama a los pacos, poh, llámalos”.

El incidente, grabado con un teléfono celular y después difundido por redes sociales, fue violento y extremadamente tenso. Ocurrió este domingo, pasadas las 11 horas, a orillas del lago Calafquén, Región de La Araucanía. Allí, integrantes de la comunidad mapuche Leufu Challupén, de la zona balneario de Villarrica, denunciaron a Carabineros haber sido amenazados con un arma de fuego durante una ceremonia indígena por el dirigente de la Cámara de Turismo de Licán Ray, Luis Gómez Guittermann.

La denuncia, sin embargo, es cruzada, porque Gómez Guittermann aseguró a la policía que un grupo de personas (los comuneros) ingresó en su propiedad e hizo destrozos, por lo cual él se defendió con un arma legalmente inscrita.

Ceremonial

“Hubo disparos al aire, los niños quedaron todos asustados, también había ancianos”, comentó un comunero. Según el grupo de mapuches, se trataba de un ceremonial espiritual en la desembocadura del río Leufu Challupén, lugar que es resguardado por la comunidad de ese mismo nombre.

Herber Katrilef es el lonko de la entidad. Dijo que “estábamos realizando una ceremonia cuando llegó un particular, que vive en el sector y con quien tenemos un conflicto, porque él mantiene una usurpación del lecho del río que nosotros estamos defendiendo”.

Añadió que “nosotros éramos cerca de 50 personas. Y ese caballero llegó con amenazas al grupo, hasta que como en cuatro oportunidades hizo uso de su arma. Nosotros esperamos; la comunidad le dijo que tenía que retirarse, pero no nos hizo caso y al final se fue alejando hacia la propiedad, gritándonos cosas”.

Otro dirigente mapuche agregó que “este lugar es una propiedad fiscal y todos tenemos derecho a ocuparla”.

Versión del parcelero

La versión del parcelero, en tanto, difiere de la planteada por Katrilef. Luis Gómez Guittermann, de 75 años, reside en el lote 122 del sector y aseguró que “lo sucedido es el corolario de una serie de problemas”.

Relató que vive en ese sector desde hace 35 años y que sus documentos de título de dominio indican que ese sector del río queda dentro de su propiedad.

“Lo que ocurre es que hay un grupo de mapuches en las cercanías que quiere usurpar estas tierras. Me han sacado árboles, cercos, he hecho denuncias a los tribunales y no pasa nada. Ayer (domingo) los aprecié dentro de mi terreno y este señor Ankalef, que tiene prohibición de la Corte de Apelaciones de Temuco de ingresar a mi predio, organizó la ceremonia solo para provocarme”, explicó.

Respecto del incidente con la pistola, Gómez precisó que “se me vino encima, le dije que si daba un paso más, se iba a ir de este mundo, yo se lo dije, está grabado; entonces, ahí paró. Porque él cree que esto es broma. Y no es broma, yo tengo 75 años, no estoy para esperar, ni tengo mucho tiempo en la vida para ver qué sucede con los tribunales. Estoy defendiendo lo mío, no puedo aceptar intrusos que me vienen a romper las cosas (…) Si 25 personas se me abalanzan y veo mi vida en peligro retrocediendo y me caigo, estoy obligado a disparar”.

Fiscalía y Carabineros

Por lo ocurrido existe una doble denuncia ante Carabineros de Licán Ray.

“Cuando llegó la policía, la comunidad estaba terminando su rogativa e hicieron una denuncia contra el propietario del terreno, por supuestas amenazas. Posteriormente, fue el propietario quien interpuso su propia denuncia por daños. Según esta persona, le habían sacado unos árboles de su predio”, explicó el teniente coronel de Carabineros de la Prefectura de Villarrica, Miguel Ángel Irribarra.

La fiscalía investiga lo ocurrido. El persecutor jefe de Villarrica, Carlos Hoffmann, indicó que se está verificando si el armamento empuñado por Luis Gómez, según el registro del video, se encuentra correctamente inscrito y si tiene permiso para portarlo, de acuerdo a lo establecido en la Ley de Control de Armas y Explosivos.

“Efectivamente, hay dos versiones para lo sucedido en el sector Challupén. El delito de amenazas es denunciado por una comunidad indígena. De hecho, acompañaron a la fiscalía algunos proyectiles que encontraron del arma supuestamente utilizada. Por otra parte, la persona que es imputada por estos hechos también denunció a esta misma comunidad, que se habrían causado daños en una plantación de árboles que tiene en su predio, avaluando los destrozos en cerca de un millón de pesos”.

Seguir leyendo