Procesamiento a general afecta compromiso del Ejército con Espina

El comandante en jefe del Ejército, Ricardo Martínez, y el ministro de Defensa, Alberto Espina.

Ministra en visita Romy Rutherford encausó por fraude al Fisco al oficial Alejandro Villagra.


A cinco meses de una de las renovaciones más profundas en el Alto Mando del Ejército, la institución castrense recibió un nuevo golpe. Este lunes, la ministra en visita Romy Rutherford procesó al jefe de la Brigada Acorazada del Norte, general de brigada Alejandro Martínez, por fraude al Fisco por más de $ 9 millones.

El encausamiento de la ministra Rutherford apunta a las supuestas irregularidades en la devolución de dineros en la compra de pasajes al extranjero, en una comisión de servicio de Villagra a Ecuador, en 2011, junto a su esposa e hijas. El oficial quedó detenido.

Tanto en el Ejército como en el Ministerio de Defensa la investigación de Rutherford causa inquietud, pero no particularmente el caso de Villagra, sino por los alcances de las pesquisas, pues podrían involucrar a más generales en ejercicio. Incluso de división.

Esta preocupación radica en que el 9 de noviembre del año pasado el Presidente Sebastián Piñera aceptó la propuesta del comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Martínez, para renovar el Alto Mando. Esto, luego de que el propio secretario de Estado, según relataron distintas fuentes consultadas, le pidiera “limpiar” el generalato.

Fueron 21 altos oficiales los que pasaron a retiro , tras una revisión de antecedentes de todo el cuerpo de generales y así descartar que el nuevo Alto Mando tuviera procesos pendientes con la justicia, especialmente en la investigación a cargo de Rutherford.

Este cambio en el generalato se dio tres semanas después de que la ministra en visita procesara al segundo hombre al mando en la institución castrense, el general John Griffiths. Incluso, fue el propio Presidente Piñera el que, días antes de la renovación del Alto Mando, señaló, el 23 de octubre, que “le he pedido al ministro de Defensa, y lo voy a conversar con el comandante en jefe, que ahora que nos toca la responsabilidad de constituir el nuevo Alto Mando, estamos examinando con mucho rigor y profundidad los antecedentes”.

Ya con la nueva jefatura en el Ejército, según fuentes de la institución, Martínez armó su organigrama institucional con sus hombre de confianza. Es más, hasta el año pasado, el hoy procesado general Villagra tenía el cargo de coronel y en la conformación de la nueva estructura fue ascendido a general de brigada.

Lo que se quería evitar, señalaron otras fuentes, era justamente lo que pasó este lunes. En entrevista con T13, el 12 de noviembre de 2018, Espina argumentó que el nuevo Alto Mando respondía a que “no queremos que en las próximas semanas o meses nos encontremos con que hay un permanente desfile de generales en los tribunales, que puedan ser sometidos a proceso”.

Desde el Ministerio de Defensa señalaron que el ministro Espina está alineado con la gestión de Martínez y que la renovación se efectuó con los antecedentes que hasta esa fecha estaban disponibles.

El encausamiento

En el procesamiento de Villagra también se le cuestionó haber firmado un informe que descartaba la existencia de delitos en la compra de pasajes. Rutherford concluyó que “el inculpado defraudó al Fisco desde que utilizando diversos artificios habría conseguido que fondos fiscales fueran destinados en beneficio personal y de terceros”.

El abogado defensor de Villagra, Juan Carlos Manríquez, sostuvo que “seguimos disintiendo con la vigencia del proceso penal militar antiguo, que permite que resoluciones de este tipo puedan afectar la libertad de una persona sin los argumentos suficientes”.

Seguir leyendo