Subsecretario del Medio Ambiente sobrevuela bosques de Tierra del Fuego afectados por invasión del castor

La supervisión contó con la participación, además, de la Delegada Presidencial Regional, Luz Bermúdez, la seremi del Medio Ambiente, Daniela Droguett y el coordinador nacional del proyecto GEF Castor, Felipe Guerra.




Un sobrevuelo por los bosques de Tierra del Fuego realizó el subsecretario del Medio Ambiente, Maximiliano Proaño para supervisar en terreno el efecto de la invasión del castor en la zona.

La supervisión contó con la participación, además, de la Delegada Presidencial Regional, Luz Bermúdez, la seremi del Medio Ambiente, Daniela Droguett y el coordinador nacional del proyecto GEF Castor, Felipe Guerra.

Según información del ministerio, se estima que el impacto socioeconómico del castor en la zona asciende a 73 millones de dólares. El castor canadensis es una Especies Exóticas Invasoras (EEI) que fue introducida a Chile en 1946 con el propósito de generar una industria peletera que posteriormente no prosperó.

Por el contrario, el animal generó gran daño a la biodiversidad y a los servicios ecosistémicos de la zona, afectando la captación del agua de la cual dependen las ciudades, además genera anegamiento en las alcantarillas de los caminos generando el corte de estos, o inunda praderas útiles para el ganado.

“El Plan de Gestión para la erradicación del Castor será una estrategia a quince años que será coliderada por nuestro ministerio y el gobierno regional, en una iniciativa pionera en el país orientada a la gestión de una especie invasora”, explicó el subsecretario Proaño tras el sobrevuelo.

Además, sostuvo que “este sobrevuelo nos permite apreciar la complejidad de controlar esta especie en un ambiente tan desafiante como Tierra del Fuego y la zona de fiordos y canales del sur de la región de Magallanes. Como ministerio valoramos la labor que realiza el SIAT y que contribuye en la entrega de información fidedigna acerca de cómo el castor se distribuye en el territorio y cuáles son las áreas vulnerables que deben ser protegidas para evitar su expansión”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.