Cómo afecta El Niño costero a Chile, el fenómeno que ha dejado a más de 60 mil damnificados en Perú

Autor: La Tercera

Si bien, las precipitaciones que afectaron a Copiapó en la madrugada no tienen que ver con el fenómeno climático, sus efectos inciden en el aumento de las temperaturas mínimas y máximas en las costas del norte del país.

Perú vive uno de los desastres naturales más fuertes de las últimas décadas. Lluvias, aludes e inundaciones han dejado 62 muertos y más de 60.000 damnificados según el Presidente Pedro Pablo Kuscynzki.

El causante de estos trágicos episodios que vive el país es El Niño costero, fenómeno que afecta principalmente a Perú y a Ecuador.

“Es un calentamiento de las aguas de la superficie del mar y afecta a las dos regiones”, explica Raúl Fuentes de climatología de la Dirección Meteorológica.

Fuentes dice que El Niño costero aumenta las precipitaciones principalmente de las zonas de la selva amazónica de ambos países y, de acuerdo a los últimos reportes, esto continuará durante todo el otoño.

¿Pero este fenónemo puede afectar a Chile?

Durante la madrugada de este viernes, precipitaciones afectaron la zona norte del país, preocupando a los ciudadanos por las consecuencias que esto podría traer.

Sin embargo, el climatólogo descarta que esto tenga que ver con el fenómeno que afecta a Perú. “No hay estudios científicos que den una base certera de la relación con El Niño costero con las lluvias en el norte”, explica Fuentes.

Él lo atribuye a los sesgos del invierno altiplánico, ya que “la humedad de la cordillera se desplaza a los valles como lo que pasó anoche con Copiapó”.

Pero el efecto que tiene El Niño costero en el territorio nacional tiene que ver con el aumento de las temperaturas mínimas y máximas en las costas del norte, y que han estado sobre los niveles normales y que esto se extenderá durante lo que queda de marzo, abril y mayo. 

“Durante el mes de febrero, se registró anomalías de temperaturas cálidas en prácticamente toda la costa norte. Los valores de temperatura máxima, por ejemplo, tuvo dos grados sobre el promedio”, explica.

Seguir leyendo