La Polar: cambios en modelo de atención alertan a trabajadores

Autor: Tamara Flores

Sindicatos levantarán información para medir el impacto por áreas y evalúan pedir pronunciamiento de la Dirección del Trabajo.

Una empresa de mil batallas. Así podría describirse la situación de La Polar, que actualmente juega sus fichas para lograr la renegociación de su deuda. Pero sin duda, no es el único flanco abierto. Tampoco el último.

En un perfil mucho más bajo -para no entorpecer la discusión relativa a la deuda- los trabajadores de la minorista han manifestado a la administración el descontento respecto de los cambios en el modelo de atención. A contar de este mes, cuatro tiendas se sumarán al sistema de autoatención, emulando la experiencia de la tienda de Las Rejas, que opera desde abril con esta plataforma. 

Dicho sistema implica la eliminación del cargo de vendedor integral, para pasar a crear dos nuevos cargos, uno de ellos, el de asistente en sala, detalló la compañía al ser consultada por La Tercera.

A fines de julio, el Sindicato Nacional de Trabajadores de La Polar, manifestó mediante una carta dirigida a César Barros y la gerencia general, su descontento con esta medida, pues implicaría la reducción de 30% en la dotación de la empresa, además de un impacto en el salario de los trabajadores que se desempeñan como vendedores, pues en el nuevo cargo de asistente, estos perderían la comisión de venta.

El presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de La Polar, Iván Campos, dijo que el cambio afectará a las tiendas de El Bosque, La Reina, Plaza Sur y Mall Plaza Norte, para las que el sistema debiera estar operativo a inicios de septiembre.

“Prácticamente no ha habido espacio para poder tratar de negociar o mejorar ciertas condiciones planteadas en el documento. En oportunidades anteriores sí tuvimos el espacio para determinar el impacto en las rentas y hacer análisis, pero esta vez no”, sostuvo.

El dirigente agregó que se está solicitando información para ver cuál es el impacto real en las rentas por área, de las nuevas medidas de operación. “Hay gente que ha reportado estar ganando entre $ 650.000 y $ 700.000 y hoy estaría quedando entre $ 300.000 a $ 400.000 como máximo”, detalló.

Por ello, dijo Campos, “estamos con la idea de pedir un pronunciamiento a la Dirección del Trabajo, cobre esta nueva modalidad, para tener opiniones de fondo y ver qué podemos hacer. Pero la gente hoy está con la sensación de no seguir en La Polar”.

El presidente del sindicato nacional comentó que este escenario, sumado a la renegociación de la deuda, tiene en una situación complicada a los trabajadores. Sostuvo que mucha gente está buscando irse “a una empresa que no tenga este tipo de problemas. Eso nos ha hecho subir las peticiones de retiro de La Polar”. Además, agregó que las negociaciones entre accionistas y acreedores “tienen a los trabajadores distraídos, con la atención en otro foco. Hoy los vendedores están más preocupados de saber si hay continuidad y de si habrá recursos para pagar los sueldos a fin de mes”.

De hecho, agregó Campos, los trabajadores se reunieron hace unas semanas con el subsecretario del Trabajo, Francisco Díaz, para manifestarle dicha preocupación.

RELACIONES LABORALES

Según la carta que enviaron en julio a Barros, este es el tercer proceso de modificaciones en las condiciones laborales que enfrentan. “Todos ellos han tenido como propósito ajustar comisiones, modificar salarios, exigir mayores esfuerzos. Ninguno de los cambios propuestos ha significado una ‘chaucha’ adicional para los trabajadores”, dice la carta.

Campos comentó que existe cierta desazón en los trabajadores respecto de medidas como el nuevo sistema de autoatención, porque “de una u otra manera, nosotros hemos apostado por la empresa y que esto tenga viabilidad. Ahora no es el momento para hacer cambios, pero la administración, con la idea de rentabilizar más algunas áreas, quiere implementar ese sistema”.

En la firma aseguraron que el modelo de autoatención, implementado en abril en la tienda de Las Rejas, ha dado resultados positivos y que además de los locales ya programados, “está en evaluación otro grupo de locales de aquí a fin de año”.

A diferencia de lo que plantea el sindicato nacional, insisten en que de acuerdo con sus análisis “a la gran mayoría de las personas que se desempeñan en este nuevo cargo les conviene cambiarse, porque aumentarán sus remuneraciones, ya que además  de mejorar su sueldo fijo, agregarán un monto variable”. En la minorista agregaron que para estas nuevas posiciones se han elaborado condiciones, y que para quienes no estén de acuerdo con los cambios de contrato, “se harán todos los esfuerzos por mantener sus puestos de trabajo, reubicándolos en otras tiendas y/o áreas de venta asistida”.

También descartaron que esto se traduzca en menos ventas, ya que “operaríamos de manera más eficiente y mejorando la posición competitiva de La Polar respecto de otras empresas del rubro, resguardando los intereses de sus colaboradores”.

Consultados sobre más cambios en pos de la reducción de gastos operacionales, en La Polar contestaron que existen algunos proyectos en evaluación “que comunicaremos en su oportunidad a las personas involucradas”.

Seguir leyendo