Gremio alternativo al Colegio de Profesores

Profesora-en-sala-de-C-2763819.jpg

El surgimiento de la Asociación de Educadores de Chile es una señal saludable, pues revela que crecientemente son más los docentes que ya no se sienten representados por las ideológicas posturas y escasa capacidad de colaboración que muestra el actual gremio de los profesores.



La falta de representatividad ha llevado a un grupo de educadores a conformar un nuevo gremio que busca convertirse en una alternativa al Colegio de Profesores. La excesiva politización, las frecuentes amenazas de paralizar las clases y su constante reticencia a la presencialidad -lo que contrasta con el esfuerzo que la mayoría de los docentes del país han desplegado desde que se inició la pandemia-, han sido las principales motivaciones para la denominada Asociación de Educadores de Chile.

Con representantes de varias regiones del país, así como profesionales docentes y asistentes de la educación, esta agrupación ha mostrado en poco tiempo diferencias sustantivas con el antiguo gremio. En primer lugar, su visión de que la calidad de la educación y el bienestar de los estudiantes no se contrapone al de los profesores, sino que de hecho se complementan. Segundo, el apoyo irrestricto a la apertura de las escuelas y a las clases presenciales, en el entendido de que las remotas no han sido suficientes y han generado importantes brechas. Y tercero, sus representantes han mostrado un tono dialogante con el actual Ministerio de Educación, que desde un comienzo ha debido lidiar con la férrea oposición del presidente del Colegio de Profesores. Así, han mostrado su apoyo a iniciativas como el proyecto de kínder obligatorio y a la creación de nuevas subvenciones que permitan complementar las ya existentes.

Tras años de una creciente politización del gremio de los docentes, resulta interesante este descuelgue de los docentes que no se sienten representados y que estarían buscando avanzar a través de una mayor colaboración con el Estado y las propias familias representadas por las mismas escuelas. De hecho, uno de los principios que esta nueva agrupación se ha apurado en abrazar es la libertad de enseñanza y el derecho preferente de los padres a elegir la educación de sus hijos, en el entendido que son elementos que favorecen el cumplimiento del derecho a la educación a través de la promoción de alternativas educativas diversas que representen la pluralidad del país.

El Colegio de Profesores, por su parte, ha tenido en el último tiempo una actitud lamentable. El obstruccionismo durante toda la pandemia -que se suma a su rol en la prolongada paralización de clases previo a ésta, el año 2019- y más recientemente su propuesta a la Convención Constitucional de terminar con la educación particular subvencionada, hablan de su lejanía con la realidad. Cabe no perder de vista que hoy en día más de la mitad de las familias envían a sus hijos a la educación particular subvencionada y que los resultados del sistema centralizado de admisión escolar dan cuenta de cómo ésta es la opción preferida de los postulantes.

Es de esperar que la creación de esta nueva agrupación sirva como llamado de atención a los representantes del Colegio de Profesores, motivándolos a cambiar el modo en que vienen reaccionando a las diversas contingencias y contagiándolos de un espíritu más colaborador.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.