Soluciones tecnológicas para el país y el mundo




Por Macarena Rosenkranz, directora Oficina de Transferencia y Licenciamiento PUCV, Carlos Vera, gerente de la Oficina de Transferencia Tecnológica y Licenciamiento UTFSM y Cristián Oyanedel, coordinador Oficina de Transferencia y Licenciamiento UV

Las universidades, como entidades generadoras de conocimiento, tienen la responsabilidad de generar investigación, tecnologías e innovación que resuelvan las necesidades reales del sector productivo y soluciones que tengan un impacto en la sociedad.

Desde su rol público es un elemento de gran relevancia el desarrollo de la ciencia y la tecnología, y cómo éstas generan innovación, ya que este último es un factor de base para aprovechar los recursos de manera racional, poniéndolos en valor, ya sean éstos patrimoniales, financieros, naturales, infraestructura y humanos que disponen los territorios, mejorando su competitividad y posicionamiento en cadenas de valor tanto nacionales como internacionales.

El conocimiento no puede quedar solo en el ámbito de las instituciones de educación superior y, en tal sentido, es relevante que desde las universidades podamos consolidar relaciones de largo plazo entre la academia y la industria con el fin de dinamizar el progreso económico y social, a través de la puesta de valor del conocimiento generado en las investigaciones realizadas al interior de las casas de estudio.

Existe una estrecha relación entre el concepto de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación) con los países que lideran las principales economías del planeta. Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) hay una unión entre la inversión de recursos en estas áreas y el avance de una nación a nivel económico, tecnológico y social. ¿Cómo dar este salto en Chile?

Es en este sentido que, a lo largo de los años en que se ha ido conformando el ecosistema de transferencia del conocimiento en la Región de Valparaíso y en el país, nos hemos percatado que el trabajo colaborativo de las universidades, sumando las capacidades y oferta tecnológica, permite mejorar y fortalecer la vinculación con el sector productivo. Un ejemplo claro de lo anterior, es la conformación y la buena recepción que ha tenido la construcción de un portafolio regional de tecnologías, constituyendo una oferta real de soluciones tecnológicas desde la Región de Valparaíso para Chile y el mundo, el que damos a conocer en el Sunset de Tecnología e Innovación, que tiene por finalidad acortar la brecha existente entre el mundo universitario y el sector empresarial, principalmente en temáticas asociadas a ciencia e innovación.

Sabemos que una de las principales brechas a resolver es la necesidad que las empresas de menor tamaño, las pymes -quienes son el mayor músculo de generación de empleos y ocupaciones del país- integren y adopten nuevas tecnologías y soluciones, para que se transformen en el corazón del uso de las soluciones proporcionadas por la academia, para así contribuir al desarrollo de un país que genera productos de valor agregado, por sobre la venta de materias primas.

La universidad genera nuevo conocimiento y en tal sentido necesita de un vehículo, que es el sector productivo, para llevar la investigación e innovación a la generación de una economía basada en conocimiento, lo cual deriva en un bienestar socio-económico que impacta a la sociedad en su conjunto. Es importante que el sector empresarial invierta en I+D y pueda ver cómo, desde la universidad, podemos otorgar nuevas soluciones que permitan la generación de nuevos o mejorados productos o servicios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.