¿Una nueva crisis en el Estrecho de Ormuz?

iran



"Nuestras fronteras son nuestra línea roja" advirtió el brigadier general iraní, Hosein Salami, haciendo referencia al ataque del dron espía que se encontraba en las proximidades del distrito de Kouh-Mobarak, en las cercanías donde se llevó a cabo el ataque a los barcos petroleros en el golfo de Omán.

Irán asegura que Estados Unidos violó el Derecho Internacional y por tanto adoptará las medidas judiciales pertinentes y presentará ante las Naciones Unidas pruebas que considera incontrovertibles de que el dron derribado violó su espacio aéreo.

El dron, un RQ-4 Global Hawk, fue derribado el 20 de junio después de entrar en el espacio aéreo iraní, aunque Washington asegura que fue atacado cuando se encontraba en espacio aéreo internacional.

Los iraníes sostienen que el dron estaba recopilando información y espiando en sus aguas territoriales, por lo que lanzaron un misil aire-tierra Jordad III que derribó el aparato. Además, aseguraron que no atacaron un avión espía estadounidense que iba con el dron para evitar una mayor escalada que quieren evitar desde el accionar de su destacada diplomacia.

Esta no es la primera vez que Irán derriba un dron espía, pero nunca antes habían destruido un RQ-4, del que sólo habría menos de 50 unidades en el ejército estadounidense. Al menos seis modelos de drones han sido derribados o controlados por los iraníes en estos últimos años. El caso más conocido fue en el 2011 en Afganistán cuando debido a un ciberataque, los iraníes lograron interferir un RQ-170 Sentinel, que consiguieron bajar a tierra en perfecto estado. Más adelante los iraníes anunciaron que habían descifrado el sistema informático del aparato y el modelo habría servido de base para la fabricación de los drones que hoy Irán utiliza.

Desde que Donald Trump ordenara aplicar la máxima presión en el embargo económico a Irán, se registraron seis ataques a petroleros en la zona. El objetivo es evitar que Teherán pueda vender su petróleo. Pero los iraníes han advertido que si ellos no pueden vender, tampoco dejarán que otros lo hagan.

Hasta ahora Irán negó cualquier participación en estos ataques, con excepción del derribo del dron, asistido por el Derecho Internacional. "Protestamos enérgicamente contra acciones tan agresivas", dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores, Abas Musavi, quien recordó que Irán considerará al "agresor totalmente responsable por cualquier consecuencia".

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán se han incrementado en el último año a raíz de la retirada de Washington del acuerdo nuclear firmado en 2015 y la reimposición de sanciones sobre Teherán. El presidente Donald Trump, decidió abandonar unilateralmente el acuerdo nuclear con Irán, revirtiendo el logro obtenido por su predecesor, Barack Obama, a pesar de que la agencia nuclear de la ONU ratificó que Irán estaba cumpliendo con sus compromisos.

Pero la posible crisis se agudizó cuando el secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó a Irán de estar detrás de los presuntos ataques perpetrados contra dos petroleros en aguas del golfo de Omán.

Sin embargo ante las acusaciones de Estados Unidos, las pruebas y manifestaciones de múltiples actores son divergentes: "Hasta ahora no hemos decidido que haya pruebas suficientes para apuntar a un Estado concreto en relación con el ataque a los petroleros en las costas de Emiratos", afirmó el canciller de Emiratos Árabes Unidos, Abdulah bin Zayef y realizó un llamado a la comunidad internacional ha colaborar en conjunto para proteger el tráfico en el golfo Pérsico que garantice un transporte seguro y natural por la estabilidad de la economía mundial.

El borroso video publicado por el Pentágono no proporciona ninguna prueba concluyente sobre la presunta responsabilidad de Irán en los ataques, ya que varios actores podrían haber realizado las agresiones contra los petroleros para aumentar la presión sobre Irán.

Teniendo en cuenta que Washington mintió en el período previo a la guerra de Vietnam -inventando un ataque de Vietnam del Norte a un barco de la Armada de Estados Unidos en el Golfo de Tonkin en 1964- o sobre las armas de destrucción masiva inexistentes antes de la guerra de Irak, las pruebas pueden ser prefabricadas.

En cuanto a la grabación proporcionada por Washington se desconoce cómo y cuándo se tomó y cuál fue la secuencia total. Por otro lado, tampoco se entiende si fueron las minas las que causaron las explosiones, mientras hay informaciones de que la tripulación a bordo de uno de los petroleros vio un objeto volador antes de que ocurriera la explosión, lo que plantea la posibilidad de que un avión no tripulado lanzara los explosivos.

En todo este confuso incidente lo que esta claro es que Irán no tiene ningún motivo para torpedear petroleros y darle a Estados Unidos una excusa para ir a la guerra.

Para tener en cuenta, los drones y las minas lapa- que Estados Unidos dice que se habrían utilizado- valen diez centavos en Oriente Medio y pueden ser adquiridos por cualquiera que quiera crear un conflicto. Además ¿cuál sería el motivo por el cual Irán atacaría petroleros de Noruega y de Japón, dos de sus principales clientes petroleros?

Teherán ha negado rotundamente estas acusaciones. El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, calificó los incidentes de sospechosos y aseguró que las acusaciones por parte de Washington, no tienen una pizca de evidencia objetiva ni circunstancial y tienen como fin "sabotear" los esfuerzos diplomáticos del país persa.

Esta región es particularmente importante para los mercados de petróleo crudo, ya que el Estrecho de Ormuz es uno de los puntos de estrangulamiento más importantes para el petróleo transportado por agua y cualquier escalada adicional, podría causar un movimiento significativo del alza en el mercado.

Mientras tanto, puede resultar alarmante una posible crisis de petróleo donde el precio del crudo sube y se desploman las bolsas de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes. El barril Brent sube un 2 por ciento y alcanza los 72 dólares por barril. Los mercados bursátiles sauditas y emiratíes también sufren una caída de hasta el 4 por ciento.

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, subrayó la necesidad de evitar cualquier forma de escalada de tensión entre Irán y Estados Unidos, mientras la ministra de Defensa de España, Margarita Robles, ordenó la retirada de la fragata española Méndez Núñez (F-14) -con 215 marineros a bordo- del grupo de combate encabezado por el portaaviones USS Abraham Lincoln y varios destructores de Estados Unidos que se dirigen hacia el Golfo Pérsico.

Entre las múltiples interrogantes, y si bien todavía hay mucho camino por recorrer para que se desarrolle esta eventualidad ¿el Presidente Donald Trump podría apuntar a una guerra con Irán para aumentar sus perspectivas de reelección en 2020 o está siendo mal aconsejado por el B- Team? Esperemos que esta escalada se detenga y prime la cordura sobre todo prevalezca el derecho internacional. Hasta la fecha no existe casus belli para un ataque armado a Irán.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.