Cuidar las plantas, el único contacto con la naturaleza por estos días

Jardines en otono




Otoño no es la estación del año en que nos preocupamos mayoritariamente de las plantas y el jardín, pero ya que la cuarentena tiene a muchos encerrados y con tiempo disponible, jardinear puede ser una buena opción para pasar el rato. Además, según algunos expertos, el contacto con el aire libre y la naturaleza despeja la mente, y otros elementos como los aromas de las flores y plantas, ayudan a promover la relajación, bajar la ansiedad y mejorar el estado de ánimo en general.

Expertos en jardín entregan algunas recomendaciones para no perder todo lo logrado entre primavera y verano:

1. Limpiar: Lo primero que hay que hacer en otoño es limpiar, es decir, desmalezar. Es necesario sacar las malas hierbas o las plantas que no son parte del diseño del jardín. Por ejemplo, si el sector es de rosas, no hay que dejar que crezcan ahí otras plantas. Una maleza no debe estar en un lugar que no le corresponda porque ellas competirán por el agua, luz, nutrientes y espacio del suelo con la planta que realmente queremos que crezca.

Además, en otoño es necesario eliminar las ramas secas. Si un árbol ornamental (como un crespón, jacarandá o uno frutal) tiene ramas secas de la temporada anterior, se debe podar, pero solo sacando aquellas partes de la planta que se han secado o dañado. Si la planta no brotó en la época estival, hay que eliminarla.

2. Preparar el suelo: Otra tarea que comienza en esta estación es la preparación y el cuidado del suelo. Se debe abonar el suelo con guano completamente seco, maduro y descompuesto. Se debe aplicar esparciéndolo de manera superficial alrededor de la planta, en el suelo y/o maceta. No hay que enterrar el guano porque romperá las raíces y por ningún motivo hay que incorporar estiércol fresco.

El guano en el jardín, macetas, jardineros, antepechos o en suelo directo aumenta el porcentaje de materia orgánica, lo que se traducirá en un mejor desarrollo de raíz.

3. Disminuir el riego: El riego está asociado a la demanda del ambiente, por lo tanto, cuando las temperaturas disminuyen, se debe disminuir la frecuencia de riego.

Una buena frecuencia en esta época es dos veces a la semana para el jardín en general. Las especies bulbosas (gladiolo, tulipán, lilium, jacinto, etc.) tienen una estructura similar a un tubérculo, es decir, de reservas bajo el suelo, por lo tanto deben ser protegidas desde el punto de vista del riego y no necesitan ser regadas excesivamente porque podrían perder hojas, pudrirse y hasta morir.

4. Controlar las plagas: En otoño se deben aplicar fungicidas y/o insecticidas con el objetivo de eliminar los 'chanchitos' o 'escamas'.

5. Plantar y sembrar: El otoño es una excelente época para multiplicar las plantas del jardín. Para ello, se deben sacar esquejes, estacas o un trozo de tallo y plantarlos. Es la época óptima para multiplicar ciboulette, orégano, lavandas, ciclamen y cardenales, entre otras.

Quienes tienen un huerto pueden sembrar lechugas de invierno, repollo, coliflor, acelga, ajo, betarraga, rábano, habas, arvejas y papas.

También es una excelente época para formar un jardín de hierbas culinarias o medicinales plantando eneldo, perejil, cilantro, hierba buena, menta, toronjil, lemon gras, etc.

Comenta