Ministra del Interior y conflicto en la Macrozona Sur: “No se puede dialogar con quien no quiere dialogar”

"Lo que tienes que mostrar para lograr que el diálogo sea fructífero, es que el Estado no está de rodillas, es que el Estado hace cumplir la ley", indicó Carolina Tohá respecto a la violencia a La Araucanía y Biobío, aunque destacó que tal postura no desmerece la necesidad de lograr una solución a la demanda histórica del pueblo mapuche.


La ministra del Interior, Carolina Tohá, reconoció esta noche que en el conflicto en la Macrozona Sur está marcado por la presencia del crimen organizado, que mezcla la “demanda legítima” del pueblo mapuche con delitos como el tráfico de armas, el narcontráfico y el robo de madera, y destacó que el Estado debe actuar con firmeza para controlar la violencia en la zona.

Consultada en el programa Estado Nacional de 24 H sobre el trabajo realizado a nivel estatal en la Araucanía y el Biobío, la secretaria de Estadó señaló que “veníamos con una escalada, hace años atrás, a la cual se respondió de manera errática y muy fragmentada. Con eso no quiero decir que no se hicieron cosas positivas, pero lo que no hubo fue una capacidad de tener una política pública que se haga cargo de manera integral del problema que tenemos al frente”.

Al respecto, y requerida sobre si viajará a La Araucanía en lo que resta del año, Tohá señaló que “vamos a ir todos a la Araucanía, pero no queremos ir a hacerle ‘check’ a la visita a La Araucanía. Queremos ir como parte de un proceso que inició la (ex) ministra (del Interior, Izkia) Siches. ¿Qué voy a hacer distinto? Que me toca una nueva etapa en este trabajo, porque ella (Siches) partió con este viaje fallido a Temucuicui (…) pero en el camino hay una mesa de trabajo donde están sentados todos los parlamentarios de la zona, hay un estado de emergencia que ha tenido logros importantes, está la idea y el trabajo de que en esa zona tenemos que hacer un diálogo político, en el que se ha avanzado ya, con actores políticos, con actores de distintos sectores, pensando ya en la parte larga del camino”.

Agregó que “como una parte muy importante de ese trabajo, tenemos que hablar bien claro con los actores que tienen ahí parte de la llave de este problema, que son las grandes empresas que son propietarias de los terrenos donde podemos encontrar solución a la demanda de tierra (…) Queremos trabajar con las forestales, en conjunto, para que ellas puedan seguir desarrollando su actividad, tranquilos, y podamos tener respuesta a la demanda de tierras de manera seria y no tan errática y lenta como ha sido en los últimos años”.

Tras cartón, se le consultó si está dispuesta a dialogar con quienes validan la violencia en la zona: “No se puede dialogar con quien no quiere dialogar”, respondió Tohá. “En la historia de conflictos de este tipo ha habido muchas veces situaciones en que se han logrado soluciones con actores que han estado en la violencia, pero que llega un momento en que se sientan a conversar y ¿cuándo pasa eso?, cuando suceden dos cosas que hoy aún no tenemos: la primera, cuando eres un interlocutor confiable, que se piense que las decisiones que se van a tomar, se van a cumplir (…) y segundo, cuando muestras que como Estado tienes una capacidad de controlar la violencia, porque si con la violencia vas ganando, nadie va a bajarla”.

Sobre este punto, destacó que “lo que tienes que mostrar para lograr que el diálogo sea fructífero, es que el Estado no está de rodillas, es que el Estado hace cumplir la ley, que pilla a los culpables, que los culpables son condenados con las penas que corresponde, que no hay ese control del territorio que hoy día algunas de las bandas criminales tienen”.

Así, reconoció que “lo que hay en el sur es crimen organizado, que mezcla la demanda legítima del pueblo mapuche con el tráfico de armas, con el narcontráfico, con el robo de madera, con la instrumentalización de personas que tienen necesidades. Eso no es admisible y tenemos que tratarlo con todas las herramientas que tiene la ley, pero eso no significa, en lo más mínimo, que neguemos que en el sur hay un problema histórico, una deuda del Estado, y tenemos que sentarnos a darle una respuesta en todas sus dimensiones, incluyendo la parte constitucional, que esperemos se pueda resolver durante el año”, cerró.

Proceso constituyente: “No nos parece necesario un nuevo plebiscito de entrada”

Sobre el avance del nuevo proceso constituyente tras el triunfo del Rechazo en el plebiscito del domingo 4 de septiembre, la ministra del Interior, Carolina Tohá, señaló que su celeridad “dependerá de la voluntad de los distintos actores, y sobre todo de aquelos que han mostrado vacilaciones en los úlimos días. Hemos visto vacilaciones en la derecha, claramente, hemos visto declaraciones donde han salido a decir que ‘a lo mejor no es tan necesario, que veamos, que vamos viendo’, pero creo que también hemos visto lo contrartio, y eso es lo que me parece interesante. Hemos visto que en las fuerzas del Rechazo hay una parte que de verdad quiere mantener la palabra empeñada”.

Yo creo que esta es una prueba de fuego muy grande, porque el Rechazo ganó lejos, pero esas personas que votaron rechazo, votaron confiadas en que venía un nuevo proceso constitucional”, agregó. “Yo espero que seamos respuestuosos de ese mandato popular y tengamos, en tiempos útiles, un nuevo proceso constitucional”, sostuvo Tohá.

Consultada si debería haber un nuevo plebiscito de entrada, la secretaria de Estado manifestó que “nosotros estamos impulsando que esto sea un proceso transversar en el Congreso (...) y queremos ser un factor de ayuda para que este acuerdo cuaje. Pero nos parece importante que no nos desentendamos que hay un mandato del 80% de la población por una nueva Constitución, redactada con un organismo electo democráticamente. Nos parece que ese plebiscito ya fue. No nos parece que sea necesario un nuevo plebiscito si vamos a respetar ese mandato”.

Sobre la conformación del órgano encargado de redactar el nuevo texto constitucional, la ministra Tohá manifestó que “nos parece que hay cosas que ya están en el sentido común de la sociedad: la paridad, los escaños indígenas, los mecanismos se pueden discutir (...) El gobierno no tiene una fórmula, tiene un principio, que los escaños reservados que sean representativos, en la proporción correcta, deben estar. El mecanismo se puede hablar”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.