Hermanos Ossandón Larraín ponen fin a conflicto por herencia de US$1.000 millones en terrenos de Lo Barnechea

Gabriel Ossandón Valdés y Bernardo Ossandón Larraín.

Los hermanos acordaron concluir una docena de juicios que mantenían en Chile y sólo resta el cierre de un litigio en Estados Unidos. El acuerdo consiste en que Manuel Ossandón abandona los negocios de la familia y recibirá poco más de US$100 millones por el pago de un pagaré.




Pocos días antes de la Navidad del año pasado, los hermanos Manuel (46) y Bernardo Ossandón Larraín (51) decidieron terminar con los conflictos por la fortuna familiar que asciende a US$1.000 millones y que se arrastraban por más de una década. Se trata de más de 1.000 hectáreas de terrenos -heredadas de su abuelo Bernardo Larraín Vial- ubicadas en La Dehesa, comuna de Lo Barnechea. Manuel ha acusado a su hermano de estafarlo y de quitarle el control de US$200 millones en acciones de la sociedad matriz familiar denominada Lomas II. Mientras, Bernardo denuncia una ola de acciones judiciales sin fundamento.

Según señalan conocedores del caso, el acuerdo consiste en que Manuel Ossandón -gerente de Nuevos Negocios en Inmobiliaria AMSAL- abandona los negocios de la familia y recibirá poco más de US$100 millones por el pago de un pagaré.

El pacto al que se llegó -firmado en Estados Unidos debido a que en Miami radicaba el juicio más complejo- no sólo implica la salida de Manuel Ossandón Larraín de los negocios que mantenía junto a sus otros hermanos y a sus padres, sino también el cumplimiento de la sentencia de la Corte Suprema del 24 de septiembre de 2019, la cual obligó a la familia a restituir su patrimonio.

Pero el cierre de la batalla legal que comenzó en 2011 no fue sencillo, cuentan cercanos a la familia. Posteriormente al fallo del máximo tribunal antes mencionado, el 1 de junio de 2020 Jorge Correa Sutil -abogado y exsubsecretario de los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet- aceptó y juró desempeñarse como árbitro para zanjar definitivamente el conflicto. Esto, luego de que dos árbitros declinaran asumir el caso: Rafael Vergara y Alejandro Romero.

Todo este proceso significó un reordenamiento societario en los tres principales vehículos de inversiones de la familia Ossandón Larraín: Inversiones Rodeo Limitada, Inversiones Quillay Limitada e Inversiones Lomas de La Dehesa Limitada (Lomas II). En todos los ajustes, dichas entidades debieron disminuir su capital debido al retiro de uno de sus miembros, según consta en registros del Diario Oficial.

Al momento de ser constituida, el 26 de febrero de 2002, Inversiones Lomas de La Dehesa Limitada contaba con un capital de $15.591.425.194. Asimismo, Inversiones Quillay Limitada, inscrita en el Registro de Comercio del año 2005, tenía un capital de $12.833.809.482.

Para completar los cambios en dichas sociedades, los miembros de la familia Ossandón Larraín debieron suscribirlos en la Notaría Pública de Santiago de Luis Manquehual Mery, ubicada en avenida Huérfanos, en pleno Santiago Centro. Allí finalmente se concretaron los términos del pacto que originalmente fue gestado en Estados Unidos.

Gabriel Guillermo Antonio Ossandón Valdés (79) y su esposa María Soledad Larraín Troncoso (78), junto a sus hijos Bernardo (51); Gabriel (49); María Soledad (44); María Teresa (37) y Manuel (46), cerraron el avenimiento por medio de la representación de sus asesores legales.

Gabriel Ossandón Valdés se desempeña como presidente de la corredora Ossandón Propiedades, en la cual también participan sus hijos Bernardo y Gabriel en calidad de gerente general y socio, respectivamente.

Pulso contactó a los abogados Paulo Montt, socio del estudio Gandarillas, Montt del Río, y Pedro Pablo Vergara, socio de Rodriguez y Vergara representantes de Manuel y Bernardo Ossandón. Ambos declinaron efectuar comentarios para este artículo.

Extensa disputa

La larga historia de desencuentros comenzó cuando el 20 de marzo de 2004 Manuel Ossandón contrajo matrimonio con Sara Bustamante Donoso y decidieron ir a vivir por cinco años a Estados Unidos, donde él cursó una maestría y luego trabajó hasta el año 2009. Antes de partir al extranjero, el 18 de junio de 2004, otorgó un mandato general de administración de la sociedad DM Inversiones Limitada a su hermano Bernardo Ossandón Larraín, quien entonces contaba con su plena confianza.

Diez días después del viaje de Manuel Ossandón, la familia decidió hacer un reordenamiento societario y constituyó la sociedad Inversiones Lomas de La Dehesa Limitada (Lomas II). Los socios originales de Lomas II eran las sociedades de inversión que constituyeron cada uno de los cinco hermanos Ossandón Larraín y su madre. La participación de Manuel en Lomas II era a través de DM, la cual tenía un 16,66% de los derechos sociales.

En octubre de 2009 Manuel Ossandón regresó a Chile y le comunicó a su hermano su intención de dejar sin efecto los mandatos conferidos el año 2004. Bernardo le explicó que era necesario redactar una escritura de revocación, para lo cual le dijo que hablara con el abogado Rodrigo Ruiz-Tagle, quien veía los asuntos legales de la familia.

Lo que no me dijo Bernardo fue que, durante mi estadía en el extranjero, había transferido los derechos sociales de DM Inversiones que tenía en distintas sociedades familiares. En el caso de DM, Bernardo no me informó que había vendido el 16,667% de los derechos sociales de que era dueña en Lomas II en el precio irrisorio de $100.000, los cuales ni siquiera fueron pagados”, acusó Manuel en uno de los últimos escritos que presentó el 7 de abril de 2020 ante el 7º Juzgado Civil de Santiago.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.