A 70 años de Condorito: la mejor caricatura de Chile

70a+¦os

FOTO: Pilar Labra, Departamento de Extensión Cultural, Biblioteca Nacional

Creada como una sencilla tira cómica, finalmente se transformó en un retrato de la sociedad chilena de la segunda mitad del siglo pasado.




El 6 de agosto de 1949, una extraña tira cómica debutaba en la revista OK. Bajo el título "Condorito", la viñeta relataba la historia de un pájarraco (mitad cóndor, mitad humano).

A siete décadas de su debut, Condorito y los distintos personajes que lo han acompañado se han convertido en un ícono de la cultura pop de Chile, y en un referente que retrató la sociedad chilena en la última mitad del siglo XX.

La suegra, con doña Tremebunda; el compadre con don Chuma; o el "sobrino Coné", que en realidad es el hijo no reconocido. Todos ellos responden a estereotipos que reflejan mucho del éxito de la historieta que cumple 70 años.

Miguel Ortiz, dibujante del primer equipo de Condorito, recuerda que el gran responsable de capturar los rasgos más icónicos de la gente fue el precisamente el creador de la historieta, René Ríos Boettiger, también conocido como Pepo. "Él se inspiraba mucho cuando estaba de vacaciones y les hacía caricatura a las personas que le llamaban la atención, pero después las convertía en personajes", declara Ortiz.

[caption id="attachment_770430" align="alignnone" width="900"]

Miguel Ortiz, el último de los dibujantes originales que trabajó con Pepo.[/caption]

Juan Enrique Plaza, quien fue dibujante de Condorito entre 1988 y 2016, cuenta que "Pepo resumió genialmente muchos arquetipos en la revista. Fueron formando su propia iconografía, por lo que pasaron a ser ellos un chiste en sí mismo". Así es como poco a poco apareció Ugenio, Garganta de Lata o Pepe Cortisona.

[caption id="attachment_771085" align="alignnone" width="900"]

Foto: Colección Hemeroteca, Biblioteca Nacional[/caption]

"De alguna manera, Condorito fue bien hijo de su tiempo", destaca el escritor, Francisco Ortega. La mayoría de los personajes que nacieron en la historieta fueron tomados a partir de estereotipos populares que se daban en esa época, tanto en Chile como en gran parte de Latinoamérica. Esto significó también que el cómic haya tenido una muy buena llegada en países como Perú, Bolivia o México. "Es fácil sentirse cercano al fútbol, con estos clichés del borracho, la suegra, el compadre, que eran antiguamente las bases del humor popular", explica Gonzalo Oyanedel, guionista y autor de cómics.

El personaje más conocido del país

Sin embargo, la herencia que ha entregado a los historietistas posteriores responde a su popularidad y no a su esencia. "Condorito es por lejos el personaje más importante de Chile, y más conocido también. Es el equivalente a Mickey Mouse y Superman", agrega el escritor Francisco Ortega. El éxito que tuvo la historieta creada por René Ríos Boettiger, o Pepo, se traduce en la gran cantidad de ejemplares que se han lanzado durante su historia.

"No puedo pensar en un producto de ficción nacional que refleje tanto a nuestra sociedad como Condorito", destaca el autor y guionista de historietas, Gonzalo Oyanedel. Durante mucho tiempo, los personajes de Condorito fueron el reflejo paródico de la sociedad chilena, así también como de gran parte de Latinoamérica. "Condorito se desarrolla y tiene su mejor ejemplo en un medio que es tremendamente postergado como la historieta, que no es menor" destaca también Claudio Álvarez, editor de Acción Cómics.

"Condorito es un personaje crucial en la historia cultural de nuestro país. El humor que  contienen cada una de sus historietas permite evidenciar, a punta de ingenio, los detalles y cambios que ha enfrentado nuestra sociedad. Es que las creaciones de Pepo, muchas veces nos hacen reconocernos, pues cada uno de sus personajes tienen alguna característica de nuestra identidad", dice Consuelo Valdés, ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio,

La historieta protagonizada por el cóndor ha tenido varias modificaciones a lo largo de su historia. En su primera aparición, como tira cómica en la revista Okey, Condorito buscaba robar una gallina. Además, en todas las viñetas era dibujado con un cigarro encendido en su boca. Poco a poco el personaje fue modificado, se le fueron añadiendo otros personajes y el tiraje comenzó a ser más seguido. "Los artistas buscaban una identidad nacional,  valorizaban lo popular, los personajes urbanos populares", comenta Omar Pérez Santiago, autor de Breve historia del cómic en Chile.

"Llegamos a tener un tiraje de más de cien mil ejemplares", cuenta Miguel Ortiz. El primer libro de Condorito fue lanzado en 1952, tres años desde su primera aparición. "Fue un acontecimiento único, tenía unos tirajes tremendos. Empezó siendo publicado una vez al año y terminó siendo publicado cada quince días, eso sin contar la revista de Coné", añade  Juan Enrique Plaza.

[caption id="attachment_770508" align="alignnone" width="600"]

El primer libro de Condorito, de 1952. FOTO: Colección Hemeroteca, Biblioteca Nacional[/caption]

El legado

Las historietas han mutado desde que apareció el "pajarraco" hace 70 años. Los críticos no reconocen que nuevas obras están inspiradas en el trabajo de Condorito. "La herencia de Condorito tiene que ver con hacer un cómic en grandes cantidades. Pero estéticamente y conceptualmente no veo que haya influenciado a otras historietas", enfatiza Ortega.

Oyanedel advierte que si bien comparte que el legado editorial no continuó con otros cómics "no creo que haya una historieta que haya podido replicar sus cómics, ni que haya tenido éxito en rescatar lo chileno".

En el pasado quedaron las grandes oficinas que albergaban a dibujantes y equipos creativos. La producción de historietas en grandes cantidades es la muestra de le época de oro que vivió el cómic en los años 50 y 60.

Hoy la revista sobrevive en otros formatos, que incluyen las redes sociales, e incluso, el cine.

Comenta