Bolsas plásticas comienzan su retirada

Este domingo comienza a regir la nueva ley que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en supermercados y grandes tiendas. Las autoridades están optimistas, pero a los científicos y ambientales, la medida todavía genera algunas dudas.


Hace cinco años fue Pucón. Lentamente, se fueron sumando nuevos municipios con sus propios decretos que prohibieron la utilización de bolsas plásticas en sus territorios. A partir de este domingo, la medida se hará extensiva para todo el país, cuando entre en vigencia la Ley 21.100 que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en grandes tiendas del retail y supermercados.

Parte de la normativa incluyó una marcha blanca de seis meses, tiempo en que solo se entregaron dos bolsas por cada compra. Según la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, en este medio año se dejaron de entregar mil millones de unidades de bolsas plásticas. Algo así como la cantidad necesaria para darle 12,5 vueltas a la Tierra con bolsas, una tras otra. “Con esto cambiaremos la cultura de lo desechable por la de lo reutilizable para no seguir contaminando con plástico nuestro medio ambiente”, señaló.

Aunque la legislación es bien vista por expertos e instituciones ambientalistas, todavía genera dudas en el mundo académico.

César Sáez, profesor e investigador de la Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la U. Católica (Dictuc), dice que aún hay ciertos aspectos que son poco claros.

La ley define que una bolsa plástica es una “bolsa que contiene como componente fundamental un polímero que se produce a partir del petróleo”. Sin embargo, según Sáez, “hay bolsas que no son derivadas del petróleo, pero contaminan lo mismo que una que sí lo sea”. Por ejemplo, los polietilenos de fuentes biológicas, como el biopoliuretano o el biopolicarbonato, producen el mismo daño que las bolsas plásticas derivadas del petróleo. Pero están fuera de la ley.

“Esto se puede subsanar con la certificación de la procedencia de las bolsas plásticas. En el Dictuc, tomamos muestras de los materiales de cada bolsa, las analizamos y determinamos si es proveniente del petróleo o no”, afirma Sáez. Además, el investigador enfatiza en la necesidad de desarrollar materiales que sean biodegradables. No solo como alternativa para reemplazar las bolsas plásticas que no se entregarán, sino por los envases primarios que seguirán en circulación. “Tienen que aparecer más polímeros que sean biodegradables. Por ejemplo, el paquete de tallarines o la bolsa de arroz deberían estar hechos con material biodegradable y resistente a la contaminación cruzada”, agrega.

Pioneros

El turismo y los recursos naturales son claves en la economía de Pucón y por eso, el municipio comenzó a ver como un problema serio los restos de bolsas que aparecían en sus tierras y lagos.

Evelyn Silva, encargada de la Unidad Ambiental de la Municipalidad de Pucón, recuerda que en junio de 2013 nació esta iniciativa como un programa de concientización a la comunidad, y al mismo tiempo, una campaña con el comercio mayorista y minorista. “La iniciativa consistió en cuatro etapas de seis meses cada una. Primero, se hizo educación, concientización y se trabajó con los cajeros y empaques. Luego, el comercio se comprometió a entregar hasta tres bolsas, luego una y, finalmente, el 2 de diciembre de 2014 no se entregó ninguna”. Pucón pasó de entregar 12 millones de bolsas plásticas al año a no dar ninguna en tiendas y supermercados.

Según ella, la ley que sale es un respaldo de nuestra gestión y consideramos que hemos generado conciencia por el medio ambiente a nivel nacional.

 

El siguiente paso

Soledad Acuña, vocera del movimiento Chile Sin plásticos de Greenpeace indica que “la entrada en vigencia de esta ley es un avance que por un breve instante nos posicionó como cabeza de serie en Sudamérica como primer país en eliminar las bolsas plásticas. Pero Perú se adelantó”. A fines de año, esta nación aprobó por unanimidad la eliminación también cubiertos plásticos, bombillas y envases de plumavit. Ahora, Chile sigue liderando el ranking como país con mayor generación de basura en América Latina.

En Europa, para 2021 se espera prohibir la entrega de bolsas y cubiertos plásticos, bombillas y envases de plumavit, además de aplicar impuestos a fabricantes de botellas plásticas, entre otras cosas. La Comisión Europea estima que al menos el 80% de la basura marina corresponde a plásticos, y en el Parlamento Europeo se propusieron reducir los niveles de residuos de esta índole en un 25% para 2025.

César Sáez, destaca que la ley implica una necesidad de educar y concientizar a la ciudadanía. “Hay que educar a la gente a no botar plásticos al mar para evitar el problema. Además, que de toda la masa de plástico que hay en el mar, las bolsas plásticas tienen un impacto marginal en el océano. Son ultralivianas, pero tienden a abarcar mucho volumen”, comenta.

La fiscalización de esta normativa, será responsabilidad de cada municipio. El incumplimiento de la norma podrá ser sancionado con multas a beneficio de cada comuna.

Las empresas que sean sorprendidas, podrán ser sancionadas con hasta 5 UTM por cada bolsa entregada en el comercio. Además, la ley no aplicará este domingo para las microempresas y pymes. Éstas podrán dar bolsas plásticas hasta agosto de 2020.



Seguir leyendo