Este sábado, en plena cuarentena, se debe cambiar la hora: ¿Es beneficioso para la salud mental de los chilenos?

El sábado a las 00:00 los relojes deben retroceder una hora. Foto referencial.

Expertos explican cuáles pueden ser las consecuencias del nuevo cambio horario, el tercero que se produce en medio de la pandemia.




Habitualmente el cambio de hora era algo más bien anecdótico, los días comenzaban antes, y se oscurecía más temprano. Sin embargo, desde 2020 la situación ha variado. En medio de una pandemia, y más aún con cuarentena, la salud mental de los chilenos se ha visto más expuesta.

Y justamente este sábado se produce un nuevo cambio de hora, el tercero durante la actual pandemia. ¿Traerá beneficios o angustias para la salud mental de los chilenos?

John Ewer, académico e investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso y de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, explica que el cambio será bueno, “porque vamos a dormir un poco más, el día va a empezar un poco más tarde. El déficit de sueño será menos al que tenemos ahora. Es algo positivo”.

Pero Evelyn Benavides, neuróloga especialista en Medicina del Sueño de Clínica Universidad de los Andes, señala que probablemente el cambio de hora de este sábado, “pueda producir en algunas personas estrés, considerando todos los cambios que estamos viviendo”.

Históricamente se establecieron estos cambios de horario para ahorrar energía, “cuando había sequía y hubo una crisis energética en los años 70, ahí decidieron crear estos dos horarios diferenciados. En esa época, la mayoría de la energía eléctrica se ocupaba en iluminación. Eso ya no es así, porque la energía eléctrica se ocupa para muchos otras cosas. Además, se sabía poco del efecto del reloj biológico en la salud”, dice Ewer.

Con el nuevo cambio de horario, el día comenzará un poco más tarde. FOTO: FRANCISCO CASTILLO/AGENCIAUNO

Con el cambio de hora comienza oficialmente el horario de invierno, el que estará vigente durante otoño e invierno, es decir, hasta septiembre.

El nuevo horario de invierno 2021 comenzará el próximo sábado 3 de abril. Cuando esa noche, los relojes marquen las 00.00, se deben retroceder una hora (60 minutos), por lo que nuevamente será sábado, más precisamente las 23 pm.

Ewer argumenta que cuando uno duerme poco, “pasan un montón de cosas, se cometen errores, pero también hay un efecto sobre la salud y el sistema inmune, que funciona de peor manera, y es un factor de riesgo en la pandemia. Dormir más ayuda a la salud, y a efectos a corto y largo plazo, como hipertensión y obesidad”.

El tener más luz en la mañana es beneficioso, “dado que lo ideal es que la mayoría de las actividades que realizamos, las hagamos con esa luz, la actividad física, el trabajo, las reuniones. Ojalá funcionar mucho más de día que de tarde. El tema importante es no alargar mucho el día hacia la noche y utilizar mucha luz artificial, como pantallas en la noche. Eso sí generaría más problemas que beneficios”, añade Benavides.

Horario de invierno por sobre el de verano

Un nuevo análisis realizado por la Clínica Somno, centro especialista en medicina del sueño, evidenció que un 83,6% de los chilenos está insatisfecho con su calidad de sueño, mientras que el 74,6% dice estar muy preocupado por su mal dormir.

El estudio, que abarcó a 2.200 personas también consultó a las personas si consideraban que su entorno más cercano, como familia, amigos o compañeros de trabajo, notaban las consecuencias de su mal dormir, a lo que un 53,4% dijo que sí.

El horario se invierno se acerca más al que deberíamos tener, dice Ewer. “No deberíamos tener cambios de horario, el cambio de la primavera es muy malo. Me quedaría con el de invierno y para siempre. Tenemos un proyecto de Ley en el Senado, que fue aprobado por la comisión de Salud, pero no ha prosperado. Este proyecto lo lideré (en representación del Centro Interdisciplinario de Neurociencia) junto al senador Girardi, que en este momento era presidente del comité. En este minuto hay otras prioridades”.

El cambio no se efectúa en la región de Magallanes y la Antártica Chilena, ya que cuentan con horario único (se mantienen con horario de verano hasta 2022). En la imagen, la Base Frei en la Antártica (Foto: INACH)

Benavides coincide en que “lo ideal sería mantener el horario de invierno, pero como un horario único y evitar las fluctuaciones horarias, que más que producir un beneficio energético, que es para lo que fue pensado, produce estrés en la población, sobre todo en niños y adultos mayores, y en personas que ya tienen problemas para dormir, los cuales han aumentado mucho durante la pandemia”.

La actual duración del horario de invierno y verano ha sufrido modificaciones en el último tiempo. Según el Decreto Supremo 253 establecido en 2016, el horario de invierno solo sería por tres meses, entre el segundo sábado de mayo y el segunda sábado de agosto, mientras que el resto del año sería con horario de verano.

El cambio de horario sufrió cambios nuevamente en 2018, mediante un nuevo decreto que modificó la ley (8.777), el que sigue vigente a la fecha. Estableció que debe realizarse el primer sábado de abril hasta el primero de septiembre.

Esta medida corre para Chile continental, eso quiere decir desde la región de Arica y Parinacota hasta la región de Aysén, y también para el Chile insular: Rapa Nui e islas Salas y Gómez.

El cambio no se efectúa en la región de Magallanes y la Antártica Chilena, ya que cuentan con horario único (se mantienen con horario de verano hasta 2022).

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.