Made in Chile: barco de investigación pesquera y oceanográfica estudiará el fondo marino con métodos acústicos

Imagen referencial.

Con 30 metros de largo, fue encargada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de Chile, y contará con un laboratorio acústico, húmedo, seco y de procesado de especies para el análisis y estudio de todas las muestras obtenidas durante su funcionamiento.




Se trata de una iniciativa que estudiará el fondo marino con métodos acústicos. ¿Su principal objetivo? Realizar investigaciones oceanográficas y pesqueras en territorio nacional.

Astilleros ASENAV S.A. ha sido adjudicado con el Proyecto de Construcción de un Buque de Investigación Pesquera y Oceanográfica para la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de Chile.

El 16 de mayo, en las oficinas de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de Chile en Valparaíso, Chile, el Sr. Heinz Pearce, Gerente General de Astilleros ASENAV, y el Sr. Julio Salas, en representación de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, firmaron un contrato para la construcción de un Buque de Investigación Pesquera y Oceanográfica.

“Estamos muy agradecidos por la confianza que la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de Chile ha tenido en Astilleros ASENAV S.A. para llevar a cabo la construcción de este importante buque que beneficiará a todos los chilenos”, señaló Sr. Heinz Pearce.

Esta construcción obedece a la necesidad del instituto público de contar con un buque costero para poder realizar estudios acústicos de recursos pesqueros, evaluación de biomasa por métodos acústicos en sectores costeros y aguas interiores, y toma de muestras de diferentes tipos de ambientes marinos y seres vivos.

Ilustración del barco.

El contrato tiene un valor aproximado de US$ 15 millones y se construirá en las instalaciones de ASENAV en Valdivia, Chile. Actualmente, el proyecto se encuentra en la etapa de desarrollo de ingeniería de detalle y se espera que la construcción comience a finales de agosto con el hito del “primer corte de plancha” de acero, mientras que su entrega está prevista para febrero de 2024.

Este buque, que será la construcción N° 191 de ASENAV S.A. en sus casi 50 años de historia, tendrá una eslora total de 30,80 metros, una manga de 9,00 metros y un calado de 2,95 metros. Estará equipado para albergar a siete científicos y diez tripulantes en diez habitaciones individuales y dobles, además de cocina, comedor, sala de recreo y vestidores.

Contará además con un laboratorio acústico, húmedo, seco y de procesado de pescado para el análisis y estudio de todas las muestras obtenidas durante su funcionamiento. La embarcación incluye un sistema de propulsión diésel-eléctrico, que reduce las emisiones de dióxido de carbono, teniendo un menor impacto ambiental y logrando una mayor eficiencia energética ya que los generadores eléctricos operan a revoluciones constantes.

Interior de la embarcación.

Este hito marca una etapa importante para el astillero ya que significará la construcción del primer buque de investigación pesquera y oceanográfica que ASENAV S.A. habrá realizado en su historia. Esto marca la entrada del astillero en un nuevo segmento importante, aumentando su portafolio de tipos de barcos construidos, lo que confirma la versatilidad de la empresa.

Este mercado cobra aún más importancia debido al aumento de la necesidad de conocer y comprender el ciclo de vida de la fauna marina para preservar de mejor manera estas especies, para que no sigan disminuyendo o extinguiéndose por la sobrepesca o la influencia del humano. Por lo tanto, se espera que la demanda de estos barcos continúe aumentando y que ASENAV S.A continúe contribuyendo a este crecimiento durante los próximos años.

Imagen del astillero donde se construirá la embarcación.

Este buque se sumará a la línea de producción de ASENAV, que hoy cuenta con dos buques más: el proyecto NB 189, un remolcador de altamar, que fue lanzado recientemente al agua, y el proyecto NB 188, un Wellboat de 3.000 metros cúbicos, actualmente en etapa de montaje y unión de bloques de estructura.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.