La Convención se asocia a conceptos positivos como cambio, igualdad y esperanza

Este es uno de los resultados que muestran las redes semánticas elaboradas a partir de la Encuesta Zoom de ReConstitución. El análisis además revela que un 19% de los participantes relacionaron el concepto de “Independientes” a focos negativos que luego se vincularon con palabras como “Disfraz” y “Mentira”.




La Convención Constitucional está a punto de cumplir un mes de funcionamiento desde que se instaló a inicios de julio. Estas semanas no han sido fáciles. Los convencionales han tenido que instalar un órgano del Estado desde cero con toda la burocracia que eso implica.

Una tarea que ha estado llena de obstáculos si se toma en cuenta que para funcionar han tenido que resolver problemas tan domésticos como tener internet o computadores, hasta cosas más complejas como determinar las reglas que regularán su trabajo.

En estas semanas ya han podido elegir y ampliar la mesa directiva, crear y activar comisiones temáticas temporales, hacer convenios de colaboración con otras instituciones e incluso dar inicio a la ronda de audiencias públicas.

Mientras los convencionales siguen trabajando para ordenarse internamente, han debido batallar con las expectativas que se han generado respecto del único objetivo para el cual fueron electos: aprobar y luego presentar un nuevo texto constitucional que será plebiscitado.

Pese a estos problemas, por ahora la percepción de las personas hacia el órgano es positiva. Así lo revela una nueva entrega de la Encuesta Zoom de ReConstitución -realizada por La Tercera, Criteria y la Cámara Chilena de la Construcción-. Esta vez el estudio analizó redes semánticas.

Una forma de analizar percepciones

Esta técnica consiste en estudiar la representación cuantitativa del significado que las personas dan a un concepto a través de su asociación con otros conceptos que los participantes de la encuesta evocan espontáneamente.

La idea de este método es ir mostrando qué palabras concretas hay detrás de un concepto, la intensidad de ellas y las conexiones que se generan. Esto permite obtener una fotografía del significado colectivo de los conceptos tal como los percibe la sociedad en un momento determinado.

De esta forma en el marco de la encuesta se le preguntó a los participantes del panel qué asocian a determinado concepto. Se les pidió que respondieran con las tres primeras ideas que les surgiera de manera espontánea ante un determinado estímulo. Luego esa misma pregunta se repitió solicitando, de la misma manera, otras tres ideas más para cada una de las respuestas entregadas.

Estos resultados se agruparon en categorías, se hizo un recuento de la frecuencia y las veces en que una categoría condujo a otra. Para efectos metodológicos se utilizaron las categorías que sobrepasaron el umbral del 10%.

Predominan significados positivos

Las redes semánticas construidas respecto del concepto “Convención Constitucional” se asocia a cambios en un sentido positivo (ver infografía). Como contraparte, los significados negativos -como desorden, comunismo, circo, pérdida de tiempo, fraude- registraron pocas menciones, menores al 10%.

En la infografía, por ejemplo, se ve que un 67% al ser preguntado por el concepto “Convención” respondió con la palabra “Cambio”, y un 28%, con “Esperanza”. Luego, siguiendo el orden y sentido de las flechas, un 37% de quienes dijeron la palabra “Esperanza” respondieron con el concepto “Cambio”. Al seguir esa misma lógica, se va armando la red semántica.

El sociólogo Víctor Allen conoce de cerca la técnica de las redes semánticas. Al ver los resultados, Allen comenta que se deben analizar tomando en consideración que la Convención es un concepto nuevo que está recién apareciendo de forma más extendida en el país y que, por lo mismo, está en formación y será dinámico conforme avance el proceso constituyente.

“Lo que muestra esta red semántica es que la Convención es un órgano del que se espera mucho, que goza de una gran legitimidad, muy superior a otras instituciones, si consideramos las mediciones de confianza. Por tratarse de una esperanza, es también una apuesta por el futuro de Chile. La escasez de conceptos negativos refleja que los temores están limitados a una minoría y que tampoco tienen una forma muy definida”, afirma el investigador.

El director de Criteria, Cristián Valdivieso, destaca estos resultados dado el clima de polarización presente en algunos actores políticos del debate público, sobre todo de las últimas semanas: “Lo que deja entrever la red semántica es que, de alguna manera, hasta ahora la ciudadanía está intentando cuidar a la Convención de los intentos polarizadores”.

Valdivieso además comenta que “priman conceptos y connotaciones fundamentalmente positivas asociados a la esperanza de que la Convención sea el medio para materializar los cambios que se están demandando”.

¿Cuánto podría durar este clima de opinión pública? Para el director de Criteria, esta confianza inicial será puesta a prueba y el órgano constituyente no “está inmune” a la crisis de desconfianza institucional.

“Uno de los desafíos centrales es cuidar ese optimismo que se basa en la legitimidad asignada. Personalmente creo que, en lo grueso, el trabajo ha sido el adecuado. En menos de un mes han distribuido democráticamente poder en varias vicepresidencias, tienen definidas mesas de trabajo y formas de funcionamiento. Eso es notable para una institución en gestación”, opina Valdivieso.

La alerta frente al concepto de independientes

El estudio también hizo una red semántica respecto del concepto “Independientes en la Convención Constitucional”. Pese a que en este caso las asociaciones principales son positivas, las negativas sí lograron superar el umbral.

Este tema resulta relevante dada la gran cantidad de independientes que salieron electos y que forman parte del pleno de 155 convencionales.

Un 19% asoció el concepto con la idea “No son independientes”. Luego, en una segunda pregunta, a raíz de la categoría anterior, se vinculó con las palabras “Disfraz” y “Mentira”.

Sobre este punto, Valdivieso dice que los independientes “más que atributos positivos en sí, gozan de ser percibidos en las antípodas de los políticos tradicionales”. Al situarlos en esa posición afirma que “se les proyecta más libres de pensamiento, más novedosos y menos orientados a generar condiciones de polarización”.

Por ahora, comenta Valdivieso, eso solo es una percepción o expectativa y aún no se ha consolidado como un juicio fundado: “Tendrán que cuidar mucho los atributos que la ciudadanía desea rescatar en la condición de independientes. La red semántica ya muestra una mella en la virtuosidad del concepto. La luna de miel con el mundo independiente o con algunos de ellos puede ser bastante corta si pasan a ser asociados a las mismas lógicas de confrontación y priorización de agendas propias que las personas cuestionan en los políticos tradicionales”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.