Evópoli en Puente Alto, RD la lleva en Las Condes, la DC en Rapanui: La realidad paralela de los partidos según su padrón

Imagen partidos 005

Ilustración: Alfredo Cáceres

Medio millón de personas milita en un partido, según el Servel. Pero son mucho menos las que participan activamente y varios partidos están limpiando sus padrones. Aquí, una revisión de esa realidad y las curiosidades del mapa comunal.




Reunir a todos quienes hoy militan en un partido político requeriría al menos 10 recintos como el Estadio Nacional, que tiene un aforo de unos 45 mil asientos. Varios partidos podrían llenar el mayor coliseo deportivo del país solo con los militantes que registran sus padrones, según una revisión de La Tercera a las últimas cifras consignadas en el Servicio Electoral. Las comunas con más militantes en el país son Maipú, Antofagasta, Puente Alto, Arica y Santiago, y la Antártica tiene solo tres inscritos: un radical, un comunista y un RD.

Según las cifras del Servicio Electoral, a junio de este año, 1.115.494 figuran como militantes de un partido, pero de ellas más de 615 mil están suspendidas porque no se reficharon en el proceso realizado en 2017. Ese proceso dejó 488 mil personas mayores de 18 años, con derechos civiles habilitados y fichas de militantes aceptadas, inscritas en alguno de los 19 partidos políticos vigentes.

Pero la cifra no refleja, según dirigentes de varias tiendas, la realidad de la vida militante de los partidos y los números siguen siendo sobredimensionados. Los partidos políticos asumen hoy que la manera de ejercer la militancia cambió y que hoy, más que activos participantes de una causa política, las personas inscritas son más bien adherentes sin presencia constante en instancias partidarias que alguna vez estuvieron dispuestas a firmar para que un partido se constituyera o para que algún candidato postulara.

Los 19 partidos actuales promedian 26 mil militantes y los mayores son el Partido Comunista, con casi 50 mil; el PS, con 47 mil; la UDI, con 44 mil; RD, con 41 mil, y RN, con 40 mil (ver infografía). Pero aquello ni siquiera se expresa luego en la participación en sus internas. En la última elección del PS participaron 23 mil de los 47 mil militantes habilitados para hacerlo. De todas maneras, una buena cifra. En los comicios de RN participaron 15 mil, en la UDI, 14 mil; en la DC, 13 mil, y en el PPD, nueve mil.

En las últimas elecciones internas de Revolución Democrática (RD) quedó en evidencia algo similar, cuando apenas el 8% de sus bases sufragó. Algunos de sus dirigentes se justificaron en que el grueso de las firmas habían sido a favor de la candidatura presidencial de Beatriz Sánchez y no para inscribirse en el partido y llamaron a depurar el padrón.

Es el caso de País Progresista, que surgió tras la fusión de los partidos País, del senador Alejandro Navarro, y Progresista, del excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami. Con 56.730 adherentes registrados a mayo de 2019, era el partido más grande de Chile. Pero eso se desvaneció: en mayo, el partido desafilió a más de 25 mil de esos militantes. Muchos habrían firmado para que Navarro fuera candidato presidencial y no para militar en el partido.

"Se asumió equivocadamente la operatividad del refichaje. Se dejó mucho tiempo al arbitrio de que espontáneamente la gente iba a refichar y no se pesquisó adecuadamente el clima antipartido que había", dice Osvaldo Andrade, expresidente del Partido Socialista (PS), crítico de los resultados del proceso de refichaje y afiliación de partidos.

Varios dirigentes políticos coinciden en que esa desidia hizo que en abril de 2017, a última hora, los partidos tradicionales debieran salir a reclutar militantes nuevos y no a sus antiguos e históricos afiliados para cumplir con el mínimo legal. De ahí que hoy el 87% de quienes militan en un partido (434.599 personas) sean nuevos adherentes y tan solo un 13% (65.243) sean personas que ratificaron sus antiguas inscripciones.

Es ahí donde surgen casos que involucran otras distorsiones, como el clientelismo del que se le acusa al PS en algunas comunas, como San Ramón y El Bosque. Y si San Ramón es la comuna que aporta más militantes al PS, una revisión del mapa comunal a nivel nacional refleja otras características: Puente Alto es la comuna más fuerte de Evópoli; Recoleta, del Partido Comunista; Maipú, de la DC, y Las Condes, de la UDI y RN. Y del centenar de militantes que tiene Isla de Pascua, la mitad es demócratacristiana.

Los 25 mil militantes que País Progresista eliminó en un mes

La fusión que llevaron a cabo en agosto de 2018 los partidos País y PRO en un solo conglomerado les bastó para convertirse en el partido con más militantes de Chile. Llegaron a tener en mayo de este año 56.730 afiliados. Pero un mes después, más de 25 mil fueron eliminados de sus registros. El último conteo redujo la cifra a 31.538 personas.

Con apenas un legislador en ejercicio -el senador Alejandro Navarro-, su representación parlamentaria no reflejaba la realidad del supuesto partido más grande del país. Solo en la Región del Biobío, precisamente en la circunscripción que representa Navarro, sumaban 20.992 militantes en mayo.

A todas luces, el número de militantes del partido era irreal y su propia directiva resolvió borrar a casi la mitad de su padrón, de modo unilateral y sin consultar a quienes habían firmado como militantes. Camilo Lagos, presidente del nuevo partido, explica cómo se hizo: "La gente de País hizo un chequeo de su militancia. Ellos crearon el partido País para levantar a Navarro como candidato presidencial. Hicieron un filtro e identificaron que 25 mil militantes era gente que firmó por Navarro solo para inscribir su candidatura, y se le envió al Servel para desafiliarlos".

Jonatan Díaz, secretario general de País Progresista (expresidente de País), cuenta que efectivamente fue una depuración unilateral, pero que fue proceso que partió en 2017 y se notificó en junio. "Lo que buscamos fue desafiliar unilateralmente a aquellos militantes que no tenían una vida partidaria activa, porque cuando surgió País, mucha gente que firmó lo hizo en apoyo a un candidato u otro, pero sin una vida militante. Tenían ganas de apoyar, pero no de ser militantes", explica.

En junio se oficializó ante el Servel que de las casi 21 mil firmas que había en esa región, 15 mil no eran militantes.

Díaz descarta que se haya engañado a la gente o que se hayan usado bases de datos para el relleno de fichas. "Hicimos un trabajo territorial y detectamos que estas personas no tenían contacto con el partido. Descarto que haya habido esa situación, porque fuimos muy cuidadosos y críticos con ese proceso. Por eso, no hay denuncias en esta materia, a diferencia de partidos como el Ecologista Verde, que hacía firmar por ballenas u otras causas", dice.

[caption id="attachment_756757" align="aligncenter" width="2550"]

Ilustración: Alfredo Cáceres[/caption]

RD crece en Las Condes, sin abandonar Nuñoa

Revolución Democrática (RD) es, después de la UDI, el partido más grande de Las Condes. Eso, al menos, dicen los registros del Servicio Electoral, que cuenta a 1.218 afiliados del mayor partido del Frente Amplio en la comuna que gobierna Joaquín Lavín. La UDI lidera con 2.781 militantes y RN es el tercero, con 1.197.

RD es un partido prioritariamente capitalino, que concentra 29 mil afiliaciones, casi un 50% del total, en la Región Metropolitana. En total, el partido que hoy preside Catalina Pérez se alza con 42.199 militantes, siendo el quinto partido con más afiliados.

De mayor a menor, RD concentra sus mayores militancias en las comunas de Santiago, Ñuñoa, La Florida, Providencia y Maipú (ver infografía), con cifras de 3.300 a 1.700 adeptos. En algunas de ellas, como Ñuñoa, son el partido con más adhesiones.

Pese a su alta militancia, las críticas de varios sectores se escucharon a coro en enero, cuando sus elecciones internas arrojaron una participación de solo un 8% de los militantes (3.520 personas), provocando incluso un mea culpa del diputado Miguel Crispi, quien llamó, por ello, a "sincerar el padrón". Su explicación para tan baja convocatoria fue que "mucha gente se entusiasmó con Beatriz Sánchez, pero no necesariamente con el partido". Siete meses después, RD sigue con un padrón de militantes abultado.

El secretario general de RD, Leonardo Risetti, explica que la intención es que esas personas que firmaron se activen. "Pasar en dos años de cuatro a 40 mil militantes representa un desafío complejo para cualquier partido en formación. Tenemos que readecuar la casa para que quepamos todos y todas, y estamos concentrando nuestros esfuerzos en levantar a la militancia a lo largo de todo el país. Queremos que las personas que firmaron para que el partido se pudiese conformar se activen", dice.

[caption id="attachment_756761" align="aligncenter" width="2037"]

Ilustración: Alfredo Cáceres[/caption]

UDI y RN dominan el oriente de la capital

El mayor número de militantes UDI se encuentra en las comunas de Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea. Con Renovación Nacional (RN) es lo mismo, pero en otro orden: Las Condes, Lo Barnechea y Vitacura. Las tres comunas están entre las cuatro con mejor calidad de vida, según un estudio de la Cámara Chilena de la Construcción. Además, los habitantes de esas tres comunas tienen, según un reporte de 2014 del Ministerio de Desarrollo Social, las mayores remuneraciones imponibles en el país. Jacqueline van Rysselberghe, presidenta de la UDI, no ve una conexión entre esa caracterización socioeconómica y la presencia dominante de su partido. "En esas comunas es donde tenemos mayor estructura y más militantes trabajando. En esas comunas, porque nosotros salimos a la calle, hay malls, paseos peatonales, es decir, lugares de alta concentración de gente. Entonces, nos pusimos en la calle a fichar gente".

Después de esas tres comunas, la presencia de militantes UDI se encuentra en Providencia, con 1.075 inscritos, y en Viña del Mar, con 946. En cuarto lugar aparece San Bernardo, donde el gremialismo oficializó a 906 militantes.

En RN, en tanto, las comunas que siguen con mayor número de militantes son Arica, Iquique y Temuco, lugares donde la cifra no sobrepasa los 824 militantes. En la comuna de Santiago, en tanto, donde RN cuenta con la figura del alcalde Felipe Alessandri, hay 619 militantes.

[caption id="attachment_756762" align="aligncenter" width="2374"]

Ilustración: Alfredo Cáceres[/caption]

El factor Jadue y los comunistas nuevos

En todos los partidos ocurre que el liderazgo local de un representante elegido por votación popular eleva la militancia de esa comuna. La situación del Partido Comunista en ese aspecto es notoria en Recoleta. Según registros, en 2014, el partido que preside Guillermo Teillier poseía en esa comuna 568 militantes. Hoy, tras la irrupción del alcalde Daniel Jadue y la suma de dos diputados en el distrito 9 -Karol Cariola y Boris Barrera-, la cifra se triplicó, llegando a 1.580 y convirtiendo a Recoleta en el principal bastión del comunismo.

Lautaro Carmona, secretario general del PC, lo confirma: "No tengo ninguna duda de que hay una relación entre las tareas de representación política -la alcaldía, la mitad de los concejales, dos parlamentarios- es análoga al nivel de crecimiento y funcionamiento partidario", dice.

El exdiputado, además, aborda otro fenómeno: el PC es el partido tradicional que después del Partido Humanista (colectivo que más denuncias tiene por falsos militantes tras las primarias de 2013) posee el número más bajo de militantes refichados. Solo 3.262 personas ratificaron seguir siendo comunistas, mientras que 46 mil firmaron como nuevos. En el PC dicen que fue un error. "Una cantidad prioritaria asumió un mecanismo de refichaje que no era válido e hicieron el proceso de los que lo hacían por primera vez", explica Carmona, y agrega que lo mismo pasó en la UDI, donde varios militantes antiguos fueron rechazados como nuevos por no haber adoptado el mecanismo de la ratificación. A pesar de ello, hoy son el partido con más afiliados a nivel nacional.

Puente Alto, la mayor comuna de Evópoli

Evolución Política ocupa el tercer lugar en número de militantes entre los partidos nuevos o no tradicionales. Sus 21.678 militantes en todo el país no superan a los 41 mil de RD, ni los 31 mil de País PRO. Sin embargo, hasta ahora no pesa sobre ellos acusaciones por haber inflado su padrón electoral. No obstante, en sus elecciones internas de enero 2019 votaron solamente 1.383 de sus militantes, pero los analistas atribuyeron a esa baja participación el hecho de que en esa elección no hubo competencia y Hernán Larraín Matte fue postulado como el candidato de consenso.

En el registro actualizado del Servel, Evópoli figura con su mayor presencia de militantes en la comuna de Puente Alto: 1.520 según los registros. Es el único partido de derecha con alta presencia allí. Renovación Nacional -partido del actual alcalde de esa comuna, Germán Codina- solo inscribió a 399 militantes, mientras que la UDI, a 324.

Según Luz Poblete, secretaria general de Evópoli, fue en 2016 cuando quisieron participar de las primarias municipales de esa comuna -y que no se concretó- se intensificó el trabajo territorial obteniendo militantes inscritos. "Concentramos el trabajo ahí, porque vimos una oportunidad electoral que finalmente no se concretó, pero que movilizó a varias personas a buscar nuevos afiliados", explica Poblete.

En el resto de las comunas, Evópoli mantiene un parejo número de militantes. Luego de Puente Alto, le siguen Talca, con 850; Valparaíso, con 763; Maipú, con 594, y Puerto Montt, con 574.

El partido de la vieja guardia

La mayoría de los viejos militantes desapareció. En el refichaje, la respuesta de sus bases en general fue negativa y, salvo uno, todos se rearmaron mayoritariamente con adherentes nuevos. La excepción fue la Democracia Cristiana (DC), que con 35.829 adherentes, hoy es el sexto más grande del país y el único que tiene más militantes ratificados que nuevos: seis de cada 10 se refichó. Su presidente explica que fue producto de un trabajo dirigido para ello. "El partido estaba en una importante fuga de militantes, y planteamos que sería bueno que nuestros militantes históricos reafirmaran su compromiso con la DC. Ahí fue que se intensificó el refichaje", cuenta Fuad Chahin.

Están atomizados por todo el país. En Concepción es donde la DC tiene más inscritos (869), seguido de Maipú (823), Valparaíso (753), Coquimbo (661) y La Granja (591), aunque en ninguna de esas son la primera fuerza política.

Donde sí lo son es en Isla de Pascua. Allá, en medio del Pacífico, de las 107 personas que militan en algún partido, la mitad es de la DC.

[caption id="attachment_756763" align="aligncenter" width="2140"]

Ilustración: Alfredo Cáceres[/caption]

Más de medio millón de afiliados que no existen

Cuando la nueva ley obligó a los partidos a limpiar sus padrones y salir a reencantar a sus antiguos adherentes para poder reinscribirse, la mayoría fracasó. De hecho, el 55% del total informado por el Servel corresponde a los afiliados suspendidos: 615.652 personas que militaron alguna vez en un partido, pero no reficharon. Siguen en las nóminas, pero sin derechos partidarios: no pueden votar en elecciones de directivas internas ni en primarias electorales, tampoco participar de instancias partidarias. En la práctica, no existen y solo abultan el padrón total, quedando cautivos y sin poder inscribirse en otro partido.

"Hay 600 mil personas que quedaron en el limbo", dice el diputado independiente y experto electoral Pepe Auth, quien ha impulsado junto al Servel la idea de que se declare a esas personas como ciudadanos sin afiliación.

"Habiendo transcurrido más de dos años sin refichar, debiéramos decretar su salida definitiva de los partidos y recuperación de su independencia", opina.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.