Columna Constanza Michelson: Ya no hay tiempo (para el deseo)

Foto: Cristián Villanueva Egaña