La historia de Fotolog: el regreso de la primera red social

flog

Con un nuevo diseño y más privacidad, la plataforma que en su momento puso a Chile como el país con más usuarios a nivel mundial retorna con aplicaciones para smartphones y la difícil tarea de competir con Instagram, entre otros.




Mucho antes de Facebook, Pinterest, Twitter y las selfies, los usuarios de internet de principios de los años 2000 tuvieron acceso a una de las primeras redes sociales conocidas. Fotolog, un espacio diseñado para compartir experiencias diarias a través de una imagen y un texto, fue precursor de lo que posteriormente haría Instagram, aunque en este caso con la ventaja de los smartphones y la instantaneidad que supone tener internet y una cámara en el bolsillo.

Lanzado el 23 de abril de 2002, Fotolog consistía en un espacio personalizable, donde los usuarios -amigos o no- podían opinar sobre las publicaciones, generando un sentimiento de comunidad. Existían dos cuentas, gratuitas y de pago. La primera permitía subir una foto diaria y recibir 20 comentarios, mientras que la suscripción "Gold" admitía hasta seis imágenes al día con hasta 200 comentarios, lo que hizo que fuese la red social favorita de tribus urbanas ya extintas como los Pokemones. Como toda red social, Fotolog no permitía contenidos racistas, sexuales, violentos y otros, lo que también se aplicaba a los comentarios.

Su éxito, que sobrepasó a plataformas similares como Flickr, fue inmediato. En 2006 generó más de 4 millones de usuarios, 3 mil millones de páginas vistas y 20 millones de visitantes únicos mensuales, y en 2007, el año de lanzamiento del primer iPhone, Fotolog estaba en la lista de los 20 sitios web más visitados a nivel mundial, con casi 20 millones de usuarios. En Chile el impacto del sitio fue igual de llamativo. En 2005 tuvo 120 mil usuarios, y dos años después, era el segundo a nivel mundial tras Argentina, con casi 600 mil. Finalmente en septiembre de 2008, Chile fue el país con más cuentas de Fotolog en el mundo, con 4,8 millones de usuarios. Así, la plataforma fue adquirida por HiMedia en agosto de ese año por 90 millones de dólares, aunque había un detalle: este nivel de aceptación sólo ocurrió mayormente en países como Chile, Argentina, Brasil y España, y tanto en el resto de Europa como EE.UU. el recibimiento no fue similar. Esto, sumado a varios problemas técnicos por saturación de servidores y la llegada de una red social más completa como Facebook, hizo que la plataforma cayera poco a poco en el olvido absoluto.

En 2012, Fotolog intentó reencantar al público cambiando su diseño, pero los pocos usuarios que aún quedaban manifestaron su descontento emigrando a Instagram, que había nacido tímidamente en 2010 y ya se perfilaba como una mejor alternativa. Posteriormente, las aplicaciones de Android e iOS fueron eliminadas de las tiendas virtuales y en 2016, la plataforma dijo adiós.

Sin algoritmos

Sin embargo, hay muchos que aún confían en que Fotolog pueda rememorar la época de oro de los ya crecidos Pokemones y Otakus. Porque este jueves, la red social anunció su retorno con varias novedades, como un diseño más simple y minimalista, nuevas aplicaciones para Android e iOS y la posibilidad de subir sólo una imagen diaria. Pero hay más. Según explican en su blog, la idea es evitar el gran mal de las redes sociales actuales: la privacidad. "La gran mayoría están llenas de innumerable contenido y sofisticados algoritmos, usados con la intención de crear una adicción digital en sus usuarios que les permite recolectar grandes cantidades de datos y maximizar los beneficios publicitarios", señalan.

"Es por esto por lo que empezamos Fotolog, para crear una red social diferente, que no manipule nuestra mente, que abogue por una forma de usar las redes sociales sana y con significado. Que fomente conexiones reales entre nosotros, en vez de conexiones generadas por algoritmos", añaden los nuevos dueños de la plataforma, que se identifican como -era que no- personas de Argentina, Brasil, España, EE.UU. y México.

Asimismo, el nuevo Fotolog añade un calendario con el que podemos ver nuestros posteos actuales y también los anteriores, ya que todas las cuentas e imágenes fueron trasladadas a este servicio, aunque cabe señalar que quienes deseen recuperra sus fotos en el antiguo sistema y no recuerdan sus claves, deberán pagar 3 euros.

Según los administradores, el objetivo es evitar "el exceso de publicaciones que nos lleva a buscar la aprobación de los demás y el consumo banal de contenido", permitiendo visualizar de forma más sencilla a nuestros amigos. "Queremos acabar con el uso excesivo de las redes sociales que provoca que nuestros datos personales sean usados por los anunciantes para propagar sus intereses, e incluso desinformación y mentiras", aseguran.

Para ello, al menos ya comienzan con el pie derecho, con 2 millones de usuarios activos. La versión para Android ya está disponible y para dispositivos Apple arribará la próxima semana.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.