Big Little Lies: Reese Witherspoon delante y detrás de la pantalla

image-2019-06-20-4

Durante las dos temporadas de Big Little Lies, el conflicto principal era la relación de violencia y abuso en la que vivía Celeste (Nicole Kidman). Sin embargo, era imposible no fijarse en el personaje de Madeleine (Reese Witherspoon), que pasó de ser "la apoderada cahuinera" a una persona que cuestiona su rol de mujer y madre.



Cuando pienso en "una serie protagonizada por mujeres de HBO" es imposible no remitir a

Sex and the City

o

Girls

, series que hablaban de la mujer cosmopolita, independiente y con diferentes crisis existenciales.

Big Little Lies

es una serie protagonizada por mujeres, pero el bullicio de la ciudad cambió por el ruido de las olas del mar, las mujeres son independientes pero no están solas (cargan con hijos, esposos y ex parejas) y las crisis existenciales parecen tener consecuencias mucho más severas.

Las historias de Celeste (Nicole Kidman), Jane (Shailene Woodley), Bonnie (Zoe Kravitz) y Renata (Laura Dern) tienen un factor común: Madeleine (Reese Witherspoon). El personaje de Witherspoon destaca por ser esa mujer que siempre tiene una opinión y que siempre quiere decirla. Es una líder natural y le gusta tener el control de las cosas, por lo que puede llegar a ser un tanto irritante.

[caption id="attachment_91940" align="aligncenter" width="2700"]

Reese Witherspoon.[/caption]

Sin embargo, de a poco descubrimos las capas de Maddie. Una mujer que aún arrastra el fracaso de un primer matrimonio, que en la escuela de su hija se muestra como "la súper mamá" como un método de protección de quienes critican a las mujeres que no "solo" se dedican a ser madres (paralelamente las mamás "corporativas" defienden constantemente su derecho de trabajar por placer y no ejercer la maternidad típica de los juicios externos). Finalmente, descubrimos que tiene una aventura con un profesor de la escuela de su hija a pesar de que no existen problemas evidentes en su matrimonio.

En la segunda temporada, intenta hacer lo mejor que sabe hacer: tomar el control de las cosas para cuidar a sus amigas. Ante la muerte de Perry (Alexander Skarsgard), Madeleine toma las riendas estableciendo que se produjo de manera accidental. No obstante, ninguna de las cinco protagonistas era consciente del peso de esa mentira.

Esa mentira acaba con el equilibrio en la vida de Madeleine, las obliga a estar en un estado de constante vigilancia y alerta. Hasta el más obsesivo por el control cedería ante el cansancio de proteger a tanta gente al mismo tiempo.

También enfrenta sucesos agridulces: la relación de amor y odio con su hija adolescente le permite reconocer sus deudas consigo misma (especialmente el hecho de no haber ido a la universidad). Y la aventura que tuvo en la temporada uno resurge no como un triángulo amoroso, sino como un espacio donde Madeleine se cuestiona lo que cree que es el matrimonio y sus decisiones con respecto a las relaciones.

Quizás porque es el personaje más bullicioso de esta serie donde todos parecen ser cautelosos no la tomamos tan en serio como merece. Pero es evidente que Madeleine pasó de ser un personaje en constante conflicto con los demás a estar en conflicto con ella misma.

[caption id="attachment_91941" align="aligncenter" width="1200"]

Big little lies.[/caption]

Voy a extrañar una serie como Big Little Lies donde las mujeres se enfrentaban a sus ideas sobre sí mismas, donde los conflictos estaban lejos del romance y esas cosas pequeñas y cotidianas del día a día (como la reunión de apoderados del colegio) se convierten en una ventana para entender la psicología de un personaje.

Cabe recalcar que a Reese Witherspoon no solo le agradezco su interpretación de Madeleine. También destaco que es una de las productoras ejecutivas más centradas en realizar películas y series de ficción donde las mujeres salgan del estereotipo. Sí, la misma actriz que interpretó a Elle Woods, la rubia amante del color rosado que buscaba ser tomada en serio en Harvard, fuera de pantalla busca algo parecido: descartar las ideas prejuiciosas sobre los personajes femeninos y crear mejores roles para sus colegas. Big Little Lies es resultado de esa búsqueda, como también lo fueron las películas Gone Girl y Wild (ambas del 2014).

De la mano de Witherspoon se aproximan dos nuevas series para AppleTV+: The morning show protagonizada por Jennifer Aniston y Truth be told protagonizada por Octavia Spencer, una serie para la plataforma Hulu (Little Fires everywhere) y otra para Amazon (Daisy Jones and The Six). Es claro que tenemos Reese para rato, delante y detrás de las cámaras.

Comenta